Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo I Variaciones

Consigna uno Escribir dos nuevas variaciones para agregar a las que fueron transcriptas en el inicio de este módulo, respetando el argumento mínimo de alguno de esos textos. Extensión máxima de cada variación: media carilla.


Variación 1. 

SUPOSICIÓN

En el bar de Talcahuano y Corrientes es común ver parejas tomando café. Algunas se sientan frente a frente y se miran a los ojos, otras apenas si se dirigen la palabra.

La mujer de vestido floreado e insinuantes tacos rojos llegó primero, sin titubear se ubicó junto a la ventana; a los pocos minutos llegó el tipo con el diario bajo el brazo y se sentó nerviosamente delante de ella.  Él comenzó a hablar sólo después de que el  mozo les llevara el café a la mesa, bajito, sin gesticular, como si le estuviera indicando a la mujer un recorrido o tal vez los pasos a seguir antes de un atraco. Con su índice marcaba puntos en un papel. Ella en ningún momento levantó la mirada que mantenía clavada en el dedo del tipo del diario.

 Él algo le dijo, y ahí la escuché. Respondió sí.

 El ruido del ambiente, las tazas, el vapor de la máquina de café, los mozos corriendo de un lado a otro me impidieron escuchar de qué se trataba, pero estoy seguro de que no era algo bueno. Tal vez porque ella se levantó asustada y salió casi huyendo, fue que decidí seguirla, sigilosamente, hasta la vereda donde la perdí. Creo que subió al 39, pero no podría asegurarlo.

 La calle era un gentío y, como era verano, abundaban las flores en los vestidos y en las baldosa iban y venían zapatos rojos que finalmente lograron despistarme.

 


Variación 2.

EL FINAL

 -¿Es ella?

-No sé.

-Pero… ¿la viste entrar?, la del vestido floreado.

-Sí, sí, ya entró. Se sentó en una mesa alejada, casi escondida.

-¿Y el tipo? ¿Está con ella?

-No, está sola. Pará, pará… ahí entró. Trae un diario en la mano, tiene el pelo negro, muy corto, parece cana.

-Sí, es ese. Alto, de cara angulosa, con las cejas juntas.

-Estoy en la barra, no veo tanto detalle.

-Son ellos, no les quites la vista de encima.

-Tengo que disimular, se van a avivar.

-Qué hacen, decime qué hacen.

-No hacen nada, hablan.

-¿De qué?

-No sé, te digo que estoy lejos. Parece que discuten… pero no, no, ahora él le agarra la mano y se la acaricia.

-¿Y ella? ¿Qué hace? Decime… por favor decime.

-Ella mueve la cabeza y asiente. Me parece que está llorando. Ahora el mozo les está sirviendo el café. Ella le suelta la mano y se seca las lágrimas, disimula.

 -¿Ella tiene puestos los zapatos rojos?

-Sí.

-Me va a dejar.

-¿Cómo podés saberlo?

-Porque el rojo es el color de la traición.

 


Copyright©Malena Flores

Julio, 2019. Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.