Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo V Oralidad y escritura

Consigna doce gama Narrar una historia a través del contrapunto de dos voces narrativas que le cuentan oralmente a un tercero, por separado, un suceso de características extrañas: un vecino del barrio cae al vacío desde su departamento, ubicado en el piso 12 de un edificio, cuando intentaba ponerse un suéter de lana azul. Sugerencias: una de esas voces puede ser la correspondiente al portero del edificio, un “gallego” de 56 años curioso y malediciente; la otra, a una niña de siete años que estaba jugando en la vereda cuando el hecho ocurrió. El tercer personaje, que recibe ambos testimonios, puede ser un inspector de policía o la viuda del hombre muerto o un amigo que debía encontrarse con él, etc.

Puede ser un receptor silencioso y solo aparecer referido en el discurso de los otros, o intervenir formulando preguntas. Extensión máxima: 3 carillas.

 

LERCHA


Eu se lo dije onte: “¡Ollo que hace meses el sujeto entra por la túa porta!”. Y el pobre non soportó. El pobre es un dicir, por ser bo, porque si de tontos hablamos… Eso sí, moi estudiado el hombre; estudiado, feo e fraco como morcego ratonero, ¡espantallo! Non sei que pasou, andei de aquí para alá e cando se escoitó el ruído estaba recolliendo la basura del quinto piso. ¡Eses inquilinos certamente acumulan sucidade!, un morto parece que sacou nesas bolsas. Sei lo notaba malo, sí, sí, un pouco cabeza baixa, pero pa’ tirarse non sei. Sabe, eu non podo acostúmbrame a esta terra, levo trinta anos en Bos Aires, la xente ten présa, está loca, che, jajaja. Y pa’ rematar, non se dan conta cando le hacen los cornos. Como a este, e mira cómo terminó, morto. Agora que me lo pregunta, onte escoitouse barulho, como de pelea, berros y esas cousas. Será que finalmente se enteró de la infidelidade da súa muller, ¡era hora! ¿Pero qué digo eu? Si el desdichado boto da angustia. ¿Detalle da disputa? Ummm, ela le cuestionó que non había mirou ben, él preguntoulle se estaba a dar a entender que non sabía buscar, a lo que ela respondeu que non, e que non tiña nada. Así que inmediatamente asumín que buscaba o amante. Entonces, ela insiste, ¿encontraste o que querías? ¿Cres que encontré algo? Ou pobre respondeu acongojado. ¿Qué… qué dice este tipo? No lo escuche, oficial, ¡ay!, ¡ay! Pois non, non hai nada, non paras de hablar, o único que hago es escoitarte e cada vez que intento dicir algo… ¡Outra vez! Ou algo así, non recordo ben, non estaba moi atento, fue al pasar. Se nota que fue al pasar, ¡ay!, mi espalda, ¡viejo chismoso! Pone la oreja y a medias. Si va a ser entrometido, hágalo completo. Vea, oficial, mi esposa y yo discutíamos por un suéter, uno azul que suelo usar siempre que salimos. Se lo detallo: revolví cielo y tierra y le mandé un mensaje de texto. Para cuando ella regresó, yo seguía en la búsqueda, y sucedió lo que le contó el portero, que, por cierto, a las diez de la noche nada tenía que hacer en el piso doce, ¡ay!, ¿me está escuchando? Sí, eu digo que se tirou da angustia. Non, non sei quen es el hombre que vai regularmente. ¿Quién va regularmente? Es mi hermano, al mediodía va. Es para alimentar a la perra porque a esa hora mi señora y yo estamos trabajando, lo sabe. ¡Ay!, mi cabeza, ¿eso, eso es san… gre? ¿Se da cuenta el nivel de falsedad de este viejo hipócrita? ¿Me puede oír? ¡Le estoy detallando lo que sucedió! ¡Sí, ás catro datarde! Ven con ela. ¡Qué dice, mi mujer a esa hora está trabajando!, ¡ay! ¡Qué dolor! No lo escuche, quiere ensuciarla porque lolita, nuestra perra, le mea el hall de entrada cada vez que pu… puede, sin querer, ¡ay! ¡cla… ro! ¿Sabe que es gracioso? Me caí del balcón por tonto, tal cual me describe Don Quiroga, y en eso acepto su certeza. ¡Ay!, no, no, mi bra… zo, ¿más sangre? ¡Me puede prestar atención, oficial! Fue tratando de ponerme el maldito suéter azul, ese mismo por el que ayer discutíamos, perdí el equilibrio y paff. ¿Y sabe qué?, estaba detrás de la puerta, en la pieza, ¡ay! ¿lo, lo puede creer? Vine de pasada porque me olvidé el celular y lo encontré, ¡será la suerte! Maldición, mi pierna. Parece que no me escucha, ¡oficial! ¡Ela, ela, é ela e vén con el tramposo! ¿Ana? Mi amor, ¿quién… es? Non corra señora, ¿é que nadie le avisó? O pobre se tiró e mire, nin sequera llegó a ponerse el suéter. ¡Marcho que teño que marchar!

 


Copyright©Natalia Belén Carballal Nogueira

Abril, 2022.  Todos los derechos reservados por su autora


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autora.