Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo III. Decir y mostrar

Consigna D 1 Recorte una historieta de algún periódico, revista o internet (de una o más viñetas) con texto o sin él. Redacte un texto narrativo breve (1/2 página) en el que se cuente una historia, evite decir todo. (La historieta será el disparador, no es necesario respetarla). 

La Argamasa Taller de escritura

 

Somos amigas desde chicas, pero cuando comenzó a modelar para marcas importantes, hay algo que se rompió. Ya no contesta el teléfono, hace semanas que lo intento, pero nada. Me hubiera gustado hablar con ella en su cumpleaños número veincuatro, siempre lo festejamos juntas. Pero la vi ese mismo día por televisión, en uno de esos canales de farándula. Salía de hacer compras en el shopping, aunque estoy segura  de que todo es regalo por publicidad de las marcas. Caminaba con un aire distinto, como si estuviese desfilando en una pasarela en París, y esto a plena luz del día y haciendo las compras. Los reporteros sacaban fotos, amontonados como podían, mientras la gente se acercaba a mirarla y tocarle ese pelo brilloso y ondulante hasta la cintura. Nunca la vi con el pelo tan largo, y le queda hermoso. Marisa pasaba como si nada ocurriera, la cara fría y la vista siempre fija al frente, con el mentón levantado y las zancadas de sus pasos no menguaron ante la muchedumbre. Y yo que la conozco, desde que chiquitas jugábamos a las muñecas, supe que estaba alimentando su propia vanidad.


Consigna D 3 Escriba un texto descriptivo en el utilice las siguientes palabras y expresiones: encinas, rojos, azules, violáceos, cruda/o, resplandor, terreno árido, desierto en las almas, atardecer. (Máximo ½ pág.)


PARAJE LA DEHESA

Desde los antiguos peñascos del paraje, se ve a lo lejos una arboleda de encinas. Distanciado por una gran extensión de terrenos áridos que, al resplandor del atardecer, declina de un horizonte azul al rojo bermellón, para terminar en el reflejo de la luna, oscuridad de los violáceos, y el silencio crudo en el eco del viento sereno. Y se traspola esa extensión que cabe en la contemplación de un solo hombre, al desierto en las almas, de todos los hombres.

 


Consigna D 5 Escriba un texto en el que defina un personaje, respetando la brevedad, la concisión y la economía de palabras que advirtió en el fragmento de Los hermanos Karamasov. (1/2 pág.)


EL TERRATENIENTE

No venía de padres terratenientes que hubiesen criado a sus hijos para extender kilómetros de tierra, sino que todo lo contrario. Su irreconocible habilidad para obtener grandes tajadas en cada uno de los negocios que fue haciendo a lo largo de los años, con el único fin de aumentar su capital, moneda tras moneda, hasta convertirse en lo que terminó siendo recordado.

Le decían el gordo capitalista. Su altura se imponía en los encuentros cara a cara, vestía de traje negro, camisa gris siempre manchada con restos de comida y transpiración, una corbata roja que le quedaba como de babero ante la panza sobresaliente entre los botones apretados de la camisa. Los cachetes inflados y rojizos, nariz pegada a la cara y ojos tan pequeños como su boca y su corazón.

La adquisición de nuevas propiedades a causa de los malos pagadores era su deporte favorito. El gordo capitalista festejaba cada extracción como la victoria de un nuevo negocio y una fracción más de pueblo en su haber. Nada era más importante que la sumisión de cada uno de sus deudores, condenados con la risa cruel y exagerada que salía de su pequeña boca e inflados cachetes de goma elástica, que se movían, junto a la papada, al compás de su respiración entrecortada.

Al fin de cuentas, todo el mundo necesita del crédito, y en este pueblo lejano de la realidad, el gordo capitalista cumplía la función de prestamista usurero, razón por la cual era conocido por ser el más hijo de puta de todos los tiempos.

 


Consigna D 7 Extracte del texto La tristeza los segmentos en los que encuentra la predominancia de rasgos físicos (prosopografía) y los segmentos dónde encuentra la predominancia de rasgos morales o psicológicos (etopeya). Luego, sepárelos por párrafos, pervirtiendo el orden original. Use conectores para que la narración tenga coherencia. (Máximo: ½ pág.)

