Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

LITERATURA Y SIMBOLO
Espejo

 
espejoEn la literatura, este símbolo aparece una y otra vez. Representa el conocimiento, el autoconocimiento. Por su claridad emula al sol y la luna.

Como se entrega pasivamente a la sabiduría humana, para algunos autores, representa lo pasivo y lo femenino, afirma Nerio Tello.
Aparece en las artes plásticas de la Edad Media y el Renacimiento, encarnando, por un lado, la sensualidad y la vanidad y por otro, la inteligencia y la verdad. En el arte medieval primaba la concepción de alegoría de María y su virginidad, porque Dios refleja su imagen en la figura de su Hijo. Según una antigua creencia, la imagen reflejada y el modelo real están relacionados por una correspondencia mágica. En los mitos aparece, a veces, como puerta por la cual el alma puede disociarse y “pasar al otro lado”, viaje que recreó el autor inglés Lewis Carroll en Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas.
La música ha tomado también de su impronta,  podemos leer y escuchar:

No cuentes lo que hay detrás
de aquel espejo, / no tendrás poder / ni abogados, ni testigos.
(Serú Girán, Alicia en el país. Canción)

Para Juan-Eduardo Cirlot, el mismo carácter del espejo, la variabilidad temporal y existencial de su función, ha dicho que es un símbolo de la imaginación -o la conciencia- como capacitada para reproducir los reflejos del mundo visible en su realidad formal. Se ha relacionado el espejo con el pensamiento, en cuanto éste –según Scheler y otros filósofos- es el órgano de autocontemplación y reflejo del universo, pensemos en el mito de Narciso y el agua que refleja su imagen.
Efecto de caleidoscopio, de aparecer y desaparecer, cambio y sustitución, es decir, ambivalencia de una lámina que reproduce las imágenes y en cierta manera las contiene y las absorbe.
J. L. Borges, en el poema Los espejos, escribe:

“Infinitos los veo, elementales
ejecutores de un antiguo pacto,
multiplicar el mundo como el acto
generativo, insomnes y fatales.”

Es decir, el escritor argentino plantea un yo dividido que busca la manera de resolver el problema de la separación o de la duplicidad, la infinitud y la finitud. Los espejos multiplican, desambiguan, sugieren un ámbito de temida irrealidad que abre posibilidades perturbadoras. En Tlön, Uqbar, Orbis Tertius se puede leer la frase: "los espejos y la cópula son abominables porque multiplican el número de los hombres".
Blancanieves es el personaje central de un cuento de hadas cuya versión más conocida es la de los hermanos Grimm. Un espejo mágico que responde a cualquier pregunta, ¿oráculo?, ¿autoconocimiento?, ¿reflejo del universo?, ¿disociación?
El símbolo del espejo ha estado y está presente a lo largo de la historia de la literatura, múltiples ejemplos podemos evocar.

Hoy, lector, ¿para qué usarás tu espejo?

 

La Argamasa. (c) Copyright. Setiembre 2011