Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo IV La literatura y los géneros discursivos

 Consigna nueve: escribir una receta, un reglamento o unas instrucciones, con uno de los siguientes objetivos: “conseguir amigos influyentes”, “sobrevivir en la Argentina actual”, ser una chica fashion”, “no morir a la hora señalada”, “ volver a un estado amniótico”, o un objetivo no mencionado aquí. Extensión máxima: una carilla.


SEIS INSTRUCCIONES PARA TOMAR UNA DECISIÓN

La vida de cualquier ser humano está  llena de decisiones, pequeñas, medianas, grandes, algunas automáticas, mecánicas o inconscientes, otras razonadas, pensadas estudiadas, pero todas construyen el camino por el que se transita hasta el final de los días. Cada una impone dejar algo para ir en busca de otro” algo”, mejor o peor, no se sabe, pero seguro distinto. Algunas son muy costosas, intimidantes, tanto que evitamos enfrentarlas. Aun  estando mal elegimos evitar el futuro incierto y desconocido.

El fenómeno de la globalidad y el feroz avance tecnológico imponen al ciudadano común nuevas encrucijadas, nuevos desafíos que exigen una toma de posición clara y contundente, el “neo neoliberalismo” impone nuevas reglas, nuevas tentaciones,  nuevos parámetros, nuevos modelos, es decir un paquete envuelto con papel muy caro. Abrirlo o no, cómo y cuándo, requiere una evaluación metódica y profunda de posibilidades, beneficios y perjuicios.

Ampliar el espectro a considerar será fundamental, tener un abanico muy  grande  y variado de opciones hará que la decisión no sea a todo o nada.

Buscar minimizar las consecuencias de la decisión será una ayuda importante para aliviar la tensión, tal vez, algunas de las otras opciones no sean tan malas.

Considere el intríngulis desde todos los puntos de vista que maneje: el visceral, el intelectual, el filosófico, el ideológico, de cuántos más elementos disponga, dependerá su seguridad en la elección.

De usted depende, si quiere, intercambie opiniones con amigos, familiares, compañeros, pero sólo como una gentileza,  usted conoce sus sentimientos, no se escude en los demás.

Escuche la voz de su inconsciente, es siempre genuina y sincera, atrévase a discutir con su “SÚPER YO”,  tan limitativo y castrador, si está perdido, invoque a la divinidad en que confíe, se necesita una decisión lo más pura posible.

Finalmente tendrá que evaluar el costo, en este caso el “pack fútbol” cuesta, trescientos pesos adicionales al abono mensual de su operador habitual de cable.


Consigna diez: Imaginar la siguiente situación: dos mujeres intercambian chismes en una peluquería de barrio, mientras se hacen cortar/peinar y/o teñir el pelo. La charla de las dos se mezcla con la enumeración de las acciones del peluquero, llevada a cabo por un narrador objetivo (que se limita a referir acciones del modo más neutro posible). Utilizando esta idea, escribir un relato en el cual se parodie el lenguaje de las mujeres. Extensión máxima una carilla.


ENTRAÑABLES

Adalberto abre su peluquería todos los días puntualmente a las nueve de la mañana, sabe que nadie va a estar esperándolo, pero le gusta ser puntual y nunca pierde la fe. Lo primero que hace es barrer, aunque haya sido lo último que hizo ayer antes de cerrar, luego prende la televisión para ir entrando en tema, es necesario y fundamental que un estilista esté  al tanto de la última información, seguramente será interpelado por sus clientas. Acomoda los sillones en forma maniática y paralela, por último, le toca a sus “amores”: tijeras, cepillos, peines, secadores, cremas, se van poniendo en fila de izquierda a derecha como lo vienen haciendo desde hace veinte años. Respira hondo, se mira al espejo y ya está listo para recibir a Clarita y Matilde que son infaltables el tercer jueves de cada mes.

