Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo I Variaciones

Consigna dos beta: Escribir un texto breve a partir de una frase críptica (una fórmula mágica, oracular o mística; un hechizo; un trabalenguas, una adivinanza o acertijo; un nombre secreto; una orden encubierta; una fórmula científica arrancada de su contexto para hacerla circular en otro; una fórmula que selle un pacto; un réquiem; una frase inscripta en una cripta o tumba; un canto popular infantil que haya perdido su significación inmediata; un palíndromo (frase que puede ser leída de derecha a izquierda o de izquierda a derecha y mantiene los mismos sonidos, por ej.: “¿Sanatas a satanás?”).La frase elegida puede estar en cualquier parte del relato: intitularlo, cerrarlo, incluso puede no estar, puede ser parafraseada o tomada para estructurar el relato o sugerida de modo que el lector la adivine o bien que el relato se constituya en una pista para que el lector la construya.Sugerencias: a) revisar en la memoria y anotar toda clase de frases rítmicas que vengan a la mente (las que se recuerdan de la infancia suelen convocar mundos propios y experiencias ricas para ficcionalizar); b) hacer una lista con las recordadas y con las buscadas en diversos tipos de libros o en la memoria de los otros; también puede ser inventada. Elegir después una de esas frases para resolver esta consigna de escritura.

 


¿UN GESTITO DE IDEA?

 
¡Estas y tantas otras frases aparecen en la mente de personas que pasaron los cuarenta! Es que allá lejos y hace tiempo… irrumpió en la vida de  niños, adolescentes y jóvenes un personaje muy particular.Hombre, de treinta y pico de años, con un amor inigualable a la cultura popular. De mediana estatura, tez blanca, cabello castaño, lacio y un flequillo que marcó una época. La mayoría de los varones replicaban su corte de cabello y repetían una y mil veces esas frases celebérrimas que quedaron marcada a fuego en el inconsciente colectivo argentino… ¡y por qué no decir latinoamericano!

En la década del setenta, cuando los televisores color comenzaban a invadir los hogares… una canción inconfundible parecía hipnotizar a todos los niños… “aquí llegó Balá, Balá, Balá, el show va a comenzar… ya llegó….”, e inmediatamente de estar inmersos en el  juego más interesante, se desconectaban y corrían a ver el “Show de Carlitos Balá”.Entre oraciones pegadizas, gestitos de ideas, sketchs, canciones, chupetómetro de por medio, risas y cartas… se creaba un mundo infantil… ¡ideal para disfrutar y descansar un poco!… ¡y ese era el único instante en el que el territorio ocupado por los niños estaba deshabitado!Y esas frases comenzaron a desbordarse del programa de televisión y se colaban en cada charla, en cada juego, en cada familia. Cruzaron a otros países,  pasaron de generación en generación y llegaron hasta nuestros días.Y cuando algo sale bien, un papá, mamá o abuelos se encuentran haciendo con ese sonido particular y el movimiento de manos… el “gestito de ideas”, o también diciendo “esto está un kilo y dos pancitos”, o celebrando algún acontecimiento y repitiendo “¡qué lindo!”, hasta acompañando las palabras con una leve inclinación de la cabeza. Estas y tantas frases permanecerán en la memoria colectiva trayendo a la actualidad tantos buenos momentos vividos y compartidos con ese personaje entrañable, adorable, querible, sano y feliz que alegró y acompañó la infancia de tantos niños.Con sus noventa años, cumplidos hace poco, sigue valorando y disfrutando la vida… no podría haber sido de otro modo… Carlitos Balá… un símbolo de Argentina.


Copyright©Mariela Zilli. Septiembre, 2015

Todos los derechos reservados