Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo La literatura y los géneros discursivos de uso cotidiano

Consigna nueve Escribir una receta, un reglamento o unas instrucciones con uno de los siguientes objetivos: “conseguir amigos influyentes”, “sobrevivir en la Argentina actual”, “ser una chica ‘fashion’", "no morir a la hora señalada", "volver a un estado amniótico". Se puede elegir también un objetivo no mencionado aquí.


INSTRUCCIONES PARA SER FELIZ

Como es de público conocimiento, para ser feliz en estos tiempos, es primordial mostrar qué hacemos minuto a minuto; para ello es necesario, primeramente, tener una red social activa en la cual se intentará sumar seguidores por todos los medios, lícitos y no tanto. Cuantas más personas nos sigan, mayores serán las posibilidades de que “nos vean”. Para ello deberemos estar pendientes de tomar fotos de excelente calidad de cada instante de nuestras vidas; éstas serán guardadas en el celular, en una carpeta identificada con una denominación clara y precisa, que nos permita encontrar lo que necesitamos, en el momento adecuado. Por ejemplo: “salidas nocturnas”.

Ahí archivaremos todas aquellas fotos tomadas desde el momento en que estamos eligiendo el vestuario, oportunidad perfecta para mostrar nuestro cuarto, la colección de remeras desparramadas sobre la cama, pantalones, zapatos, accesorios.

Por supuesto, también existe la posibilidad de grabar un video en vivo, en el cual caminaremos, de un lado a otro del cuarto, pidiendo ayuda a nuestros seguidores para decidir el atuendo adecuado para la ocasión que previamente, les habremos de contar con lujo de detalles. Luego nos encerraremos en el baño y frente al espejo comenzaremos a filmar el paso a paso del maquillaje en distintas velocidades ya que esto lo hace mucho más divertido, incluso hasta podremos sumar estrellitas o luces de colores a nuestro film. Nunca olvidaremos mantener una postura erguida, un tanto quebrada la cintura, empujando hacia atrás la cadera y el pecho siempre en alto; la mirada será seductora y la boca sensual, abierta apenas o bien juntando los labios para que parezcan más voluminosos. Al salir haremos las fotos infaltables frente a los espejos del ascensor, siempre con un halo de felicidad completa.

Tendremos muy en cuenta la premisa de rodearnos siempre de gente divertida y bonita, la cual compartirá nuestra alegría y posará gustosa para cada foto mientras sueña con ser posteada al día siguiente en nuestro canal de comunicación y que miles de personas puedan verlas.

Es premisa número uno exhibir una imagen de disfrute, felicidad, satisfacción y goce. La tristeza y la derrota no están dentro de nuestra vida ni de nuestro léxico; no están permitidos días malos, y si estos aparecen, buscaremos en los archivos imágenes de otras oportunidades y sacaremos el día adelante.

Nadie dijo que ser una “chica fashion” fuera fácil.

 


Consigna diez Imaginar la siguiente situación: dos mujeres intercambian chismes en una peluquería de barrio, mientras se hacen peinar/cortar y/o teñir el pelo. La charla de las dos se mezcla con la enumeración de las acciones del peluquero, llevada a cabo por un narrador objetivo (que se limita a referir acciones del modo más neutro posible).

Utilizando esta idea, escribir un relato en el cual se parodie el lenguaje de las mujeres.


TARDE DE SÁBADO

La mujer atravesó la puerta; el peluquero la saludó y de inmediato dirigió su mirada a las raíces crecidas, era una mezcla horrible, de canas y cabello oscuro. No escuchó lo que la clienta le decía, prefirió aislarse de comentarios superfluos. Con una sonrisa y palabras halagadoras, la dirigió hasta el sillón de la izquierda, donde la dejó esperando que le coloquen la bata y la capa para comenzar a trabajar.  A la derecha, había otra mujer que esperaba el tiempo de exposición de la tintura.

Qué suerte que ahora se puede pedir  turno, por eso vine. Si era como antes, que había que esperar horas para que te atiendan, no venía. No confíes mucho en eso del turno, ya sabés cómo es Silvio…, aunque te dé turno, con lo que charla, se retrasa siempre. A mí me gusta atenderme con él porque siempre te propone algo nuevo y la verdad que estoy necesitando un cambio. Yo también. Quiero verme más joven, esta cuarentena me tiene harta, por lo menos con un cambio en el pelo me voy a sentir mejor, viste como es… una se ve bien el pelo y ya te cambia todo. ¡Sií!, es verdad, me pasa lo mismo; el otro día vi en la tele que se usan las puntas del pelo más claras creo que se llama algo así como baralay… Silvio, que ya tenía las tijeras en la mano, pensó en un balayage, imposible en ese pelo, y menos con el estado de esas puntas, estaban secas, sin vida, merecían el tijeretazo que les iba a dar. No sé por qué usan palabras en francés… así estamos en Argentina, ni el idioma se respeta, ¡hablemos como corresponde!, después una no sabe cómo se pronuncia y pasa vergüenza y ni que hablar con estos que pretenden que pongamos la e en todo, yo no estoy de acuerdo. Yo tampoco, me parece una aberración, que inclusión ni inclusión… Cortó con precisión, la tijera inclinada a cuarenta y cinco grados y a milímetros de ambos dedos que le servían de guía. Era lo que más le gustaba hacer, cortar el cabello arruinado, seco, florecido. Ojo, vos, eh siempre se te va la mano con el corte, mirá que lo quiero larguito para hacerme eso nuevo que vi en la tele; lo que tiene Pampita, le queda re lindo.