Explica con suma paciencia: “el corte corto deja orejas y nuca despejadas, puede mantenerse bien y prolijo de seis a ocho semanas”. ¿Qué te parece? ¿  me quedará bien?, porque es muy cómodo pero no sé si se adapta a mi cara. Sí querida,  tenés una cara ideal para el pelo corto ( la diplomacia es una de mis mayores cualidades, la compasión la estoy haciendo debutar). Sus ojos inquietos recorren las tijeras, las va eligiendo primero mentalmente, la decisión final le llega como un impulso. A vos te parece, otra chica violada, la “tele” dice que es de San Miguel, aquí cerquita, una nena de catorce años, ¿cómo puede ser? Sí bueno,  pero fíjate,  cómo se vestía, parece cualquier cosa menos una nena, no sé cómo los padres la dejan ponerse eso, después pasa lo que pasa, provocan. En eso tenés razón, mis viejos antes de salir me inspeccionaban de arriba abajo y si no aprobaban, no salía. ¡Claro!,  hoy en día hay mucho libertinaje  (me muerdo la lengua para no recordarle su embarazo prematuro, su casorio apurado, su fama deteriorada en el barrio). La tijera en sus manos parece un instrumento, un pincel, una extensión virtuosa de su brazo, sus cejas son las únicas que reflejan el impacto de lo que escucha, teme que lo delaten. Yo voy a hacerme el corte degradado, me gusta porque no es tan recto y brinda  mucho volumen. Y no te equivocás, es justo para vos (ya  que hablamos de volumen el de ella es imposible de calcular, no se conoce la fórmula todavía). ¡Otra marcha gay¡, me tienen podrida, que hagan lo que quieran de su vida pero no quiero verlos, son un asco, y los noticieros no paran de mostrarlos. ¡Cuánta verdad en tus palabras¡, antes era todo más fácil: hombres mujeres y nada más, hoy ni sabés que son: travestis, hombres que son mujeres, mujeres que son hambres, operados y operadas, ¡por Dios¡. El spray que rocía sobre las melenas parece ser el toque final, el cierre de la función, la firma del cuadro, sólo se distrae para leer el mensaje en su celular “te espero ansioso en casa, no tardes mucho”, era Juan Carlos,  su pareja desde hace cinco años, casualmente el hijo de Matilde, la del corte degradado.


Consigna once: Elaborar un relato que se construya a partir de una sucesión de telegramas y/o mensajes de correo electrónico, anotaciones de agenda, avisos fúnebres, recetas médicas, mensajes de texto (SMS), etc, y que tenga como elemento común la figura de un personaje que será su emisor o destinatario. Tomar como modelo: Los años 90 de Daniel Link o Boquitas Pintadas  de Manuel Puig. Extensión máxima: 1 carilla.


DESAZÓN

-Recuerde que tiene un turno el 1/11/2017 con el Dr.Berarducci a las 19 hs. En el Sanatorio Trinidad Ramos Mejía.

-Te estás quedando sin crédito. Responde ok y pedí recarga SOS de veinte pesos, costo del servicio; cinco pesos.

A -Hola,  Juampi, ¿ cómo estás?, estoy empezando a morir de ansiedad, no dejo de mirar el teléfono.

F -Pa, necesito que me contestes, ¿podés cuidar mañana a los nenes?

M -Hola, ¿cómo te fue con el médico?, contame que estoy intranquila, ¿te tenés que operar?

A -De nuevo yo, dame una señal, cada minuto que pasa es una agonía.

F -Por favor, necesito organizar mi día, decime si podés.

L -Hola, “abu”, dice mi mamá que si te escribo yo, vas a contestar, ¿cómo estás?

A -Me mata tu silencio, dijiste que me llamabas hoy.

A -Siempre me pasa lo mismo, me ilusiono, y después esa ilusión me mata.

K -Decime  qué querés hacer con tus cosas, si seguís mudo, las tiro a la mierda.

C -A partir de este mes la cochera cuesta 1500 pesos.

A -Otra vez me equivoqué, me voy a morir sola.

A -Sé que los recibiste, no sé porqué me humillo tanto pero te juro que es la última vez.

Es cierto que soy un colgado, es cierto que prefiero no encender el celular en el fin de semana, pero juro que esta vez no fue así, ni siquiera lo tenía, me lo olvidé en el laburo, me junté con él 48 horas después. ¡Y justo pasa esto¡ ¿Sabés que es lo peor?, que no hubiera hecho nada, jamás hubiera sospechado nada, hablé muchas veces con vos de este tema, conocés que odio el celular y los mensajes de texto, son cobardes, inescrupulosos, inoportunos, irrespetuosos, no hay contacto, no hay ojos ni miradas, ni gestos ni ademanes, nada que me demuestre que pueda tener una comunicación humana, siempre me pregunté ¿quién lo escribe, es quién dice, cuándo y dónde lo escribió? El SMS carece de toda condición socializante, es individualista, egoísta y pretencioso, crea una insoportable dependencia. Pero esto es el colmo, aunque los haya leído mil veces, nunca  hubiera imaginado que hablaba literalmente que Ana Clara se suicidaría. Ni siquiera estoy triste, no la conocía, estoy indignado, el doble sentido, la ambivalencia, la confusión, la mala interpretación pueden generar tragedias como ésta. Me cago en esta forma de comunicación. Te veo el lunes que viene.


Copyright©Horacio García

Diciembre, 2017.  Todos los derechos reservados por su autor 

Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.