Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo VII Focalización

Consigna F 1 Completar el fragmento siguiente desde el punto de vista de un narrador en tercera persona, visión por detrás u omnisciente. (Máximo 1 pág.)


CAÑA GRATIS

Aquella mañana el sol caía a plomo sobre las casas de adobe y paja. Una de las carretas cargada de duraznos se detuvo en un rancho poco cuidado que había cerca del arroyo Medrano. El rancho tenía una sola ventana desde la que se veían algunas mesas y bancos rústicos. Sobre la puerta, en el frente, en un cartel pintado a mano se leía "Pulpería Las palomitas".

Lo único que quería era tomarse una caña, comprar cigarros y seguir camino, lejos estaba aún del puerto para entregar la carga. Por eso entró rápido al pequeño local, esquivando un par de perros molestos y hambrientos que fueron detrás del pedazo de pan duro que se le ocurrió tirarles para distraerlos.

El salón era más pequeño de lo imaginado. Solo tres pequeñas mesas desvencijadas, con no más de ocho o nueve sillas desperdigadas por allí. Piso de tierra, recién regado y barrido, presagio de que alguien habría para venderle sus necesidades, pese a que el silencio era sepulcral.

Encaró a la derecha del local, directo al mostrador enrejado, que iba de pared a pared y separaba el salón en dos.

—Civilización de un lado y barbarie del otro —murmuró sonriendo—, al tiempo que le daba un par de “rebencazos” a la madera, procurando quien lo atendiera. La respuesta fue el silencio más absoluto.

Se dirigió hacia la única ventana buscando fuera del local algún responsable del pequeño negocio, fue en vano. Solo observó a los perros en disputa por el pan y un viejo horno de barr humeando. —Acá hay alguien —dijo en un tono alto, como para que se escuchara.

Cuando volvió la cabeza hacia el mostrador, una botella de caña, un vaso y una caja de los cigarros negros que casualmente él fuma, estaban como esperándolo. Miró a su alrededor y seguía tan solo como a su llegada; el continuo silencio, a esta altura misterioso, acompañaba la escena.

De un solo movimiento, tomó la botella y los cigarros, volvió a mirar todo el salón para asegurarse que nadie había allí y salió a la carrera hacia la carreta. Antes de subirse, sacó el corcho de la botella y tomó un largo trago de esa deseada caña, que ahora sabía sería gratis.

Tapó bien la botella, prendió uno de los cigarros y con una sonrisa puso rumbo hacia el puerto. La sonrisa duró poco, un fuego empezó a quemarlo desde las entrañas y en cuestión de segundos cayó de fulminado sobre las riendas.

La carreta seguía lentamente su curso hacia la nada y la botella de caña ahora se vaciaba poco a poco sobre la calle de tierra, sin que nadie se preocupara por ello, total… fue gratis.

 


Consigna F 5 Escriba un enunciado en el que el narrador utilice la segunda persona e incorpore los siguientes personajes y acontecimientos: un obituario, una hija que se ha fugado de su casa, vive en una pensión y les escribe a sus padres reprochándoles los injustos castigos de que ha sido víctima cuando adolescente. (Máx. 1 pág.) Recuerde que generalmente el género epistolar o el diario es el más apropiado.


HISTORIA REPETIDA

Sabes bien que escribir aquí no te va a quitar la tristeza y tampoco te va a quitar la bronca, pero algo tienes que hacer y este cuaderno que a veces funciona como un bálsamo y otras como un cuchillo hiriente, es lo que utilizas desde aquella tarde de invierno que, siendo una irreverente adolescente, decidiste huir de todo.

Será por eso que estando a tantos kilómetros, el enterarte por un mísero periódico que ellos murieron en un accidente otra vez te ha llevado a tomar la lapicera y escribir.

Escribir con bronca, con llanto, con angustia, con ¿tristeza?, ¿alivio?

Nunca lo sabrás realmente.

Tantas cosas les hubieras vomitado a tus diecisiete años, cuando no te querían dejar ser, cuando te llenaron de castigos, de prohibiciones, de encierros. Cuánto odio has acumulado en busca del ¿porqué?

Y ahora, acabas de darte cuenta de que esa pregunta quedará sin respuesta y piensas que hasta en ese acto lo de ellos fue maquiavélico.

