Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo VI. Focalización

Consigna doce Escribir un relato a la manera de Faulkner en Mientras yo agonizo. Pensar en una situación de la que puedan dar cuenta varios personajes, como protagonistas o testigos. La situación debe desarrollarse a medida que el texto avanza gracias a los monólogos de los personajes que alternativamente narran desde su punto de vista en primera persona. Por ejemplo: la lectura del testamento de una mujer ante sus herederos. La situación puede estar relatada desde la mujer que antes de morir imagina la escena, por el abogado que lee el testamento, por alguien que entra circunstancialmente a servir café y a retirar el servicio, por los propios herederos. (Extensión máxima: cuatro carillas, aproximadamente).



AMOR DESAMORADO


Margaret

Ese día, mis eternos niños estarán muy tristes y decepcionados a la vez.

A todos no se los puede conformar del mismo modo, además sus personalidades son tan distintas que sus sentimientos también lo serán.

Ellos siempre esperaron mucho de mí, más de lo que yo podía darles y quizás eso nunca me lo perdonen, pero es hora de hacer lo que corresponde, lo que realmente siento.

Menos de un mes me queda de vida, es lo que pronostican los médicos. Un margen de error puede existir, así que tal vez sea antes… o después.

El testamento ya está hecho, no hay vuelta atrás, ese día estarán muy tristes y decepcionados.

 


Dr. Harrison

¡No puedo creer lo que hizo esta mujer! ¡No está en su sano juicio!

Los hijos pedirán la anulación del testamento alegando demencia, luego comenzarán a mover cielo y tierra, solicitando audiencias para que declaren los médicos y el psiquiatra que la asistían. ¡Qué lucha!

¿Por qué estos ricachones son tan excéntricos? ¿Por qué todos mis clientes son tan conflictivos, complicados y rebuscados? Hasta me atrevería decir… perversos.

Mi padre siempre me decía… “cuando te recibas de abogado, dedicate a defender y brindar ayuda a los pobres e inocentes”, lástima que no le hice caso.

 


Jennifer

 Mañana se le leerá el testamento, hace una semana que mamá murió y parece que fue hace un año. ¡La extraño mucho!

Seguramente me habrá dejado la mayoría de los bienes, siempre estuve a su lado, la cuidé y la amé más que mis hermanos. Esos dos sí que no se merecen nada, la vivieron en vida y lo más justo sería que no reciban ni un centavo, ahora que está muerta.

“La gallina de los huevos de oro” ya no está más, que sufran, vividores inútiles, parásitos, eso es lo que son.

En cambio yo, su princesita, fui su compañera inseparable y todo lo que recibí fue porque me lo merecía.

 

 


Robert

La mini bruja, que se cree princesa, más que seguro heredará el trono. ¿Quién la aguantará en el rol de reina?, es una estúpida engreída.

La culpa de sus delirios de grandeza es producto de la crianza absurda de mi madre, a mi hermano y a mí, nunca nos dedicó su tiempo, ni tampoco su amor, quizás creería que sus billetes solucionaban todas nuestras necesidades.

¡Qué mujer fría y calculadora! En la tumba se encontrará en su habitad natural, un lugar helado, oscuro y vacío como lo era ella.

¡Dios perdoná mis pensamientos y sentimientos!, pero hubiese sido tan distinto si mi padre viviera…

 

 


Joseph

¡Llegó el gran día! Ahí sentado en el sillón, mi hermanito menor ahogado en su culpa, y en la otra punta de la sala, la mártir de mi hermana, la que siempre se creyó superior a nosotros, pero fue una simple sierva de la vieja.

A la que no conozco es a esa señora tan desalineada, que parece una científica loca. ¿Quién es? ¿Qué hace acá una extraña?

Veremos que sorpresa nos depara desde el más allá “La Soberana”, siempre fue desamorada y vengativa, aunque debo reconocer su extraordinario sentido del humor, eso sí, negro, bien negro como su alma.

 

 


Peter

¡Qué silencio! Desde que murió la Señora las cosas cambiaron mucho en esta casa.

Ya no se escucha música clásica, ni el murmullo de sus amigas mientras tomaban el té, ni los maullidos de sus 33 gatos correteando por toda la casa.Esta es la primera vez que sirvo el té en la sala, desde que ella partió.

¡Qué caras! La señorita está muy triste, pero los otros dos atorrantes estaban esperando este día desde hace mucho tiempo.

Si el Señor viviera… todo hubiese sido distinto.

Esos dos vagos la terminaron matando, últimamente ni venían a verla, solo aparecían para pedir dinero.

Otro sátrapa es este abogadito mediocre, que le traía más problemas, que soluciones.

La Señora siempre fue muy correcta, aunque un tanto fría y distante. Que descanse en paz.

 

 


Dr. Harrison

 
Mi obligación como abogado es leer el testamento, pero mi deseo más profundo es que otra persona lo pudiese hacer.

¡Me van a linchar!

Como les explico que yo no tuve nada que ver con esta decisión, que hasta salí perjudicado al igual que ellos, con la diferencia que yo no soy de la familia.

Estoy plenamente convencido que cuando lea… “Por todo lo expuesto anteriormente, dejó en su totalidad mis bienes materiales, como así también títulos y acciones de mis empresas, a mis queridos e incondicionales gatos.

Ellos sí supieron darme un amor desinteresado, puro y genuino.

La administración de toda mi herencia estará a cargo del Centro de Investigación Felina de New Jordan, quien brindará la asistencia veterinaria, alimenticia y de reproducción de mis 33 gatos y a toda su descendencia.

Dejo asentado también, que los fondos podrán ser utilizados para investigación veterinaria…” 

¡Dios mío, ayúdame!

 


Ms. Diana

 
¡Qué incomodidad, pero que agradecida estoy a la difunta! Una mujer de bien, que no dejó abandonados ni desamparados a sus gatitos. ¡Qué ejemplo!

Eso sí, los hijos se quieren morir, pero no justamente para estar cerca de ella.

Dejar toda su fortuna a nuestra institución... ¡Qué orgullo y qué compromiso! 

Aunque pensándolo bien, algunos fondos se podrían desviar anualmente para unas vacaciones lujosas, en algún lugar excéntrico, con la excusa de investigaciones científicas pro felinas.

Será cuestión de asesorarme bien con este abogadito e invitarlo a disfrutar de unas merecidas vacaciones, después de todo no habrá sido fácil lidiar con “la loca de los gatos”.


 

Copyright©Stella DiMare. Junio, 2015
Todos los derechos reservados