Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) MODULO II. Historias de familia
Consigna uno
-Elegir a alguna persona conocida (no necesariamente familiar) que les resulte interesante o que tenga características destacables.
- Detenerse a pensar en ella y escribir, en columna, una lista de atributos de esa persona. Incluya atributos físicos.
-Al lado de cada atributo escribir una o varias oraciones en las que ese atributo se exprese mediante una acción. Tener en cuenta que incluso los atributos físicos pueden expresarse a través de acciones. (Ejemplo: gordo: le cuesta encontrar ropa a su medida y ha desarrollado un poder especial para detectar los carteles o publicidades que anunciaban talles grandes).
- Usar lo que escribieron para armar un retrato de la persona elegida en la que sus atributos están expresados a través de acciones.
(Extensión máxima: 1 carilla.)


- TEMPERAMENTAL
Es muy sencillo interpretar sus estados de ánimo y habitualmente salta de uno a otro mostrando a través de sus reacciones como se siente.
- TERMINANTE
Cuando decía que no era no, y no había forma de convencerla de lo contrario.
LIMPIA
Cada vez que la veía parecía que recién se hubiera bañado: dejaba una estela de aroma a jabón cuando pasaba y su pelo siempre parecía recién salido de la peluquería.
- HUMILDE
El estilo de vida que llevaba, nunca reflejó el gran poder adquisitivo que tenía.
El tipo de vida que llevaba nunca fue proporcional al abultado sueldo que le es depositado mes a mes en su cuenta bancaria.
- ALTA
Desde pequeña superó siempre la altura promedio de las mujeres de su edad. Se acercaba más bien a la de los hombres.
Ya en el primario la habían apodado jirafa, y tardó varios años en desprenderse de ese apodo.
- DE CONTEXTURA GRANDE
No, gorda no era….pero sus huesos siempre fueron grandes.
- VOZ GRAVE/DE FUMADORA
Detestaba el cigarrillo, sin embargo uno la escucha hablar y su voz pareciera estar impregnada de años de haber fumado.
- GRITONA
Cada vez que habla parece que no tuviera control sobre el tono en que lo hace. Su vos opaca todas las demás. Es tan fuerte su tono que indefectiblemente cuando ella está presente es la única que se oye.
- DESUBICADA
Sus comentarios pocas veces eran acertados.
- SIN HIJOS
Quizá siempre supo que la maternidad no era para ella.
Desde joven su trabajo importó mucho más que cualquier otra cosa, incluso aplacó su deseo de ser madre.
- CERRADA
Nunca permitió que la opinión de otros desplazara la suya, incluso en aquellas oportunidades en las que sabía que estaba equivocada.
- NO ESCUCHA
La opinión de otros no tiene espacio en ella, nunca.
- NECIA
Incluso cuando sabe que está errada, insiste sobre lo mismo, su postura sobre algo es inamovible.
- IRRESPETUOSA
Parecía no haber aprendido jamás que los vínculos se sostienen, principalmente a través de la consideración, del respeto por el otro.
- INSEGURA
Años de terapia no lograron resolver del todo sus problemas de autoestima y seguridad.
- ELEGANTE
Es minuciosa a la hora de elegir el atuendo a la mañana cuando despierta.
Su forma de vestir, si bien no es ostentosa, refleja que está minuciosamente premeditada.
Combina perfectamente en su vestimenta colores y texturas, nada desentona nunca.
Sus zapatos haciendo juego con el color de su cartera y ésta a su vez combinando perfectamente con el tono de su abrigo.
- FAMILIERA
El tiempo que compartía con su familia era una de las cosas que más atesoraba.
Su familia era la única que en su opinión merecía que le dedicara su tiempo.
- TRABAJADORA
Vive para trabajar. Pasa la mayor cantidad de horas al día posibles en su oficina. Llega tempano, antes que cualquiera y es la última en abandonar el recinto.


Quizá siempre supo que la maternidad no era para ella.
Desde joven su trabajo importó mucho más que cualquier otra cosa. Incluso acalló su deseo de ser madre. Vive para trabajar desde que tiene memoria. Pasa la mayor cantidad de horas al día en su oficina. Llega tempano, antes que cualquiera y es la última en abandonar el recinto.
Probablemente por ello llegó con el tiempo a ocupar el alto cargo que ocupa. Sin embargo el estilo de vida que lleva nunca reflejó el gran poder adquisitivo que tenía, nunca fue proporcional al abultado sueldo que le es depositado mes a mes en su cuenta bancaria.
Y su familia, lo único que según ella merece un poco de su tiempo, quizá porque ese pequeño núcleo fue el único que jamás llego a decepcionarla del todo.
Si me preguntan a mí, creo que en gran parte es por su forma de ser, parece no haber aprendido jamás que los vínculos se sostienen, principalmente a través de la consideración, del respeto por el otro. Y a esto se le suman cuestiones de esas que los seres humanos llevamos muy aferrados en nuestro más profundo inconsciente. Años de terapia no lograron resolver sus problemas de autoestima y seguridad.
Sobre estos pilares fue construyendo quien es hoy, una persona que jamás permitió que la opinión de otros desplazara la suya, incluso en aquellas oportunidades en las que sabía que estaba equivocada.
La opinión de otros no tiene espacio en ella, nunca. Incluso cuando sabe que está errada, insiste sobre lo mismo, su postura sobre algo es inamovible. Porque no concibe la existencia de otro que interfiera en ella, de ninguna forma.
El único punto donde descubrí que le da un pequeñísimo espacio a la opinión ajena es en lo que respecta a su apariencia: es meticulosa a la hora de elegir el atuendo por  mañana cuando despierta. Su forma de vestir, si bien no es ostentosa, refleja que está minuciosamente premeditada. Combina perfectamente en su vestimenta colores y texturas, nada desentona nunca. Sus zapatos haciendo juego con el color de su cartera y ésta a su vez combinando perfectamente con el tono de su abrigo. Deja una estela de aroma, mezcla de jabón y perfume importado, cuando camina por algún pasillo y su pelo siempre parece recién salido de la peluquería.
Simplemente porque el elogio de otro alimenta un poco su ego maltratado. Arrastra esto desde la infancia: fue blanco de bromas adolescentes que vulneraron su integridad: no, gorda no era….pero sus huesos siempre fueron grandes y su altura se acercaba más bien a la de los hombres que al promedio femenino.
Su nombre no importa, probablemente si alguna vez llegaron a conocerla, sepan perfectamente de quien les hablo.

Copyright©Alexa. Mayo, 2015

Todos los derechos reservados