Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo VIII El Personaje

Consigna P 3 A partir de la ficha que redactó, escriba una historia breve que tenga al personaje como protagonista. Narrador en tercera persona, adulto, entre 50 y 60 años. (Máx. ½ página).


EL PINTOR

Salió de la oscura habitación rentada en el hotel Angleterre en la periferia de Montmartre y recorrió las calles intrincadas y en pendiente que cada día lo ven pasar hasta llegar al puesto que su padre le dejó en la Place du Tertre.

Su andar desgarbado y sin ganas lo llevan a encarar otra jornada de soportar turistas y curiosos que preguntan precios por sus mediocres pinturas que nunca comprarán y, en realidad, ni él compraría.

Las campanas de Sacré Cœur le recuerdan que está en uno de los barrios más pintorescos de París, allí donde Picasso, Dalí, Renoir y Van Gogh no solo expusieron su arte, sino que también vivieron. Tal vez su padre Jules pensó eso para él, por eso le enseñó su oficio y le cedió el puesto antes de morir.

Bien sabe Michel que no solo está a un abismo de semejantes figuras, sino que detesta pintar y mal le pese, no conoce otra forma de supervivencia que no sea con ese oficio de transferencia familiar.

En el pequeño puesto de la Placé du Tertre solo se estimula con la visita de su amigo Gabriel. Su amigo lo llenará de infinidad de historias sobre lúgubres garitos, donde suele cantar con el mismo éxito que él tiene con sus pinturas. Tal vez por eso es su único amigo, el amigo del fracaso.

Hoy intentará nuevamente combatir la angustia cotidiana que lleva por mochila visitando a Camille en Pussy´s. Ella es la única que logra por momentos levantar su ánimo.

Con un poco de suerte y un par de pinturas que venda, se la podrá llevar por algunas pocas horas a la triste habitación del Angleterre para que le aporte algo de luz, siempre y cuando no aparezca algún turista con la billetera repleta de euros y termine así frustrando su rentado instante de felicidad en la vida.

Esto último lo tiene harto, tan harto que hoy no olvidó de llevar la vieja pistola MAB, que le canjeó ese veterano de la guerra por la independencia de Argelia a cambio de un espantoso cuadro que había pintado de la Torre Eiffel.

Si sucede lo que otras veces, con la MAB decidirá la suerte del turista inoportuno, o tal vez la de Camille.

¿Por qué no su propia suerte?

 


Consigna P 7 A partir de la lectura del microrrelato El amor es crédulo, de Marco Denevi, escriba otro en primera persona protagonista, desde el punto de vista de Odiseo y otro, desde el punto de vista de Milena. Use en el primero el estilo indirecto, en el segundo, directo. (Máx. ½ pág.)


De regreso en Itaca, Odiseo cuenta sus aventuras desde que salió de Troya incendiada. Sólo obtiene sonrisas irónicas. La misma Penélope, su mujer, le dice en un tono indulgente: “Está bien, está bien. Ahora haz descansar tu imaginación y trata de dormir un poco”. Odiseo, enfurruñado, se levanta y se va a caminar por los jardines. Milena lo sigue, lo alcanza, le toma una mano: “Cuéntame, señor. Cuéntame lo que te pasó con las sirenas”. Sin detenerse, él la aparta con un ademán brutal: “Déjame en paz”. Como ignora que ella lo ama, ignora que ella le cree.

El amor es crédulo. Marco Denevi

 

Estilo indirecto, desde el punto de vista de Odiseo 

ODISEO

Al regreso de una Troya incendiada, Odiseo relata todas las peripecias que atravesó para llegar a Itaca.

Nadie parece creerle, ni su propia esposa, Penélope, de quien él esperaba la mayor comprensión. Sintió que ella es un eslabón más en esa corte burlona y descreída repleta de enemigos encubiertos.

Su ira es tan grande que ni siquiera es cortés con Milena, la única que le cree y a la que aparta con un gesto hosco, sin sospechar que ella lo ama profundamente.

 

Estilo directo, desde el punto de vista de Milena

MILENA 

Al observar la salida intempestiva de Odiseo del recinto, humillado incluso por su esposa Penélope, Milena lo sigue hasta el parque y frente a él, le dice:

—Odiseo, cuéntame las historias de tu regreso, son muy interesantes, ¿qué ocurre al escuchar el canto de las sirenas?

Odiseo está muy molesto, hace caso omiso del interés que ella le demuestra.

—¿No te das cuenta Milena que lo único que quiero es estar solo?, ¿también deseas burlarte?

—Nunca pienses eso de mí, serías la última persona de quién me burlaría, yo te… respeto infinitamente.

—Basta ya, Milena, vete, no quiero tampoco tu presencia a mi lado.

Odiseo la aparta violentamente y se aleja sin saber que ella estaba hablándole con el corazón en la mano.

