Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo VIII. El personaje
Consigna P 8 Una vez concluido (se hace referencia al trabajo P 7) contar la misma historia en primera persona (Penélope), monólogo interior.

“Pasaron 20 años, he vuelto a mi tierra, he vencido a los indignos pretendientes mostrando mi valor y astucia aún pasado el tiempo, y nadie cree mis desventuras. Me miran con sorna cuando intento hablar de la batalla con el cíclope que despertó la ira de Poseidón o cuando relato mi tiempo encerrado bajo el poder maléfico de la ninfa Calipso. Piensan que alucino cuando intento contar como la diosa Atenea se compadeció de mí, el sufridor, y con su gracia y presencia conspiró mi salida de la isla Ogigia y con sus palabras permitió que la joven hija del rey de los Feasios me acogiera.

¿Por qué dudan de mi cordura? ¿Por qué creen que deliro? ¿Por qué la prudente Penélope, pese a todo, duda de mis relatos? ¿Por qué me dispensa un trato casi ofensivo al recomendar mi descanso para sofocar mi delirio? ¿Por qué Milena se burla de este héroe viejo pidiendo que le cuente las desdichas que me infringieron las hechizadas sirenas, si no cree siquiera que he cegado al hijo de Poseidón?  ¿Qué no he padecido suficiente con el solo anhelo de regresar a mi patria?.”

 

 

Monólogo desde el punto de vista de Penélope

 

He esperado 20 años padeciendo a los indignos pretendientes, viviendo prisionera en mi propia casa, sirviéndoles nuestra hacienda, dilatando sus reclamos. Siempre anhelando el regreso de mi señor y llorando su ausencia. Y ahora está aquí. ¿Ahora está aquí? Junto con nuestro hijo ha vencido a los pretendientes y vengado su abuso, robo y traición. Pero mi amado señor pareciera todavía estar viajando por los mares dominados por el gran Poseidón.  Habla de sirenas embaucadoras que distrajeron su camino, de compañeros muertos por designios vengativos de los dioses, de prisiones en islas hechizadas, de embrujos de diosas despechadas por su rechazo. ¿Acaso Calipso, diosa poderosa, va anhelar a un mortal guerrero? ¿Acaso la noble hija del señor de los Feasios, va a arriesgar a su gente por un extranjero? Es sabido que las costas de aquel país están ocultas de la vista de navegantes y viajeros. ¿Qué le ha pasado a mi señor en estos años? En mis sueños me ha hablado la noble Atenea. Ella lo ha protegido y ayudado para hacer realidad su regreso. Pero su mente está extraviada o quizás sea que añora los tiempos de aventuras, desventuras y batallas.  La pobre Milena quiere darle consuelo. El no ve el amor que ella le dispensa a mis espaldas, ni su intensión inocente de hacerle buena compañía. Mi señor no hubiera actuado de este modo de haber estado en sus cabales. ¿Será entonces que es cierto, que tanto padecimiento, hechizos, brujerías y castigos han turbado su mente y nublado su corazón?

 


Copyright©Fabiana Sereno. Mayo, 2015

Todos los derechos reservados