Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo III Decir y mostrar

Consigna D 2 Escriba un texto narrativo breve en el que se cuente una historia. El modelo, en este caso, es la historieta que verá a continuación. (Máx ½ pág.)

Taller de escritura LA ARGAMASA

 

 

 

 

 

ESA IMPERTINENTE LUZ

—Te pido que te apagues, no aguanto más tu luz ensordecedora, estás arriba mío todo el día, te ordeno que te vayas, que salgas de mi vista, siempre ahí con tu presencia abrumadora, quiero que me dejes solo. Yo estoy acá abajo sin poder moverme, apenas puedo levantar mis brazos para esconderme de tu llama que lastima mis ojos, no puedo darme vuelta, trato de no verte, me cubro con las sábanas, pero sigues ahí latiendo sobre mi cuerpo. Quiero estar solo, nadie me escucha ni atiende mi angustia. Me castigás con tu fuego, quiero apagarte desde mi lugar, alzo un brazo y lo estiro, trato de llegar a tocarte para que te calles, para que silencies tu brillo. Estoy atrapado en la cama, mi celda, y no te compadecés de mí, seguís ahí arriba mío, iluminando mi desgracia. Dejá de mirarme, te mostrás altanera, fuerte, triunfadora, cruel, dulce, monstruosa, pero voy a terminar con vos, quiero la oscuridad para envolverme en ella y desaparecer de esta miseria, dejame solo con mi penumbra, tu luz impertinente y amarilla me recuerda a esos días de verano en que con el sol sobre mi cuerpo trataba de buscar la sombra como un refugio. Trato de dar un salto en la cama, pero mis piernas no responden, están sordas, calladas, no escuchan mi pedido. Colgás del techo de un triste y pobre cable que ondea con el viento que corre detrás de la ventana. Quiero ocultarte, taparte con mi mano, pero no lo logro. Voy perdiendo la batalla, estás ahí, gozando desde tu lugar al verme solitario mirando el techo y viendo como hacés dibujos en el aire sintiéndote libre y yo debajo de vos contemplando las horas que se escapan y soñando con ese sol que me persigue y que no me quiere abandonar.

 


Consigna D 3 Escriba un texto descriptivo en el utilice las siguientes palabras y expresiones: encinas, rojos, azules, violáceos, cruda/o, resplandor, terreno árido, desierto en las almas, atardecer. (Máximo ½ pág.)


UNA SILENCIOSA QUIETUD

El espacio está tendido en una seca aridez, la naturaleza se muestra como un espectáculo mudo, la lluvia esperada prolonga su paso, la sequedad de la tierra llora su ausencia, el suelo implora, el calor extremo del día seca las gargantas, el desierto se cuela de a poco en las almas de los vivos, nadie logra alejarse, la vida no es fácil, pero se soporta, se acepta su esencia y la rigurosidad del clima.

El bosque y el matorral se mantienen estoicos soportando con valentía el castigo de la sequía, se destaca el encinar denso, espeso; allá en las alturas se divisan algunas formas extrañas similares a brazos extendidos.

Un rebaño de ovejas guiados por su pastor viene cruzando el rojo suelo mediterráneo, buscando presurosos un alivio y un cobijo a ese calor envolvente.

Los viejos molinos de viento se mantienen en pie conformando figuras fantásticas e imaginarias.

Al noble e hidalgo caballero andante de la armadura de hierro se lo ve descansando bajo la copa redondeada y aplastada de la encina, hace una pausa, descansa con su llanto convertido en locura y sueños.

La luz se filtra entre las carrascas de fuerte corazón, el sol se va durmiendo entre su follaje, la hoguera se va apagando y una quietud silenciosa se va instalando en el lugar.

El cielo se va transformando, se van dispersando los rayos del sol en colores rojizos, naranjas, azules, violáceos, como una piedra de topacio nos brinda su transparencia translúcida.

La luz del atardecer se ha instalado, llega cansada de luchar contra el espacio y el tiempo. Estallidos de dorado se dispersan entre las huidizas sombras, todo tiende a desaparecer. Una lenta melancolía va cubriendo el paisaje, el oscuro resplandor va acallando los ruidos, solo se escuchan las aspas de los molinos y a lo lejos el sonido del cencerro.

 


Consigna D 12 Combine cada uno de los rasgos (prosopografía, etopeya) y escriba un texto en el que predomine el retrato. (1 página)


UN TIPO SINGULAR

«Me entendés». Se escuchan como una muletilla esas dos palabras cada vez que asevera algo o da una opinión. Mirando a la cámara realiza su monólogo semanal frente a una lente que no lo abandona ni un instante. El estudio es el más importante del canal y por él pasan representantes de todos los sectores. En los monitores se ve su considerable cabeza en forma de huevo, unos bigotes y una barba casi gris cierra su mentón y le da un toque amigable. Su frente ancha y profunda se continúa en su pelo marrón entrecano, raleado, formando claros indiscretos que no respetan ni la fama ni la gloria. Sus ojos color café quedan encerrados dentro de unos anteojos de gran marco que dejan ver su mirada profunda, íntima, como queriendo arrancar con ella todas las respuestas y todos los secretos. En las entrevistas que realiza no queda nada guardado, frente a él todo se entrega como en un pase milagroso, sabe ver más allá, desovilla los grandes misterios; te clava sus ojos y ellos te interrogan. Su mano sostiene un cigarrillo eterno, no permite que se aleje en ningún momento, se mezcla con él, son uno, es su aliado, a él se sujetó luego de vencer su pasado de adicciones. Da una profunda pitada, el humo lo envuelve y el olor del tabaco gira entre las palabras bañadas ahora por su aroma, salen de su boca danzando, oscuras, alegres, atrevidas, molestas, se sacuden de la insolente nube.

Aparta la silla terminada su presentación, se pone de pie y avanza hacia el público que lo espera con entusiasmo. Su figura respetable, voluminosa, se presenta frente a todos, su andar similar al pingüino acompaña su marcha; su paso es lento, cansado, contrasta con la actitud desafiante, audaz, desenfadada, sarcástica, de hace un rato. Lleva puesto un traje colorido con grandes cuadros, el pantalón está sostenido por unos lánguidos tiradores y en el cuello de la camisa luce un pintoresco moño. Todo en él refleja su carácter, habla y dice con su simple aparición.

Hoy recibirá otro premio más en reconocimiento a esa lucha contra el poder de turno. Se lo escucha reír, emplea palabras cargadas de ironía, recurre a su sentido del humor para movilizar, sabe cómo crear el espectáculo y lograr que lo amen o lo odien.

Las luces del estudio se van apagando, solo queda iluminada su silueta con el atuendo rebelde que lo cubre y que usa como un disfraz para enviar su mensaje al mundo.

 


Copyright©Stella Maris Pardo

Diciembre, 2021.  Todos los derechos reservados por su autora


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autora.