 


Consigna P 8 Una vez concluido, contar la misma historia en primera persona (Penélope), monólogo interior.


PENÉLOPE

Realmente me cuesta creer las historias que relata Odiseo. Habla de sirenas peligrosas, de Troya incendiada, de decenas de batallas, es demasiado. Temo que tantos años alejado de Ítaca lo han enloquecido, por eso su reacción.

Lo desconozco, yo solo quería que dejen de burlarse de él, nadie le cree. Ahora salió de aquí furioso, tal vez un buen sueño reparador lo calme y vuelva a ser el que era. Solo me deja pensando la actitud de Milena, que salió disparada tras él. ¿Ella se estará enamorando? Y eso, ¿hoy me interesa?

 


Consigna P 11 Escriba un monólogo de un hombre de sesenta años que vive en una provincia argentina, a principios del siglo XX. Este personaje vive atormentado porque todas las noches se le aparece su mujer muerta (máx. ½ carilla).


EL FANTASMA

Pensar que dejé Buenos Aires para alejar su fantasma y ahora acá Darragueria se encarga de traerlo de vuelta. Voy a enloquecer con sus apariciones nocturnas. ¿Será un castigo divino por su muerte trágica, o tal vez por mis salidas nocturnas de borracheras e infidelidades? ¿Ambas cosas?

Dejé amigos, trabajo, boliche, las salidas nocturnas, para venir al medio del campo a olvidar su triste recuerdo y estoy peor que antes.

No puedo soportar otra noche igual, donde las apariciones se repiten con más asiduidad y por más tiempo. Desconozco si esto forma parte de un sueño o estoy despierto y realmente es su fantasma que existe y me perturba, porque todo es muy real. Hasta siento claramente que me habla y en su monólogo me reprocha constantemente viejas actitudes y momentos pasados.

Me pregunto si ahora es el turno de que mate a un fantasma.

 


Consigna P 19 Escriba un texto breve donde haya no menos de siete predicados no verbales. (Máx. 1 pág.).


COMPAÑERA ETERNA

El regalo que más recuerdo de mi niñez fue una pequeña radio Repman a transistores, un lujo. A partir de ese instante pasaron cincuenta y un años de dormir todas las noches con una portátil debajo de la almohada, transformándose en uno de mis tantos “TOC”.

Recuerdo haber crecido de la mano de “El club de barbas” de Rubén Aldao, con “El tenis de Mesa” de Juan Carlos Mesa, “Rapidísimo” de Héctor Larrea, “La vida y el canto” del “borgiano” Antonio Carrizo, “La peña del camionero” de Jorge Aliaga, el “Fontana show” del monstruo de Cacho, el “Cordialmente” de Juan Carlos Mareco, entre otros.

También las transmisiones deportivas, fabulosas: la “Oral deportiva” de José María Muñoz, inoxidable; las campañas de Boca con Bernardino Veiga, pura pasión; los sábados del ascenso y los relatos de Jorge Bullrich, las noches desde el Luna Park con los relatos de Osvaldo Caffarelli y los comentarios Horacio García Blanco, inmensos.

Y hablando en el mismo rubro, pienso en Radio Mitre y un “Sport ´80”, revolucionario. El programa supo cambiar definitivamente al periodismo deportivo y su manera de informar. Aglutinó a: Víctor Hugo Morales, Néstor Ibarra, Fernando Niembro, Marcelo Araujo, Adrián Paenza, Alejandro Apo, Diego Bonadeo y Tití Fernández, una selección.

Alejandro Dolina, párrafo especial. Su excelso “Demasiado tarde para lágrimas”, con el recordado Adolfo Castello primero y Guillermo Stronatti después, fue el antecedente del actual programa: “La venganza será terrible”, que me sigue deleitando en las medianoches de la AM750.

En mi adolescencia comenzaron a tomar fuerza las transmisiones de frecuencia modulada (FM), con Rivadavia y Del Plata como estandartes y los nombres de Juan Alberto Badía, Nora Perlé y Graciela Mancuso, indiscutibles.

Recuerdo muchos programas políticos sobre todo en mis años de secundario y la ebullición del fin de la dictadura, con periodistas de la talla de: Magdalena Ruiz Guiñazú, Néstor Ibarra, Santo Biasatti, Nelson Castro, Eduardo Aliverti, entre otros.

El resto de los programas o nombres que pudiera mencionar son más vigentes y actuales, con mucha presencia en las FM (de la que no soy un gran amante ni oyente) y aquellos que se destacaron y destacan en ella.

Pero el recuerdo de esa pequeña radio Repman y de aquellas voces del tiempo, hicieron que le tenga un amor incondicional, que perdura.

La radio, compañera eterna.

 

 

Copyright©Néstor Aro

Agosto, 2021.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.