Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo III. Crímenes y castigos: pervertir el género

Consigna ocho beta Escribir un relato a partir de uno de los casos narrados por Enrique Sdrech en la entrevista inicial (el de la mujer atropellada por un tren luego de ser asaltada en un yuyal, el de los amantes baleados en Quilmes o el del hombre hallado muerto entre los hierros retorcidos de un auto).

 

 


APETITOS OCULTOS

 

El odio se mastica, se regurgita hasta lograr una idea de venganza. Cuánto se puede amar al ser que tanto te ha lastimado.La habitación se ilumina con el reflejo de las farolas de la calle. Destellos marcan figuras difusas en las paredes. Testigos silenciosos de dos cuerpos apasionados. Las sábanas y el sueño se han apoderados de ellos. Estaciona el auto a varias cuadras. Camina tranquilo por el barrio. Cubre su cabeza, sus manos para no ser reconocido. Abre la puerta principal mientras la eleva suavemente. Conoce sus crujidos. Las pisadas no se sienten. Sube las escaleras, en cada paso los recuerdos giran en su mente. Desde el primer hasta el último día, le provoca náuseas.

La puerta entornada le facilita la entrada. Duermen. Ella lo abraza. El arma se dispara silenciosa. Primero ella, luego él.Baja las escaleras. Parte sin ninguna sospecha de ser descubierto.La sirena de la ambulancia anuncia su llegada al hospital. La mujer, aún con vida, ingresa.En un recinto con poca luz, con olor a flores, lo vela. Amigos, vecinos acompañan al difunto. Antes de cerrar el cajón, un joven se persigna mientras deposita un sobre en un costado del mismo. El cortejo se dirige a la iglesia. Luego al cementerio. El nicho de pocas dimensiones fue cubierto por ladrillos unidos con cemento.La investigación continúa a pedido del fiscal. Todas las declaraciones coinciden en el perfil del desconocido joven. A pedido del juez, el cuerpo fue exhumado, extraída la carta.En el papel blanco con manchas rojas estaba escrito: “Por cada dolor ocasionado de tus violaciones en mi niñez, te dejo una mancha de sangre” “Por fin pude vengarme” “Bien muerto estás”Tras luchar por su vida la mujer sobrevive. En su declaración afirma: “Fue el hijo de él.”Lo encontraron callado. Sentado en un sillón, cubiertos sus pies con una manta tejida. Su rostro poseía una leve sonrisa complaciente. Su corazón, no latía.

 

 

Copyright©Verónica Martinoli Vieyra. Julio, 2015

Todos los derechos reservados