La tristeza [Cuento. Fragmento] Anton Chéjov

“La capital está envuelta en las penumbras vespertinas. La nieve cae lentamente en gruesos copos, gira alrededor de los faroles encendidos, se extiende, en fina, blanda capa, sobre los tejados, sobre los lomos de los caballos, sobre los hombros humanos, sobre los sombreros. El cochero Yona está todo blanco, como un aparecido. Sentado en el pescante de su trineo, encorvado el cuerpo cuanto puede estarlo un cuerpo humano, permanece inmóvil. Diríase que ni un alud de nieve que le cayese encima lo sacaría de su quietud. Su caballo está también blanco e inmóvil. Por su inmovilidad, por las líneas rígidas de su cuerpo, por la tiesura de palos de sus patas, parece, aun mirado de cerca, un caballo de dulce de los que se les compran a los chiquillos por un copec. Hállase sumido en sus reflexiones: un hombre o un caballo, arrancados del trabajo campestre y lanzados al infierno de una gran ciudad, como Yona y su caballo, están siempre entregados a tristes pensamientos. Es demasiado grande la diferencia entre la apacible vida rústica y la vida agitada, todo ruido y angustia, de las ciudades relumbrantes de luces”.


Trabajo del tallerista:

La capital está envuelta en las penumbras vespertinas. La nieve cae lentamente en gruesos copos, gira alrededor de los faroles encendidos, se extiende, en fina, blanda capa, sobre los tejados, sobre los lomos de los caballos, sobre los hombros humanos, sobre los sombreros. Hállase sumido en sus reflexiones: un hombre o un caballo, arrancados del trabajo campestre y lanzados al infierno de una gran ciudad, como Yona y su caballo que están siempre entregados a tristes pensamientos. El cochero Yona está todo blanco, como un aparecido. Sentado en el pescante de su trineo, encorvado el cuerpo cuanto puede estarlo un cuerpo humano, permanece inmóvil. Diríase que ni un alud de nieve que le cayese encima lo sacaría de su quietud. Su caballo está también blanco e inmóvil. Por su inmovilidad, por las líneas rígidas de su cuerpo, por la tiesura de palos de sus patas, parece, aun mirado de cerca, un caballo de dulce de los que se les compran a los chiquillos por un copec. Es demasiado grande la diferencia entre la apacible vida rústica y la vida agitada, todo ruido y angustia, de las ciudades relumbrantes de luces.

 


Consigna D 8 Redacte una prosopografía de una persona que conozca. (1/2 página)


EL MECÁNICO PREJUZGADO DE RUDO

Jorge trabaja en un taller mecánico de automóviles. Tiene cuarenta y cinco años bien representados, y una apariencia fortachona y ruda que imponen sus huesos anchos envueltos en adiposa carnosidad. Viste siempre de mameluco azul, en ocasiones manchado de grasa, pero nunca en exceso. Los ojos saltones recuerdan a los sapos de jardín, intensificado por el croar bajo los efectos de la Coca Cola, que nunca falta sobre la puerta de la heladera. La forma de su cara es lo más parecido a un plato redondo y blanco, de cachetes macizos y boca rectilínea. Toda esta combinación inhibe instintivamente al extraño, que se acerca, apacible, a sacar un turno para la reparación de un auto. Jorge saluda desde lo hondo de la fosa e invitar a pasar al cliente, el cual responde con la timidez del inferior, llenando el espacio de suspenso. Y es ahí cuando Jorge comienza con el humor que lo caracteriza, colmando el taller de parloteos cortos que, al sonido de las onomatopeyas y representaciones corporales, generan una catarsis de risas aliviadoras.

 


Consigna D 13 Redacte un texto en el que describa un personaje, incorporando las siguientes palabras y expresiones: hirsuto/a, avejentado/a, olvidado/a, claridad de pensamientos, llena el alma de adioses, rasgado/a por la angustia, ciego/a de esperanzas.  (Máximo ½ pág.)


