Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la Escritura Literaria

 

(TIEL) Módulo V Oralidad y escritura

Consigna doce beta  

Perfil del personaje: Un italiano de 83 años, con ideas muy conservadoras, se expresa como un racista, muy trabajador, con valores estructurados.

Durante lo cincuenta años que llevo viviendo en este barrio nunca he tenido problemas con lo vecino, sono todo gente buena, trabajadora, nunca nadie molestó a nadie como esto negro de mierda que vinieron, vaya a sabere de dónde, y se metieron en esa casa del vecino que murió. E no sólo ocuparon esa casa, también la de enfrente. Pero, digo yo… como la familia de lo finado no pudieron sacar a “esa gente”. ¡Qué tranquilo también el viejo que vivía ahí! Cómo no hizo lo papele, la escritura y todo en regla como corresponde, como tengo yo, todos los impuestos y papeles al día. No entiendo como lo juece no pudieron hacere nada para que se vayan. La verdá que en este país gana el sinvergüenza siempre.  Culpa del finado ahora uno tiene que aguantare a  esto negro haragane, todo el día con la música fuerte. Alejandro pareciera que se pone del lado de ellos, no sé si los defiende, no puedo entenderlo.  Claro él no está en mi lugar  , sacando el agua que se junta, porque tiran agua a lo loco, porque sono mucho negro viviendo ahí, la cuneta se llena rápido , se rebalsa y el agua vuelve por la rejilla del baño. Ninguno trabaja ahí. Tienen un montón de guacho. Eso pasa porque el gobierno le da tutto servido, le pagan lo mismo que yo que cobro una miserable jubilación. ¡ cómo puede sere si nunca aportaron! Encima vienen a arruinar el barrio. Dicen que soy un tano racista, pero lo que pasa es que en este país dicen que no hay trabajo y esto negro están ahí sentado todo el día sin hacer nada. Ma‘digo yo, con toda la tierra que hay en la Argentina, como no le dan trabajo a esto haragane. Para que siembren, con lo cara que esta la lechuga, el tomate, vo vá a comprare y gastá un montón. Si ni siquiera se encuentra quien te corte lo yuyo pagándole.  Pero la culpa principal la tiene la vieja esa que le dio a todos esos planes y viven de arriba. Ma noo ¡qué le importa trabajar! ¡Si total cobran igual! No, no… a este país le falta aprender mucho. No existe la cultura del trabajo. Pensar que allá, en Italia, no teníamos que arreglar solo y eso que estábamo viviendo en guerra. Todo lo hicimo con sacrificio y yo trabajé desde los doce año. Todo lo que tengo es porque puse el lomo. Nunca el gobierno me dio nada, ni tampoco lo pedí. Y al que trabaja lo explotan . La cosa que uno tiene que aguantare con “esta gente”. Yo duermo tranquilo porque no ando mendigando planes, bahh… tranquilo…, salvo la otra noche que sentí un ruido terrible en el techo, ni que estuviéramos en guerra. La pucha, eran los chivos de esa gentuza que se le escaparon, se le habrán soltado perque lo tienen atado para sacrificarlos cuando hacen rituale umbanda, ehh ma si… lo mismo hacen con la gallina. Mirá lo que tiene uno que andar pasando con esto tipo.

