Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II Adecuación, coherencia y cohesión

Consigna A 1 Escriba un diálogo entre dos niños, uno centroamericano y el otro, argentino. Cada uno de ellos debe tratar de explicar cómo se compone su familia, utilizando su propio geolecto y sociolecto. (1/2 página)


Dos jóvenes de quince años se conocen en un aeropuerto internacional. Allí estaban, en compañía de sus abuelos, mientras esperaban el abordaje del vuelo que los llevaría a la ciudad de Amsterdam.

-¿Vos cómo te llamas? -Preguntó Julián.

-Carlos ¿y usted? -Respondió Carlos.

-Julián, pero podés decirme Juli, así me llaman mis amigos en el colegio. ¿De dónde sos?

-Soy de San José, capital de Costa Rica. Y usted supongo que por la manera inconfundible de hablar es de Argentina. -Aseguró Carlos.

-Sí, ya me lo han dicho varias veces, aunque yo ni cuenta me doy. ¿Ellos son tus padres?

-Sí, mis padres, y quienes están mirando las revistas son mis abuelos, los padres de mi madre. ¿Usted viaja con sus padres?

-Carlos, no me digas usted, porque como que no entiendo nada, tenemos la misma edad y somos muy chicos para tratarnos con tanta formalidad. -Dijo Julián.

-¡Ha, Juli!, para usted debe ser algo extraño. Pero es que nosotros, en nuestro país, hablamos de esta manera, es normal y común entre amigos y entre todo tipo de relación.

-¡Cosa rara, che! No tenía idea.

-¿Con quién viajas? -Preguntó Carlos.

-Con mis abuelos, que son aquellos dos que están ojeando revistas en el kiosco. ¿Te los presento? ¡Abuelo! -Gritó Julián- vení que quiero presentarte a un amigo de Costa Rica.

Carlos también llamó a sus padres y sus abuelos, para presentar a su nuevo amigo, ya que compartirían muchas horas de vuelo hacia el mismo destino.

 


Consigna A 3 Escriba un texto en el que dos personajes se comuniquen en lunfardo (argot). (1/2 página)

El malandra estaba sentado en el umbral del café, con su sombrero de ala ancha y un escarbadientes en la boca. José, que ya ni amigos le quedaban, pasaba justo por la vereda.

-¿Qué miras? Pibe.-Desafió José al malandra.

-Te veo pasar, a ver si te afano la guita que traes en los bolsillos de semejante pilcha. -Retrucó el malandra.

-¿A quién vas a afanar vos? -Dijo José, pegando la media vuelta.

-Me parece que te estás pasando de chamuyero, enfilá pa?l laburo, antes que te arranque los tedién.

Los dos eran de pocas palabras y de mucha acción. Se pararon frente a frente, con las manos en guardia y las piernas separadas, tal cual hacen los boxeadores en el ring.

-Te voy a morfar como en dos panes. -Se animó José.

-A vos te falta yeca pa?pelear con un tipo como yo. -Se defendió el malandra.

En eso estaban, entre amenazas y amenazas, cuando José se dio cuenta de quien tenía enfrente.

-¿Felipe?

-¡No me digas que sos José!

-¡Qué, Chabón!, sacate el sombrero así te veo mejor. -Dijo José, mientras abría los brazos en señal de abrazo.

-¡Qué groso encontrarte acá!, zafaste de la biaba que tenía para vos. -Contestó el malandra.

Entre la emoción del encuentro de dos viejos amigos, José se despidió con un breve apretón de manos y siguió su camino hacia su trabajo.

-Me voy, que se me va el bondi que me lleva al laburo.

El malandra volvió a sentarse en el umbral del café, esperando su próxima presa.

 


Consigna A 4 Escriba un texto en el que use los siguientes conectores: para empezar; en segundo lugar; en fin. (Máx. ½ pág.)

Los días en la colimba eran duros. Para empezar, teníamos que levantarnos a las cinco de la mañana e inmediatamente tender la cama, antes que pasen al recuento matutino y formemos fila frente a nuestro locker.

