Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo V. Oralidad y escritura
Consigna once alfa Escribir un relato a partir de lo que sugieran los siguientes fragmentos de “Él”, que se transcriben a continuación. Para desarrollar esta consigna, estructurar la historia desde la perspectiva narrativa del niño discapacitado que le da nombre al texto de Katherine Anne Porter. Es necesario tener en cuenta la condición mental del narrador protagonista y sus posibilidades de percibir la realidad y/o los seres que lo rodean, como así también su capacidad de sentir. El lenguaje debe ser adecuado a la condición del personaje. (Extensión máxima: dos carillas).


EL SIN NOMBRE

Está oscuro, tengo miedo, tengo frío. La mami me sacó la cobija, dice que no duermo porque estoy acalorado, no sé qué es eso, pero tengo mucho frío y mucho miedo.
Las nenas Adna y Emily me ven raro, no me gusta, no me dejan dormir sus ojos, se lo dije a la mami y las retó, ella sí que me ama.
Estoy mojado, me parece que me hice pis en la cama, ¿será porque olvidé levantarme? Nunca me acuerdo que tengo que hacer, además si la mamá chancha viene a buscarme y me hace lo mismo que la mami le hizo a su chanchito bebé, voy a estar mojado pero de sangre. Tengo más miedo.
[…]
El sol me molesta en la cara cuando quiero subir al árbol, por eso la mami quiere que baje y está seria, enojada con el sol, ella me cuida. Pero la vieja de la casa rosa también me quiere, siempre grita con la mami cuando subo al árbol, me cuidan del sol y yo me sonrío porque estoy feliz, porque me aman.
[…]
No puedo moverme y a veces me olvido como hablar, como pensar. Siento que duele, pero no sé qué. Lloro cuando no está la mami.
Papá y el señor que me da remedios feos me miran, no me hablan y las nenas ya no están más, estoy solo.
Una mujer me toca las piernas, dice que están muy hinchadas, pero no hace nada para que no me duelan. Es parecida a una señora que conozco, pero no sé quién es, ¿será la mami?
¡Aaaahhh! ¡Me duele, me quema! ¡Nadie escucha, ayuda por favor!
[…]
No sé mi nombre, ¿alguna vez tuve nombre? Siempre fui “Él”, a la mami no se le ocurrió un nombre mejor. ¡Pobre, no tenía tiempo para pensar!
Esta todo oscuro, pero tengo los ojos abiertos y es de día porque el gallo canta, siempre canta a la mañana. A veces se me apagan los ojos.
Me siento triste, casi ni suben a estar conmigo. ¡Quiero agua!
[…]
¿Dónde me llevan?, ¿porqué llora la mami?, lloro yo también, ¿qué pasa?
¡Qué dolor! ¡Bastaaa! ¡No quiero irme!
¿Mami, no me escuchas?, no me salen las palabras de la boca, ¿qué está pasando?
Quiero correr, subirme a los árboles, no me voy a portal mal, que las nenas me miren raro, no voy decir nada, que vuelvan a casa.
[…]
Ya no sé cuanto hace que no viene la mami a verme, ni sé qué lugar es este, hay una gorda que me picha la cola siempre. Ella habla y habla pero yo no puedo responderle, mi lengua esta quieta, a veces ni la escucho, mis oídos andan mal.
Ahora tengo frío, pero ya no duele, estoy cansado, estaré soñando…vuelvo a casa.


Copyright©Stella DiMare. Mayo, 2015
Todos los derechos reservados