Pero yo voy a ponerle, como le dije a Alejandro y a la Graciela, palos en la terraza rodeando con alambre de púas. Ellos me dicen que es una herejía hacer eso, porque se pueden lastimar lo animale. Ahhh pa qué le conté yo también lo que quería hacer. Hubiera puesto el alambre sin decirles nada. Ahí está ladrando mi perro, el Negro. Pobre está viejo como yo, bastante desarmado como el dueño nomás. A mí me gustan que los perros sean guardianes, pero éste está sordo, no me sirve mucho. Ehh pero, a pesar de que no tiene la cualidade que esperaba de un perro, me hace compañía, tomamo sol junto, pero la regla de convivencia la pongo yo. Me divierto y me enojo también por alguna cosa que no quiero que haga. Y si… van do vece que se cruzan la gallina de “esa gente de mierda”, lo umbanda, esto ocupa de porquería, que claro… la tienen para su rituale. El tema es que la gallina saltaron el tapial, que aunque e bajo, la gallina volaron y vinieron a parar a mi patio, cerca de la higuera. Uyyy, para que las vio el Negrito, empezó a correrlas, se le fue la pachorra porque la perseguía por todo el patio, la pluma volaban, la gallina cacareaban desesperada. Eso fue a la siesta, cuando yo dormía. Como la otra noche, con lo chivo, no sabía que mierda pasaba. Me levanto y era el plumerío de la gallina que estaban acorralada por el perro. Lo tuve que atar porque no había caso, no quería aflojar con la persecucione, este pelotudo. No le avise nada a esto negro. Terminé enterrando la gallina debajo de la higuera. Otro día pasó algo parecido, pero era un gallo que le hacía frente valientemente al perro. El gallo levantaba la ala y desafiaba al Negro que estaba enardecido también. Ahí sí lo fui a buscar a “esta gente”, entraron, ni saludaron y se llevaron el gallo. ¡Qué porquería de persona! Cada vez que me acuerdo de ellos escupo en el piso. Graciela y Marta se enojan y me dicen que mejor que no me meta con esa clase de gente, que no les diga nada. Que sono peligrosa por la vida que llevan. Y si… cada cara veo ahí que Dio mío.  Hasta lo hijo sono una mierda. Será posible que no me dejan vivire en paz. Pasan a cada rato y, desde que arreglé el timbre, tocan y yo como gran pelotudo salgo a vere quien es. Pero a esto atorrante le voy a ponere un cable pelado y van a vere donde van a ir a parare. Nooo…a esta mugre de gente hay que ponerle un límite. Le hacen lo que quieren a la Pocha también: le tiraron huevos en la puerta, vaya a saber porqué. Es gente que no tiene conducta ni límite para vivire en un barrio como éste, sono villero. El gobierno lo “malenseña” y la gente “crápula” y delincuente, como ésta, no van preso como tendría que sere. Así pasa con lo político corrupto que roban a lo que trabajaron toda su vida. Como a lo pobre jubilado, como yo y a tanto viejo.

Es lo que siempre discutimo con Alejandro, yo siempre le digo que ya están muy acostumbrado al asistencialismo acá. ¡Ma cómo puede sere! Sin ir más lejos pasaron hoy por las casas lo drogadito pidiendo plata, dicen que es están en un lugar para curarse. Donde se vio  que anden pidiendo plata para eso ¿Quién mierda los mandó a meterse en esa?                                                                                                                                                                         Perfavore de donde salieron. Lo saqué cagando y le dije: ¡Vayan a trabajar manga de atorrante! Como no hacen como lo inmigrante, lo que colonizaron tanto lugare de este país, con mucho esfuerzo y sacrificio. Nadie les dio nada y mira lo que son ahora. Alejandro me dice que es otra época, que nadie quiere ir al campo, que estoy atrasado cien años en mi forma de pensar. Entonce que quieren todo esto haragane ¿Que le regalen todo? ¿Todo servido?

Yo la verdá no entiendo como sono tan cómodo. ¡Ayyy Dio! Me pongo rabioso al pedo, me sube la presión, sino no vamos a entender nunca. Tienen una manera torcida de pensar tanto la gente como lo político que gobiernan. Hace falta mano dura acá. ¡Sí, sí…lo delincuente al paredón!

Mi familia me dice que soy muy duro, que ni siquiera quiero al perro, que no le tengo lástima que está viejo, que no tengo grises, que para mí todo es blanco o negro. Ma no é así. Yo pongo las reglas en mi casa. ¡El perro al patio! Y la gente tiene que ganarse el pan con su trabajo.

Estoy en cama hace unos días. Me descompuse en la calle, mal, me caí desmayado. No puedo creer que lo que me ayudaron, llamaron a la ambulancia y estuvieron   conmigo hasta que vino mi familia, fuero lo “ocupa”.

 

Copyright©Graciela Lauretta

Agosto, 2017. Todos los derechos reservados por el autor

 


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.