Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo I. Variaciones

Consigna uno. Escribir dos nuevas variaciones para agregar a las que fueron transcriptas en el inicio de este módulo, respetando el argumento mínimo de alguno de esos textos. Extensión máxima de cada variación: media carilla.

 


Variación I


Eran las tres de la tarde de un viernes de enero, cuando caminábamos junto a mi madre por calle Corrientes. Yo tenía seis años. Estábamos de paso por Buenos Aires y, después de almorzar, aprovechamos para recorrer esa imponente calle. Nos sorprendió un cielo,  gris tenue y una refrescante llovizna. Me detuve frente a un cartel donde había variedad de helados y tiré de la mano de mi madre para que me complaciera en un capricho más… comprarme un helado de dulce de leche. Siempre recordaré ese bar de calle Corrientes… ¡tan diferente al bar de mi pueblo!

Abrimos la puerta y la escena del bar quedó grabada en mi memoria; ¡cuánta gente!, ¡qué intenso murmullo!, ¡diversidad de historias entretejidas en un espacio tan pequeño! Recuerdo a aquella mujer de vestido floreado y tacones rojos pronunciando ese “sí” rotundo a ese caballero que se estaba colocando el sombrero. En una mesa cercana, otro hombre, leyendo un diario… ¿qué noticia estaría buscando?, ¿tal vez ninguna o… todas?  A medida que nos acercábamos al mostrador un hombre que tomaba una cerveza me miraba fijamente y el mozo, alborotado y desbordado de tanto trabajo, ni nos vio. ¡Al fin pude pedir mi helado de dulce de leche… el más rico que degusté en  toda mi vida! (Juan)

 


Variación 2


Antes de ingresar al bar me asomé por la ventana. Como de costumbre… estaba completo. Soy la tercera generación de la familia que crea y recrea este espacio de encuentro.         

Cada generación fue dándole la impronta de su época y se ve reflejado en cada rincón del bar. Es que la música nos atraviesa a todos. De los abuelos quedaron sus cantantes favoritos de tango… sus cuadros se encuentran en la pared de calle Corrientes. De nuestros padres, la época dorada del rock y el rincón en honor a los Beatles lo demuestra y nosotros… los contemporáneos… la tecnología nos trae a la música de mil y un modo… es por ello que el año pasado inauguramos el karaoke.  

Los equipos que colocamos nos ofrecen no sólo la música sino también las imágenes para deleitarnos y divertirnos.          

Esa tarde lluviosa del viernes entré al bar para contemplar una vez más el misterio que encierra nuestro bar… ese lugar de encuentro… y en ocasiones de desencuentros. A nuestra familia nos apasiona y nos traslada a un lugar de paz… aunque a veces el ruido, las conversaciones, la música y el karaoke, nos invitan a la acción más que a la contemplación. Todas aquellas personas, la mujer del vestido floreado y su compañero de charla, el que lee el diario, el que detiene su camino y toma una cerveza en la barra, el niño que desea tomar un rico helado, el mozo que va y viene…  son las que recrean… animan… dan vida al bar, son la melodía propia de ese lugar… (Esteban)

 


Copyright©Mariela Zilli. Septiembre, 2015

Todos los derechos reservados