Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

Vecinas al desnudo

Usted siempre me asusta.  ¿Por dónde entra a mi casa?... Señora Nélida, usted dice que entra por la puerta, pero si yo no abrí la puerta, entonces usted no puede entrar… a no ser que usted venga con los extraterrestres que esos sí entran por cualquier lado.
Ahora que está adentro, pase, siéntese… ¿Cómo que va a cocinar? ¡Está todo hecho! Estuvo la Hermana Bernarda y preparó tarta de zapallito… ¿Usted sabe cómo la prepara? Pone huevos, manteca, harina y amasa, amasa, amasa… Cuando venga el chico de la Casa Tía voy a pedirle que me traiga más huevos; yo tampoco le abro la puerta pero él sí entra por la puerta porque yo lo he visto, además toca el portero eléctrico.
Señora Nélida, ¿usted se acuerda cuando colocaron el portero eléctrico en el edificio? ¡Qué jolgorio! ¡Cómo avanzó la ciencia! Se aprieta un botón abajo y yo hablo desde arriba. ¿Se acuerda lo que era este edificio hace cincuenta años? ¿Y las reuniones de consorcio? Ahora no existen más… antes yo siempre preparaba unos canapés con salsa golf y comíamos mientras hablábamos… ¿Qué fue de la señora Coscarelli? Siempre con la misma chalina roja, toda la vida con ese trapo inmundo que nunca la lavó… dicen que la había encontrado tirada en el andén de la estación Pasteur del subte…era de una mujer que se había tirado a las vías… ¿Qué hace?... ¡No! ¡¿Otra vez puré de zapallo?! Voy a ponerme amarilla… ¿Qué hizo con la comida que preparó la monja?... ¡Usted la habrá comido!, yo ni la probé… Ahora la dejo porque ya llegó Mirtha.

Siempre me pareció tan elegante Mirtha y cómo pregunta todo el tiempo. Yo soy igual, a mí también me gusta preguntar y hacer esas preguntas que incomodan… sólo la gente inteligente sabe incomodar… ¡Señora Nélida!, venga mire otra vez chocan los autos… ¿Sabe por qué pasa?, porque no usan el pedal… hay un pedal que tienen los autos que hay que apretar y el auto se para y entonces no se chocan… Está rico el puré de zapallo, usted le pone un poco de pimienta, ¿no?... ¿Se acuerda de Amalia?, ella comía mucho zapallo, de todas formas, dulce, asado, puré, hervido y se murió de más de noventa…. Usted siga haciendo zapallo a ver si paso también los noventa, que ya me falta poco ¿no?
¡De ninguna manera!... ¡No voy a ir al médico!... ¿De qué hija me está hablando?... Que venga y me lo diga en la cara. Siempre manda a decir las cosas… ¿qué trabajo, ni qué trabajo? Yo también trabajo, usted trabaja, todos trabajamos… ¿Y por qué tengo que ir yo?, que venga él a mi casa…. yo puedo abrirle la puerta para que entre… y si no, vaya usted señora Nélida, y dígale que yo como zapallo todo el día y que voy a vivir más de noventa años como Amalia. Además yo estoy ocupada porque a esa hora tengo que saber qué pasa con Carmen Barbieri y el marido que la engañó con una bailarina de veinte años.
¿Usted sabe que el médico me desviste? ¿Y me manosea?... ¿A usted le parece?... El único que me vio desnuda fue mi Rogelio… y ahora este jovencito pretende lo mismo… ¿Y mi hija, cómo puede dejar que un hombre toquetee a su madre?... Pero, bueh, las chicas de ahora son así, no les importa nada… y ni qué hablar de mis nietas… Sabe una cosa, yo no entiendo lo que me dicen, hablan raro, como si fuera otro idioma. ¿Usted les entiende? ¡Con lo lindas que son las palabras! Por eso a mí me gusta hablar con Mirtha, porque ella habla claro y tiene todos esos dientes tan blancos.
¿Qué va a ponerme? El verde no se usa… Usted no ve que Mirtha nunca se pone ese color; ella dice que es un color triste y hace gorda. ¡Marrón, por favor! Es color de vieja; todas las viejas van de marrón… Mirtha nunca se pondría una cosa así. Fíjese si está el vestido rosa que tiene los guantes haciendo juego. También tengo uno turquesa de cuello bote que es la última moda. El negro sí, es elegante. Puedo ponerme una pollera que hay por ahí con alguna blusa roja y mi gorro de piel….
Ahora no voy a saber qué pasa con la bailarina amante del marido de Carmen Barbieri y con los coches que chocan… ¡Ja, ja! los coches chocan…¡cuánta che!...  Señora Nélida, ¿para qué me viste tanto?, en cuanto llegue al médico va a hacerme sacar todo…

Valeria Sáenz

Copyright©Valeria Sáenz, 2014