Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo II Relatos del yo: ficción, realidad y cajas chinas

Consigna quince Seleccionar una de estas alternativas, alfa, o gama, y una vez escrita agregarle el punto “delta”. Extensión máxima : 2 carillas.

Consigna quince alfa: siguiendo el modelo de los textos anteriormente citados, o inventando uno  propio, elaborar un diario intimo fragmentario donde se reescriba en primera persona la historia contenida en alguna crónica periodística, la que se pueda desprender de algún aviso clasificado, o alguna anécdota personal. 

Otra vuelta de tuerca para la consigna elegida

Consigan quince delta: cualquiera haya sido la opción elegida, agregar al texto una nota a pie de página firmada por el editor, o un prólogo, o un relato, que le sirva de marco como el inicio de “Loco” y justifique su publicación.


Diario de  Viaje: Una experiencia en el  Sur

Vacaciones. Destino: San Martín de los Andes, Patagonia Argentina, un sueño hecho realidad.

Día 1:

Emociones a flor de piel, ansiedad, pero como mi padre siempre dijo: un viaje empieza en cuanto te ajustas el cinturón. El auto espera en la puerta, mate listo, bolsos cargados, allá vamos. Salimos al amanecer, la ruta tranquila, no hay ni una sola nube, la charla es amena, nos esperan unas quince horas de recorrido.


Día 2:

A medida que nos acercamos a destino, mis ojos,  no paran de deleitarse ante tan majestuoso paisaje, la cordillera me recibe, me acompaña y me brinda una inolvidable bienvenida. El aire es diferente, todo me invita a recorrer, pero bueno,  primero al hotel a  registrarse, y pasear un poco por San Martín.


Día 3:

Ya repuesta del viaje, es tarde ahora, porque se evaporó el tiempo,  pero no por ello voy a dejar de contar lo que hice hoy. Temprano nos levantamos y desayunamos un rico café, cargamos el mate y comenzó el recorrido: la ruta de los Siete Lagos. Uno más lindo que el otro, si creía que el primero me dejaba sin aliento, los que siguieron no se quedaron atrás. Tomé algunas fotos, pocas, porque todo quedó en mi retina.  Nota aparte:  amo el frío, estuve con campera y gorro de lana, ¡y estamos en enero!


Día 6:

Bueno, me entretuve bastante, se me fueron los días,  entre Villa La Angostura, que me gustó a medias debo decir, no sé si justo lo que recorrimos no me dejo digamos fascinada, había mucha gente y la verdad es que me volví un tanto reacia al tumulto, y   un par de pueblos recorridos en el camino, nos preparamos para ir a Bariloche mañana,  que no conozco, pero espero me sorprenda (¡y que haya mucho chocolate!).


Día 7:

Creo que nunca comí tanto chocolate, me voy a teñir de negro, o voy tener que ir encargando un hígado nuevo, ¡qué rico!, visité tres fábricas y en cada una hice una degustación, y claro,  me llevé un recuerdito de cada una, no sé si van a llegar a mi casa, pobre mi madre, le prometí una cajita, pero  eso está por verse. En fin , el paisaje hermoso, no sé si es fácil poder dejarlo plasmado en un papel, sí puedo decir que me paré en la plaza con ojos al sol dando gracias por estar ahí, por ese disfrute, por el mero hecho de vivir.


Día 9:

Vamos llegando al fin del recorrido, ya mañana vamos a tener que acomodar todo para irnos, qué pena que el tiempo pase tan rápido. Pero bueno, no tanta melancolía que hoy visito el Parque Nacional Lanín y voy a la cascada de Chachín, casi al límite con Chile. Mientras vamos en el auto vemos carteles de advertencia con la chaqueta amarilla, un tipo de avispa,  bastante complicado si te pica, hay que volar al hospital, en fin, después sigo…

Son las 22:30, tengo el cuerpo fundido, pero satisfecha por lo que viví, qué hermoso, los árboles infinitos, la cascada digna de ver, todo lo tengo guardado en mi disco rígido, en mi memoria interna, valió la pena el esfuerzo, el viaje, todo, todo, sin desperdicio.