Y bueno… es Pampita… ¡no vas a comparar!, si no lo tiene lindo ella que no hace nada, está sólo para eso, para cuidarse. La peinan, la maquillan, le hacen la comida y viste que ni a los chicos crían esas, tienen niñeras. Jajaja sí, las que después le filtran los audios o las denuncian por malos tratos al personal doméstico. Pero bueno, ella… pobre, perdió una nena, viste que cada tanto habla de eso en la tele. Para mí es puro marketing lo que hace… ¿del chileno no se supo más nada? ¡Ese es un putañero!, dicen que ya en Chile tenía fama de andar con una y con otra.

Terminó el corte y lo revisó prolijamente para que no quedaran puntas desparejas. Le quitó la capa con una sonrisa y le dio las instrucciones a una ayudante para que barriera el cabello que estaba en el suelo; pensó, también barré las lonjas de cuero destazado, pero no lo dijo.

 


Consigna once Elaborar un relato que se construya a partir de una sucesión de telegramas y/o mensajes de correo electrónico, anotaciones de agenda, avisos fúnebres, recetas médicas, mensajes de texto (SMS), etc., y que tenga como elemento en común la figura de un personaje que será su emisor o destinatario.

Tomar como modelo Los años 90 de Daniel Link o Boquitas pintadas de Manuel Puig. Extensión máxima: 1 carilla.


UNA OBRA DE BIEN

Buenas tardes, Hermana Lorencina:

Le escribo por lo que hablamos el otro día por teléfono, usted me conoce desde hace tantos años que sabe muy bien que no voy a contarle esto a nadie; ya hablé con mi esposo y está totalmente de acuerdo, así que quedamos a la espera de novedades.

Me imagino que usted estará muy ocupada pero le pido que entienda mi ansiedad y mi necesidad de saber cuánto tiempo le llevará conseguirlo, tanto mi marido como yo creemos que viniendo de una persona tan buena y tan cercana a Dios como lo es usted, y todas las Hermanitas del Convento, todo saldrá bien y rápidamente.

Quién me iba a decir, que después de tanto buscar, de tanta desilusión, de tanta esperanza trunca, me iba a cruzar con alguien que me diera su número de teléfono y me contara que ahora está al frente de ese lugar. Bueno, no quiero entretenerla más, quedo a la espera de noticias.

Un beso grande. Alicia.


Querida Hermana Lorencina:

Hace una semana, el viernes pasado, le escribí un mail para ponerla al tanto de la situación aquí en mi casa, mi marido está de acuerdo, le decía. Nadie más de mi familia sabe nada, ni lo sabrá jamás. Yo no sé si usted lo habrá leído, pero me animé a volver a escribirle porque necesito respuestas, necesito saber si usted ya está en la búsqueda. Cuando tengamos que ir para allá, avíseme con tiempo, no se olvide que estamos a mil y pico de kilómetros de distancia. Me tiento con llamarla nuevamente por teléfono, aunque no quiero comprometerla y como usted me advirtió que mejor nos comunicáramos por mail, así lo hice, pero me mata la espera. Todas las noches sueño con cómo será el momento de la entrega, qué color de ojitos tendrá, y su cabello…

Bueno, Hermana, la dejo seguir con sus cosas, téngame al tanto.

Un beso grande de Alicia y Pablo.


—Hola Lucía, buenas tardes. No me gusta hablar con el contestador, pero… quería decirte que te quedes tranquila, que leí tus mails y estoy ocupándome, estas cosas llevan tiempo, ya va a aparecer alguien, vos quedate tranquila y rezá, rezá mucho; pedile a Dios que Él te va a escuchar. En cuanto tenga novedades vuelvo a comunicarme, y por favor no me llames.


Querida Hermana Lorencina:

Le escribo nuevamente para recordarle que Pablo y yo somos rubios, en lo posible trate de conseguir que sea parecido, si es muy morochito se va a notar y no vamos a poder ocultar lo que hicimos. Pablo tiene ojos claros pero yo no, así que por eso no habría problema. Escuchamos su mensaje en el contestador, quédese tranquila que no la voy a llamar. Otra cosita, estuvimos pensando que si es varón mejor. Pablo está tan ilusionado, y como a mí me da lo mismo quisiera darle el gusto. Ya está pensando en la camiseta de Boca que le va a comprar.

Bueno, Hermana, no quiero molestarla más, la dejo y le mando un beso enorme.

Ojalá Dios escuche mis plegarias.

 


Copyright©Mónica Faraldi

Enero, 2021.  Todos los derechos reservados por su autora


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autora.