Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo I. Variaciones

Consigna uno Escribir dos nuevas variaciones para agregar a las que fueron transcriptas en el inicio de este módulo, respetando el argumento mínimo de alguno de esos textos. Extensión máxima de cada variación: media carilla.

 

 

TEXTO ORIGINAL, MÓDULO I:


DESDE EL CAFÉ


El tipo entró en el bar dispuesto a tomar un café mientras leía el diario. Se sentó a una mesa aledaña a la de una mujer que ya había vaciado su tacita, aparentemente aburrida o a la espera del hombre que llegó más tarde y pidió un cortado antes de sentarse con ella. A veces hablaban entre sí o era él el que hablaba mientras movía las 2 manos. La cosa es que las voces de ambos o de uno de ellos llegaban hasta su mesa con la formade sonidos equívocos o palabras corruptas, deformadas, mezcladas con los ruidos de la vajilla, el silbido de la máquina de café expreso, los murmullos de la gente haciendo su pedido a los mozos.

Entretanto, el tipo había ido leyendo los titulares del diario y parte de algunas notas; entre una y otra página levantaba la vista y siempre hallaba la silueta de la pareja. Desde donde estaba sentado, el tipo no podía ver la cara de la mujer que parecía de unos 30 años. Llevaba un vestido floreado y zapatos rojos. Un rato después le oyó claramente decir que sí y la vio salir del bar apurada. Cuando él mismo salió del bar, la volvió a ver, esta vez semioculta tras la gente que esperaba el colectivo. Entonces vio salir al hombre que la había acompañado con la vista puesta en la vereda, como buscando un rastro que lo llevara hasta ella en las baldosas húmedas.

 

 

Variación 1 


LA BAILARINA


La vi pasar tantas veces y me seguía llamando la atención su porte elegante, un rodete en su  cabellera oscura y unos tacos rojos en composé con su vestido floreado, celosa de su elegancia, pude mirar de reojo y darme cuenta que  llamaba la atención de  varias personas alrededor, un hombre de unos 50 años la ¨piropeó¨ por lo bajo, alguien en un colectivo miraba, detrás del vidrio empañado de un húmedo Buenos Aires y de repente, un joven dejo caer un diario de sus manos embelezado por su andar, no era algo de este mundo su belleza, sin embargo ella naturalmente caminaba  como quien vuela, la seguí unos metros y disimulé mi paso, al ver el encontronazo que tuvo con un hombre, bastante desaliñeado, lo cual resaltaba aún más su belleza.  Èl tenía un gesto sospechoso, tal vez un psicópata o alguna patología similar, ella se preocupó al verlo y  como por arte de algún mal hechizo ya no volaba, los ruidos de la ciudad abrumaban, entraron a un café de Corrientes y Medrano. Ella se pidió una lágrima, él una cerveza.


 


Variación 2  


PERDIDA  


Me gusta caminar por Corrientes como si caminara por Berlín, el otoño es una buena estación. Vestirme de colores y texturas floreadas, contrastar la humedad y llovizna que hace que todo se vea gris. La suciedad y pozos de las veredas hacen que mi experiencia sea una aventura y me animo a correr, chocarme con la gente, reconocer caras, iniciar conversaciones casuales y perderme, muchas veces me siento sola incluso si quedé en encontrarme con alguien, entro a bares, marco aleatoriamente el teléfono de algún amigo y puedo hablar sin sentido, afirmar negativas y negar afirmaciones, escucho a los mozos como si tuvieran verdades absolutas. Alguien  chista, me doy vuelta, pero no es a mí, entonces para no perder la costumbre de sentirme extranjera hablo con desconocidos, me tomo algún colectivo sin rumbo o simplemente miro las baldosas y cuento mis pasos.

 

 

Copyright©Mariela. Junio, 2015

Todos los derechos reservados