Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo I Variaciones

Consigna 1 Escribir dos variaciones para agregar a las que fueron transcriptas en el inicio de este módulo, respetando el argumento mínimo de alguno de esos textos. Extensión máxima de cada variación: media carilla.

 


Variación 1

ROBOTS HUMANOS

Se abrió la puerta automática  y  una mujer entró al bar dejando su trasletor (plataforma de traslado) en el receptáculo para la carga eléctrica.  Observaba como el trasletor se acomodaba perfectamente y entonces vi sus zapatos,  rojos de taco stiletto, tan antiguos que me dio curiosidad,  levanté la vista lentamente y su cónico vestido era  estampado y con color,  me dio risa, seguro es parte de un grupo anti-android, pensé.  Intenté ver  su rostro pero  no tuve oportunidad de hacerlo, ella se acomodó de espaldas a mi ubicación. Una vez que se sentó  colocó su dedo sobre la  pantalla menú que se desplegó sobre su rostro, hizo su elección e inmediatamente fue traído  por el robot-mozo,  consumió su pedido  y luego comenzó a divagar sobre la pantalla transparente.

Me cambié de silla y seleccioné la pantalla de informaciones, navegando  entre diferentes periódicos con la sola excusa de poder observar a la mujer de colores, aun así,  no podía ver su rostro. Ella se giró hacia el otro lado  y dirigió la  mirada a su trasletor que seguía enchufado en la puerta de ingreso,  también miré y en ese preciso instante ingresó un hombre, tenía los zapatos negros perfectamente brillosos, sin cordón, pantalón negro sin marcas, ni arrugas,  cuando lo observé detenidamente  pude concluir que por sus características físicas, delgado, anteojos negros, cabello pegado al cuero cabelludo, movimientos rápidos y precisos, el color de la piel muy blanca brillante y  uniforme en todo el rostro,  entendí entonces que era un robot.

Hace ya unos años que convivimos con ellos, nuestra vida se ha visto invadida de personas que aparentan y tienen una forma totalmente humana y,  sin embargos son perfectos robots. Él se sentó frente a ella tocó la pantalla, el mozo- robot sobrevoló las mesas y le dejo una bebida,  cruzaron sus  miradas y ella salió rápidamente como espantada,  se subió al trasletor pero en el preciso instante de su salida,  el trasletor público llegaba y pudo conectarse a él y se fue velozmente como si nunca hubiera estado allí.

El hombre robot se quedó allí sentado,  se tocó el pecho como apretando un botón y un brazo mecánico se extendió sacando una especie de vaso chupín, volcó  el líquido que había solicitado  y luego todo volvió a su lugar. Retiró sus anteojos y puso sus ojos sobre la pantalla, se escuchó un “gracias”,  se colocó nuevamente sus anteojos oscuros,   se subió al traslator y se retiró.

Nunca supe si era una mujer humana o se trataba de otro robot, pero lo cierto que los stilettos rojos no eran de esta era.



Variación 2

ME GUSTABA

Me gustaba verte en las mañanas

Apurada, aburrida, nerviosa, expectante de nuestro encuentro.

Me gustaba verte caminar taciturna  en tus zapatos rojos.

Me gustaban las pocas palabras que teníamos para decirnos

Palabras crueles, equivocadas y algunas perdidas en el sonido del bar.

Me gustaba mirarte por encima del periódico

Tus ojos expectantes, lista para desenfundar una respuesta,

Me gustaba verte salir delante de mí, furiosa

Y encontrarte nuevamente en la esquina para apretarte fuerte contra mi cuerpo.

Me gustaba como eras,

Hasta ese día que saliste  corriendo, que no te alcance

Y el destino me arrebató tu presencia, tu enojo, tu mirada.

Me gustaba verte.

 


Copyright©Marcela García

Marzo, 2017. Todos los derechos reservados por el autor