Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo VIII. Espacios y travesías: viajar, ver, contar.

Consigna diecinueve: Describir subjetivamente un lugar real, haciendo un registro de impresiones. (Extensión máxima: 1 1/2 carilla).

 

EL SITIO 


Este lugar es mágico, lleno de luces y sombras. Su silencio me aturde por momentos y el bullicio me traslada al vacío del escenario antes de la función.

Cada rincón tiene su historia, todas vividas por distintos personajes y hasta estoy convencida que fantasmas del pasado vienen a visitar “las tablas”. Extrañan el aroma a madera de las escenografías y a ropa vieja del vestuario que cuelga en los percheros de los camerinos.

Telas negras son las paredes de esta caja de ensueño. Las bambalinas son pasadillos secretos que conectan el mundo real con el imaginario.

Niños y adultos vibran cuando se apagan las luces de la sala y se abre ese telón pesado de color rojo. Lo que se vive durante los 60 minutos restantes es risa, llanto, reflexión, comunión con el actor.

Podría decirse que es un lugar sagrado, para muchos lo es, ahí el alma comulga.

En la oscuridad se ve flotar la imaginación de los espectadores y en el aire se respira la ilusión, esa que se apodera de todos los sentidos.Las butacas están gastadas, su cuero marrón ya no brilla y sus asientos no son tan mullidos, como cálculo lo habrán sido hace varias décadas atrás.

La alfombra del piso tiene tantas pisadas, tantas idas y vueltas que el surco de hilacha más de una vez se enreda en el taco de alguna señora elegante.

La cabina de luces y sonido es como un mirador, desde allí se observa todo. Es la base de control, la puesta en escena depende de ella y de su operador.

Es un ambiente cálido, donde el arte hace lo suyo, es capaz de transforma una noche fría y lluviosa en la más placentera de las veladas y por un momento el caos de estar vivos es una revelación.

El teatro no es solo… un escenario, las bambalinas, los camerinos, la sala, el público, los actores, el drama y la comedia, es también lo que allí adentro vibra… el corazón y el espíritu del que alguna vez estuvo ahí.

Es el éxtasis del aplauso, la satisfacción de llegar a donde unos pocos llegan, sus paredes anidan la ficción y la realidad.

Se me llena el pecho de amor al estar aquí y ahora, este espacio es el sitio, mi sitio, mi lugar en el mundo.

El teatro me hizo ver, me hizo creer.



Copyright©Stella DiMare. Septiembre, 2015

Todos los derechos reservados