LA ETERNA ESPERA

La conozco porque me lo han contado, y no porque alguna vez haya hablado con ella. La mujer avejentada que todas las tardes espera junto a las hamacas del jardín, la llegada de sus dos hijos del colegio. Durante ese cuarto de hora posa hirsuta, con la vista fija en el horizonte, mientras el sol cae tras los muros de la ciudad. Yo la veo a través de la ventana de mi balcón, cuando el atardecer colapsa en tonos rojizos, y la claridad de mis pensamientos vislumbra un aura de negro que la adivina, rasgada por la angustia, ciega de esperanzas y llena el alma de adioses, por aquello que nunca tuvo. O tal vez sí, pero en otra vida que debiera ser olvidada.


 

Consigna D 15 Describa el objeto que verá más abajo con la mayor economía de palabras. (Máx. ½ pág.)

La Argamasa escritura

 

 

 

Fuente: Google

 


ARTEFACTOS DEL OTRO MUNDO

Siempre lleva consigo, del lado izquierdo de su traje EVA, un reloj de bolsillo. Regalo de su abuelo paterno, reliquia del mundo anterior.  Extraño objeto para quienes jamás han visto correr el tiempo, y mucho menos en forma de puntas aguijonadas. Un redondel de metal chato del tamaño de la palma de una mano pequeña,  donde dos agujas circulan en perpetuidad del número doce al doce, emitiendo un sutil y acompasado sonido, tic toc tic toc. El artefacto se encuentra añadido a una fina cadena de plata que se une al interior del bolsillo del traje espacial. Una misteriosa hermeticidad envuelve el mecanismo de pequeños engranajes interconectados, marcando una continuidad que solo cabe en ese pequeño objeto. Aquí esos artefactos no tienen razón de ser, el tiempo se ha eliminado, solo queda la dimensión del espacio.

 


Consigna D 22 En Madame Bovary, el narrador hace una descripción del tempo emocional de Emma, en el punto exacto de su madurez. Reemplace por otros todos los adjetivos en el texto citado más abajo, puede modificar algunas oraciones si es necesario. (Máx. ½ pág.)


Nunca Madame Bovary estuvo tan bella como en época: tenía esa indefinible belleza que resulta de la alegría, entusiasmo, del éxito, y que no es más que la armonía del temperamento con las circunstancias. Sus ansias, sus penas, la experiencia del placer y sus ilusiones todavía jóvenes, igual que ocurre a las flores, con el abono, la lluvia, los vientos y el sol, habían ido desarrollando gradualmente y ella se mostraba, por fin, en la plenitud de su naturaleza. Sus párpados parecían recortados expresamente para sus largas miradas amorosas en las que se perdía la pupila, mientras que un aliento fuerte separaba las finas aletas de su nariz y elevaba la carnosa comisura de sus labios, sombreados a la luz por un leve bozo negro. Dijérase que un artista hábil en corrupciones había dispuesto sobre su nuca la trenzada mata de sus cabellos: se enroscaban en una masa espesa, descuidadamente, y según los azares del adulterio, que los soltaba todos los días. Su voz ahora tomaba unas inflexiones más suaves, su talle también; algo sutil y penetrante se desprendía incluso de sus vestidos y del arco de su pie. (Fragmento)


Reemplazo de adjetivos:

Nunca Madame Bovary estuvo tan linda como en época: tenía ese indefinible encanto que resulta de la alegría, entusiasmo, del éxito, y que no es más que el equilibrio del temperamento con las circunstancias. Sus ansias, sus penas, la experiencia del placer y sus todavía mozas ilusiones, igual que ocurre a las flores, con el abono, la lluvia, los vientos y el sol, habían ido desarrollando gradualmente y ella se mostraba, por fin, en la plenitud de su naturaleza. Sus párpados parecían aindiados expresamente para sus extensas miradas amorosas en las que se perdía la pupila, mientras que un aliento firme separaba las afiladas aletas de su nariz y elevaba la gruesa comisura de sus labios, sombríos a la luz por un leve bozo trigueño. Dijérase que un artista diestro en corrupciones había dispuesto sobre su nuca la cruzada mata de sus cabellos: se enroscaban en una masa tupida, descuidadamente, y según los azares del adulterio, que los soltaba todos los días. Su voz ahora tomaba unas inflexiones más dulces, su talle también; algo intenso y delicado se desprendía incluso de sus vestidos y del arco de su pie.

 


Copyright©Antonio C

Mayo, 2021.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.