Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo IV. La literatura y los géneros discursivos de uso cotidiano
Consigna nueve: Imaginar la siguiente situación: dos mujeres intercambian chismes en una peluquería de barrio, mientras se hacen peinar/cortar y/o teñir el pelo. La charla de las dos se mezcla con la enumeración de las acciones del peluquero, llevada a cabo por un narrador objetivo (que se limita a se limita a referir acciones del modo más neutro posible). Utilizando esta idea, escribir un relato en el cual se parodie el lenguaje de las mujeres. Extensión máxima: 1 carilla.

MASCARILLA CARETA

Sábado, la peluquería repleta de gente. El peluquero al borde de un infarto.
Teresita, no consigo esa crema facial que me recomendaste hace un par de años atrás (y nunca la vas a conseguir, ya no la producen más). Es rarísimo porque recorrí todas las perfumerías del Centro. Tito, desmecha las puntas cuidadosamente.
¡Pero querida, olvídate de la crema que te recomendé!, con la frescura de tu piel no te hace falta, quizás un pequeño retoque, un poco de botox en los pómulos y una estiradita en la “papada”.
¿Te parece? Manos, tijera y peine, no paran ni un minuto.
Sos bellísima, pero los años pasan, calculá que yo soy mucho más joven que vos y ya estoy pensando en pasar por el quirófano (¿me está tildando de vieja?).
Bueno, pero tu marido tiene “guita” y te mantiene, así que podés pasar por el cirujano todas las veces que quieras. En cambio yo, laburo de sol a sol (si sos una rata miserable, heredera de cinco panaderías barriales). El secador de pelo se desenchufa de tanto tironear.
¡Ay, por favor, Sara!, te recomiendo a mi esteticista y te doy un par de vouchers de promo que nunca utilizo y te das un refresh por lo menos (¡ah, no!, esto no se lo voy a permitir).
Disculpame, pero no necesito caridad de nadie y mucho menos de vos, “regalona barata”. Se vuelca la tintura encima.
¡Te equivocaste, “chirusa” de barrio!, si sos un “bagayo” con el pelo tricolor, llena de arrugas y las carnes caídas, ni Dios puede hacer un milagro en vos. Me voy de esta peluquería de cuarta. ¡Tito, sé más selecto con tu clientela, pone derecho de admisión y permanencia, por favor!
Esta se hizo la ofendida, se fue y no te pagó el peinado. Colorado como un tomate, Tito se desmaya con los ruleros en las manos.

Copyright©Stella DiMare. Mayo, 2015
Todos los derechos reservados