Día 10:

Y un día había que volver, las vacaciones no son eternas, mucha suerte tiene aquel que puede repetir, no es mi caso, pero bueno, la rutina me espera, pero estoy contenta, relajada, ni ganas de volver, no voy a mentir en eso, pero bien satisfecha, mañana sigo…

 


Consigna quince delta:

Patagonia Argentina, lagos del sur, en el programa “En el camino” de Mario Markic, por la pantalla de Todo Noticias, nos invita a recorrer lugares y secretos. El periodista realiza una exquisita descripción de las sensaciones que le despierta cada tramo recorrido, es por ello que a la hora de elegir un destino uno puede tener una mínima referencia.

A continuación se expone  un extracto del diario de Viaje de Manon Larousse, una soñadora, viajera sin cansancio, dispuesta a ir más allá de la televisión, nos cuenta su travesía por los caminos del Sur y nos deja la puerta abierta para otra de sus aventuras.


Consigna dieciséis

a. Usted es Emilio Renzi y le envía una carta a Bartolomé Marconi en la que critica la actitud que tuvo con respecto a las cartas de la  mujer fea. Renzi como buen intelectual enmarca su comentario en un tema más amplio: la relación vida/literatura .

b. Como en un juego de cajas chinas, incluir esta carta dentro de un relato que explique la necesidad de publicación de la mencionada carta. ( Extensión máxima 3 carillas)


Estimado señor Marconi:

Me he quedado pensando en la charla que tuve anoche con el señor Tardewski acerca de su experiencia con la muchacha poco agraciada, por así decirlo, que le enviaba a Usted, a menudo, cartas. Si bien es comprensible que en un arrebato por llamar su atención, porque entiendo, me dijo el señor Tardewski, que usted le dijo, que era de una fealdad digna de una bruja de cuentos de terror, como los que mi difunta madre me leía para que no estuviera toda la noche pidiendo otro, tal es así,  que a veces cuando los recuerdo, no dejo de imaginarme esa verruga horrible al costado de la nariz ganchuda, que,  en su torpeza por llamar su atención, porque como me dijo Tardewski que usted le  dijo esa noche en el bar, la literatura utilizada era tan fea como ella. Ahora bien, señor Marconi, es posible, pobre e infeliz muchacha, que le dé la oportunidad de convertirse, en ¿una princesa de un cuento?, que de ser un ser abominable, como en el cuento de la Princesa y el sapo pero al revés, le dé Usted, señor Marconi, la oportunidad de sacar el bello ser que debe tener seguro  por dentro, porque según el señor Tardewski, usted le dijo a la muchacha que lo mejor era continuar con su labor, la de bordar manteles en el más absoluto de los anonimatos. Yo pienso,  señor Marconi, que como el señor Tardewski menciona que usted le dijo: ¿Sobre qué puede un escritor construir su obra si no es sobre su propia vida?, bueno teniendo en cuenta que la muchacha no parece ser del todo feliz, yo me pregunto: ¿Es posible que ignorando el aspecto exterior, usted Señor Marconi, sea capaz de ayudarla a exteriorizar ese no sé qué,  que  debería tener para construir algo digno de ser leído y transportado a los mundos ideales y no caer en palabras vacías y sin sentido?

Créame, señor Marconi, que como el señor Tardewski  aquella noche en el Club, me dijo que Usted  le dijo, entre copa y copa, que  la hubiera invitado al menos a cenar, en mínimo agradecimiento por el tiempo empeñado en escribir cada carta, pero que no puede evitar que un escalofrío le recorra la columna cada vez que asocia una carta a su pobre rostro. Yo humildemente le aconsejo que lo piense, porque bien sé que como el señor Tardewski mencionó que usted,  mi estimado Marconi,  y en nombre de tantos años de amistad que nos  unen, casi desde inicios escolares, porque nunca voy a olvidar aquella vez cuando sin mediar palabra le asestó un puñetazo a aquel bribón que quería arrebatarme el dinero de mi merienda, y que de a poco se creó un lazo casi de hermanos, ayude a esta mujer a convertirse en una digna escritora de historias inolvidables. Sería pulir un diamante en bruto ¿ no le parece?

Un saludo afectuoso.

Emilio Renzi

 

 

Copyright©Bárbara Larrusse

Enero, 2019.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.