Cierra mejor el diario por hoy e intenta también cerrar esa triste página de tu vida.

Es hora de ir al living y enfrentar a tu hija que está queriendo ser música y no la has traído a este mundo para ello.

 


Consigna F 8: Escriba un enunciado en el que el narrador protagonista tenga el punto de vista del protagonista (soliloquio), monólogo interior directo. (Máx. 1 pág.)


EL BESO

Otra vez frente a mí, bamboleante y balbuceando tonterías. Te veo torpe, desalineado, con una barba desprolija y ese pestilente olor a whisky barato que traes nuevamente, como tantas otras noches que regresas vayas a saber de dónde.

Me quedo parada inmóvil frente a la cocina. Conozco claramente cómo sigue la película, pero tengo decidido cambiar el final.

Te pones a centímetros de mí y tus confusas palabras llegan a modo de aliento nauseabundo mezcla de tabaco y alcohol. Avanzas entreabriendo la boca, buscando la mía, mientras me aprietas contra tu cuerpo. Esta vez no me resisto, sigo tu desagradable juego y respondo el beso conteniendo arcadas. Siento cómo te relajas y no me quieres pegar como otras veces, te desorienté con una sumisión seguramente inesperada. Es el momento.

El cuchillo, pacientemente afilado, con el que me entretuve toda la tarde entra fácilmente por el abdomen prominente.

Dije basta.

 


Consigna F 9 Escriba un enunciado en el que el narrador haga una mirada estereoscópica. (Máx. 1 pág.)


EL BORRACHO

Todos fueron testigos de la muerte de Rafael Lozano, alias Rafa, y se ofrecieron rápidamente darle a la policía las versiones de los hechos, sobre qué fue lo que sucedió a escasos pasos de la Rambla.

La guía de turismo que pasaba por allí y que circulaba en paralelo al lugar donde aconteció la pelea, sin dudar dijo que "fue ese tal Asencio el que se aproximó alterado al otro vehículo y comenzó a insultar. Hubo un forcejeo con la puerta del otro conductor y lo que siempre quiso fue abrirla para sacar al piloto. En todo momento, llevó la voz cantante durante la disputa, aunque no puedo precisar quién fue el que dio el primer golpe".

Allí entra en escena un jardinero que circulaba justo detrás del auto donde viajaba Rafa y un acompañante. Aseguró que "por mi posición vi perfectamente cómo trascendió la discusión y la pelea. El primero en golpear fue el acompañante del muerto, que propinó un golpe en la cabeza a ese tal Asensio que debía llevar mucha fuerza porque vi cómo se le pusieron los ojos blancos y se quedó noqueado, grogui". El jardinero además agregó que Asensio se quedó en ese momento "como un niño indefenso, sin reacción". Además, a la repregunta de la policía, aseguró que cuando escuchó los tiros, vio a Asensio con la cara ensangrentada mientras abandonaba el lugar tambaleándose".

Por último, el jardinero admitió conocer "de vista” a los involucrados en la disputa e hizo hincapié que, según su parecer, "Asensio actuó en defensa propia".

Pero esta contradicción con el relato de la guía no fue la única. Otros testigos que también prestaron declaración ofrecieron versiones dispares. No hubo consenso en la supuesta persecución de Asensio a los que iban en el otro vehículo.

Por otro lado, la trabajadora de una inmobiliaria cercana al lugar del crimen aseguró que "Asensio se alejó del lugar y después regresó y se puso a disposición de la policía". Mientras que el primer agente que actuó indicó que "fue él quien le quitó la pistola y que Asensio en ese momento no decía nada".

A su vez, este último testimonio chocó con la versión que ofreció el propio acusado de la muerte de Rafa cuando indicó que "yo fui quien le dijo al policía: he sido el autor de los tiros".

Mientras todo esto sucedía, nadie se percató del borracho que observaba la escena a pocos metros debajo de un árbol, quien vio todo el incidente de principio a fin.

Sin querer problemas, sigilosamente, se dio media vuelta, “besó” la botella que tenía bajo el brazo y se dijo: “mejor me voy, el muerto no declara y yo… tampoco”.

 

 


Copyright©Néstor Aro

Julio, 2021.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.