Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

TIEL Módulo VIII. El personaje
Consigna P 4 A partir de la misma ficha, escriba una historia breve que tenga al personaje como testigo. (Máx. ½ pág).

Un pintor fracasado

Hombre de 1.65 metros de altura, 80 kg. Edad aparente: 60 años. Cabello pelirrojo, lacio y largo. Voz gruesa.
Andar cojo. Espalda encorvada.
Solitario. Amante del arte, pintor de nacimiento, músico amateur.
Extrañamente “su lugar” estaba ocupado. Se sintió desamparado, perdido. Cabizbajo, dudaba entre regresar a su taller o buscar otro sitio. Fue entonces cuando un coro de voces alarmadas forzó su decisión. Giró sobre sí, pero una barrera humana le impedía ver más allá. Avanzó entre la gente tan presuroso como su cojera se le permitió (¿cómo habían llegado tantas personas en tan poco tiempo?, ¿Tan poco tiempo? Ya dudaba sin comprender).

El sol, en la plenitud del amanecer tardío de invierno, le impedía ver con claridad. Los gritos desesperados pidiendo ayuda y auxilio lo turbaron. Entre los huecos que dejaban los curiosos y paramédicos pudo ver la cabellera, larga y rojiza, de un hombre tendido sobre el césped. “¡¡Se desmayó!!”, decían algunos. “¡Vivía borracho!”, especulaban otros. “Qué paradoja, su cabeza golpeó contra su violín gracias al cual vivía…”, decía una señora con bastón, “No, no, fue contra el atril”, mascullaba alguno. “El sobrepeso le debe haber jugado una mala pasada. No es nada, es joven”, decía un atlético muchacho con tono sobrador. Su mente se nublaba, el bullicio lo aturdía. “Pero…, cómo… qué...”, los comentarios se le perdían en el aire. Quería acercarse aún más pero repentinas puntadas, cual golpes calculados, en su pecho se lo impedían. No comprendía. Se sentía liviano. Estaba ahí. Inmóvil. Invisible. Testigo preferencial en primera fila  El niño, que en medio de la multitud balbuceaba entre lloriqueos “no pisen los cuadros”, parecía ser el único que lo veía. Se acercó, tomó su mano, y le dijo: ”Sí. Comprendiste bien. Vamos. Llegó nuestro tiempo”.

 

Copyright©Fabiana Sereno. Mayo, 2015

Todos los derechos reservados