Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II Adecuación, coherencia y cohesión

Consigna A3 Escriba un texto en el que dos personajes se comuniquen en lunfardo (argot). (1/2 página)


Fútbol: ¡Qué Pasión!

Héctor: –Hola, flaco. Sentate. ¿Te pasa algo? Se te ve cachuso.

Leer más...
 
TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo I La Narración

Consigna LN 9 Escriba un monólogo interior en el que el control del discurso esté a cargo del personaje principal. (Máx. ½ pág.)


Tal Vez el Problema Sea Yo

Leer más...
 
TEC El cuento Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo I La narración

Consigna LN 1 Ud. es un escritor consagrado; un amigo/a, o un discípulo/a, o un hijo/a le pide consejos acerca de cómo debe ser la escritura literaria. Escriba un texto epistolar en el que explique sus convicciones e intuiciones. Recuerde que es Ud. quien previamente debe tener la representación mental y saberla trasmitir a su destinatario. Tome como ejemplo la carta de R. M. Rilke. (Máximo 1 pág.)


Querido mío:

Me dijiste que querés seguir mis pasos y me pediste consejos. Acá estoy para aclararte antes que nada que no tenés que seguir mis pasos ni los de nadie, sino hallar tu propio camino, tu voz.  Entonces, podrás proferir ese grito germinal que te permita construir un puente de palabras entre vos y los otros. Primero tenés que sentir la escritura como una necesidad perentoria. ¿Estas convencido de que sin ella y los mundos y seres que crea tu vida sería estéril, vacua? Si es así, inicia tu viaje.

Leer más...
 
TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo I  Variaciones

Consigna uno Escribir dos nuevas variaciones para agregar a las que fueron transcriptas en el inicio de este módulo respetando el argumento mínimo de alguno de esos textos.


SUPUESTOS

Esa mañana (esa, y no otra) dará para tomar un café solo (sin leche, ni compañía), leer el diario y dejar pasar las horas. Ubicarse cerca de una ventana, y tal vez mirar a una mujer en alguna mesa aledaña (pero que no dañe). Contemplar (con temple y no con valor) a la mujer. Suponer que también tomó café (no el último café, tal vez el primero), que ya haya vaciado su tacita, y que esté  aburrida (pero no de burros y asnos) o a la espera (pero no desesperada) de alguien, tal vez un hombre, una cita (una cita a pie de página).  El hombre va a llegar (porque todo llega en la vida), y va a pedirse un café (el primero), le colocará leche y luego le pondrá azúcar al café con leche.  Y después  hablarán, él le dirigirá la palabra (aunque ella no la digiera) y gesticularán,  y se mirarán fijo (sin plazos ni esperas) a los ojos. Y sus murmullos entremezclados con los de la máquina express  de café, las voces (y las veces repetidas) de las órdenes que el mozo les indica a los de la cocina, las conversaciones vanas (sin vinos) de otras personas,  llegarán a mis oídos (a oídos necios, palabras sordas). Mientras tanto, ya habré tenido tiempo (al mal tiempo buena cara) suficiente para haber leído lo más llamativo del diario, y tal vez me quede con lo que me pronostique el  horóscopo.  Será ese momento (ese, y no otro) en que levante la vista y siga mirando a la pareja (tal vez despareja). La mujer ahí,  preciosa (sin precio), de unos treinta años, dirá que sí y en la afirmación, la cabeza caerá con  el  mentón (que no huele a menta) hacia el pecho,  y entre su escote verá que se le asoman tempestivos, debajo del escote floreado (balcones sin ninguna flor) del vestidito de seda, sus senos exultantes. Después, se acomodará la cartera sobre el hombro (es ligero equipaje para tan largo viaje) llegará hasta la puerta y se irá sin mirar atrás. Cuando salga, la veré entre la gente que espera el colectivo en la parada (y no que espera parada el colectivo), como queriéndose ocultar.  Simultáneamente (con la mente atenta) el hombre que la había acompañado (sin haberla apañado) adentro del bar, la seguirá sin encontrarla, como un perro, husmeando (pero sin orinar) las baldosas húmedas en busca de  las huellas de los zapatos rojos.

Leer más...
 
TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo IX Una escritura palimpsestuosa

Consigna veintiuno. Elaborar un nuevo relato, cambiando el final, o algún otro elemento, de “Hombre de la esquina rosada” de Jorge Luis Borges, “La noche boca arriba” de Julio Cortázar o “El perjurio de la nieve” de Adolfo Bioy Caseres con el fin de darle un nuevo significado a la narración. La idea es que la nueva versión se oponga en algún aspecto al texto original elegido para hacer el trabajo. (Extensión máxima 2 ½ carillas).


LA VERDAD OCULTA

Amadeo, como todos los sábados en la tardecita, fue al galpón que hacía las veces de almacén en los días corrientes, pero los fines de semana se transformaba en una fiesta de tangos y milongas donde concurría la gente del barrio, y a veces, muy de vez en cuando, se mezclaba algún foráneo siempre con la oculta intención de alardear a su manera. Esas cosas de la gente brava que se mide con alguna vara que no les pertenece y al cabo poder decir “soy más guapo de lo que pensaba”. Los salones de baile se prestaban para estas cosas.

Leer más...
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL