Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo I Variaciones

Consigna uno: Escribir dos nuevas variaciones para agregar a las que fueron transcriptas en el inicio de este módulo, respetando el argumento mínimo de alguno de esos textos.

 


Variación 1

Llegué ansiosa y me senté en torno a una mesa de aquel viejo café. Hacía mucho calor, por esto había optado por un atuendo colorido, con flores, y unos zapatos cuyo rojo granate combinaba con él. Una fusión de sensaciones de diversas tonalidades me acechaba, trataba yo de combatirla con aquellas viejas actitudes que siempre me sugería mi analista, y cuando me debatía entre permanecer en ese lugar, y en ese estado, o huir sin más, captó mi mirada otra mirada, la de un sujeto bastante extraño, a quien detesté sin conocer, por el simple hecho de su presencia, de sentirme objeto de sus más raras cavilaciones respecto de mi persona. Y yo ahí, en ese contexto tan distante del mío, tan opaco, tan frío en contraste con aquella calurosa jornada, a la espera de alguien también distante, ajeno, misterioso, ya casi ausente; y cuando empezaba a aceptar su ausencia, él llegó, inesperadamente estaba de pie junto a mi mesa, dubitativo, tímido quizás, y yo retribuyéndole, y por duplicado, ese desconcierto, más un recelo que en cierto modo me paralizaba; hasta que movió una silla y se ubicó a mi lado, balbuceó unas pocas palabras, trémulas, confusas, no las entendí, como tampoco entendí  nada de lo que pasaría en los instantes que le sucedieron a los primeros. Ruidos, interferencias, un sonido musical un poco fuerte, los gritos del canillita y su vano intento por apabullarnos con nuevos titulares de viejos incidentes ya repetidos en todos los medios de ese día que ya amenazaba con despedirse, todo hizo que mis dudas se disiparan y, con la misma convicción con que días antes había decidido asistir a ese encuentro prácticamente insólito, en ese segundo decidí que ninguna razón podía jamás conectarme con ese hombre; caminé apresurada unos pasos, y cuando me di vuelta para corroborar lo certero de mi determinación, solo a ese sujeto a quien en tres segundos había juzgado muy mal por haberme escrutado con su atentísima mirada desde mi ingreso al bar, y no a aquel viejo ladrón de mis sueños juveniles, pude vislumbrar con un dejo de preocupación.

 

 

Variación 2

EN UN VIEJO CAFÉ DE LA CIUDAD

Extraño incidente que involucra a dos hombres y una mujer

Cuando ya anochecía en la calurosa jornada de ayer, la policía se hizo presente en un tradicional café del radio céntrico local, ante el llamado del dueño, debido a que una mujer había salido corriendo del lugar, desconcertada, luego de haber mantenido una breve conversación con un extraño sujeto, de quien suponían los testigos del hecho que la habría amenazado.

El supuesto obedecía a observaciones que durante un determinado lapso de tiempo había estado realizando un hombre desde una mesa vecina y había evaluado la situación como “delicada” e insistía en que había que cuidar a la protagonista del episodio; abruptamente salió este individuo del café e inició una alocada persecución, en la que también involucró al mozo que, en un intento por colaborar, tropezó y arrojó la bandeja al piso y como consecuencia debió escuchar no menos de un comentario desagradable por parte de unas señoras que, ajenas al incidente, disfrutaban de una apacible merienda.

Un episodio confuso, sin duda, ya que el hombre con quien la señora se había relacionado continuaba atónito mirando hacia el piso, sin poder siquiera responder a funcionarios policiales que trataban de indagar respecto de lo sucedido.

 

 


Consigna dos beta: Escribir un texto breve a partir de una frase críptica (una fórmula mágica, oracular o mística; un hechizo; un trabalenguas, una adivinanza o acertijo; un nombre secreto; una orden encubierta; una fórmula científica arrancada de su contexto para hacerla circular en otro; una fórmula que selle un pacto; un réquiem; una frase inscripta en una cripta o tumba; un canto popular infantil que haya perdido su significación inmediata; un palíndromo (frase que puede ser leída de derecha a izquierda o de izquierda a derecha y mantiene los mismos sonidos, por ej.: “¿Sanatas a satanás?”).

La frase elegida puede estar en cualquier parte del relato: intitularlo, cerrarlo, incluso puede no estar, puede ser parafraseada o tomada para estructurar el relato o sugerida de modo que el lector la adivine o bien que el relato se constituya en una pista para que el lector la construya.


Aquella noche me quedé sola, desconcertada, temerosa, triste. Afuera estaba la vida, muy cerca pero muy lejos de esa nada en la que yo me encontraba; allí estaba ese todo que yo esperaba, las luces, las risas, el tintineo de campanitas que anunciaban la inminente Navidad, y en medio de toda esa vida, estabas tú. No había aprendido –y no aprendí aún– a vivir sin ti, que me habías enseñado casi todo, menos a vivir sin ti, ni a esperarte sin esperanzas. Tampoco el sueño llegaba, ni quería permanecer prisionera de vanos pensamientos que no me conformarían. Y fue así cuando de repente me vi sentada junto a una vieja mesita con un lápiz y un papel en la mano. Y comencé, casi como una autómata, a bosquejar un poema que reflejaba todas mis sensaciones de esa noche; el tiempo fue pasando y en el constante releer, tachar y volver a escribir, analizaba mis palabras, tan mal no estaban, al menos sus combinaciones eran mejores que mi desánimo, y me fui entusiasmando con esa construcción lingüística –que no me atreví a calificar como “estética”–, y por primera vez comprendí aquella sublime definición de mi admirado Fernando Pessoa que vinculaba el oficio de poeta con su modo de estar solo, a pesar de que mi escrito distaba mucho de ser una obra poética. Regresaste, hubieron para nosotros otras noches, sin embargo, orgullosa te lo agradecí, sí,  a ti te lo debía.

 

 


Copyright©Nélida Delfin

Marzo, 2018.  Todos los derechos reservados por su autor

Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.