Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo I  Variaciones

Consigna dos Inventar una nueva anécdota nimia y realizar tres variaciones.


Variación 1

AFTER HOURS

Después de una noche del baile, los jóvenes solemos ir al “parque”. Aunque hay varios parques en la ciudad de Córdoba, decir “parque”, es decir, Parque Sarmiento. Y si hablamos de Parque Sarmiento a las 6.00 de la mañana, hablamos de choripán y cerveza para la muchachada.

Ahí estábamos con el grupo. Ya amanecía. En verano es así. A las 6.30 de la mañana vemos el sol. Tirados sobre el césped, observando cómo las personas corrían y caminaban  cuidando  su estado físico y mental tan temprano. Apenas se escuchaba el ruido de algunos autos pasar y el canto de los pájaros. No sabemos por qué  llamó nuestra atención una pareja en particular. Ella caminaba en sentido contrario al de él. Él estaba corriendo. Todo sucedió en segundos. Ambos se detuvieron enfrentados. Pensábamos que se conocían. Creíamos que eran amantes. Él demostró sorpresa. Ella  no. Ella se corrió del camino y siguió por otro sendero. Él se colocó nuevamente los auriculares y continuó su carrera. Cuando despertamos, más sobrios, no podíamos recordar más detalles.

 


Variación 2

EL PUESTERO

Amanece. Como casi todos los fines de semana observo, desde mi puesto de choripán en el parque, las mismas caras, los mismos olores y los mismos ruidos.

Los muchachos, frenéticos trasnochados, piden lo  de siempre y se tiran sobre el césped húmedo por el rocío. El sol les da en la cara. No sé por qué fijé mi mirada en una pareja a pocos metros de mi lugar. Él vestía ropa deportiva, ella tenía el cabello recogido. Él hablaba. Ella no. Un oficial de policía se les acercó. La mujer llorando desapareció. El hombre se quedó dando explicaciones. ¿Y yo?… Yo tuve que atestiguar.

 


RELATO BREVE


CAMINANTES

El pulmón verde de la ciudad de Córdoba es uno de los lugares preferidos de los yoguitas, runners, patinadores, caminantes solitarios, familias, amigos, amores furtivos y actividades culturales al aire libre.

Su frondosa vegetación serpentea las calles zigzagueantes del Parque Sarmiento. Ahí, en la entrada misma de la zona, se erige un monumento en homenaje al “Dante”, dando la bienvenida a los visitantes. Aunque  no es el único que recibe a los amantes de la naturaleza. Esperando está también los puestos de choripán y cerveza (como un after hours) a los trasnochados juveniles bailanteros.

Realizar actividades físicas ahí tiene un placer y un encanto particular. El ruido de las hojas que produce la brisa mañanera y el canto de los pájaros, que anticipan el amanecer, rompen el silencio del lugar.

Ella, con ropa deportiva y cabello recogido, caminaba sin otro menester que ocupar su tiempo. Él, un runner amateur, corría ensimismado con su trote y la música de su mp3. Cerca del circuito de caminantes estaba descansando un grupo de jóvenes muchachos. Quizás fueron testigos involuntarios del encuentro. Quizás lo quiso así el azar o quizás estaba predestinado. El encuentro fue sorpresivo. Por un instante él levantó la mirada y ella detuvo su andar. El grupo no vaciló en conjeturas. ¿Se conocían? ¿Se debían una explicación? ¿Quién habrá pagado mal por bien? Solo se miraban. Él le dijo “hola”. Ella no respondió. Cada uno siguió su camino. A ella se le escuchó balbucear “¿será feliz?”

 

 

Copyright©Marcela S

Enero, 2018.  Todos los derechos reservados por su autor

Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.