En segundo lugar, teníamos que salir corriendo hacia el patio, sin importar el clima, y hacer cien lagartijas y cien saltos en rana, sin parar.

En fin, una ducha fría. Y luego de todo esto podíamos dar por comenzado el día.

Ahora que estoy sentado frente a esta enorme ventana que trasluce el lago Puelo, y mientras mojo una media luna en el café con leche, aquellos recuerdos siguen pasando por mi mente como dardos envenenados, hubiese sido mejor si la ducha, al menos, salga con agua caliente.

 


Consigna A 8 Complete la continuación del relato, más abajo transcripto, con los siguientes conectores: porque; al mismo tiempo; entonces; al contrario; pero; a causa de; al final.

Esa mañana, los más chicos salieron a jugar a los saltos y en tropel, como siempre, entonces, de pronto, la vieron. Sandrita se detuvo aterrada porque era muy raro ver personas extrañas en ese paraje solitario. Pero Joaquín avanzó audaz y un poco insolente: —¿Quién sos? —le gritó. Al mismo tiempo que Joaquín se adelantaba, la mujer también lo hizo. Ahí estaban los dos frente a frente, mirándose con atención pero con una cierta simpatía. —Juana Santana —dijo ella con serenidad. El nombre les hizo gracia a los más chicos a causa de su sonoridad y largaron la carcajada. Al  final se rieron todos.

 


Consigna A 9 El siguiente texto carece de pronominalizaciones, además los verbos y las construcciones verbales se repiten. Redacte uno nuevo pronominalizando y reemplazando los verbos que se repiten. Puede modificar toda la estructura si es necesario. (Máx. ½ pág.)

La crónica y la noticia tienen varios puntos en común. En ambas podemos encontrar semejanzas y diferencias. De acuerdo con los diferentes hechos, algunas preguntas cobran mayor importancia que otras. La noticia debe tener objetividad, también debe evitar opinar, para que el lector pueda juzgar los hechos narrados en ella, los cuales no deben tener carga valorativa.

 


Consigna A 10 Escriba un texto en el que pueda reemplazar los adjetivos, (máx.1/2 pág.). Entre paréntesis escriba los que considere más apropiados, sin alterar el sentido. Ej.: “Era invariable (constante) la hora de la cena, uno a uno cumplíamos el rito de sentarnos a la mesa sin explorar demasiado cuál era el lugar más adecuado (apropiado, acertado).

Aquella obra era extraña (rara, singular). Todos sus componentes lo hacían tenebrosa (sombría), a excepción de un punto negro (oscuro) situado por encima de la letra i. Era el único centro de descanso de aquel borroso (desdibujado) texto señorial (elegante). Las melancólicas (opacas) pinceladas que por encima se eyectaban, hacían ilegible (indescifrable) el escrito que, de más está decirlo, nada en concreto transmitía. Verlo, en su totalidad, era maravilloso (magnífico).

 


Consigna A 13 Redacte un breve texto en el que la técnica sea similar al fragmento de M. Puig. (1/2 pág.)

La tarde caía en la llanura. Las garzas reposan al borde de  la laguna, bandadas de patos llegan sin sobresaltar el estado pacífico del lugar. Alex, a unos veinte metros de distancia de la laguna, cuerpo a tierra, sobre una loma de unos pocos centímetros, se aferra al rifle Browning. Apunta el ojo sobre la mira telescópica, al mismo tiempo que el índice descansa en el gatillo. La tortura de la espera sin moverse, sin pensar, recortando el aliento para no emitir ningún sonido. Alex espera.

Después de un tiempo,  asoma desde el flanco izquierdo un alce macho de doce astas.

Mientras el enorme animal avanza, las garzas y los patos retoman el vuelo hacia el horizonte carmesí. Solo quedan la bestia y el cazador.

 


Copyright©Antonio C

Abril, 2021.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.