Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo I. Variaciones

Consigna dos alfa: Inventar una anécdota nimia (siguiendo las instrucciones transcriptas más abajo) y realizar tres variaciones (Extensión máxima: media carilla cada una). 


Que haya un encuentro aparentemente efímero entre un hombre y una mujer.Que la acción transcurra en un lugar público o semipúblico (una plaza, el baño de un bar, un museo, un hotel, un tren, etc).Que haya otros personaje/s que mire/n y/o cavilen sobre ese encuentro.Que haya más de una acción encadenadas lógica y cronológicamente y alguna acción secundaria.Que haya un intercambio gestual o verbal entre los personajes (cualquiera de ellos).

 

1.
EL GRAN FESTEJO


La fiesta Anual del pueblo se festejó en primavera.Las mesas se ubicaron sobre la calle frente al ferrocarril, por delante de la plazoleta. La noche era espléndida, sin viento, sin frío, cuatrocientas personas asistieron, todo un éxito.

Ella era moza, su hermoso cabello rojizo recogido, decorado con una hebilla nácar remarcaba su presencia, su camisa blanca tenía broderí en los bolsillos, olía a flores silvestres. Sirvió en la mesa de los jugadores de paddle, futbol, bochas. Iniciada la entrada de platos sirve de la punta del tablón hacia el centro. Le sirvió primero. Él eleva su vista, ve su bello rostro, los ojos dibujados de color celeste. Prosigue con la entrega de platos. Tiene que volver una y otra vez, plato principal, bebidas, postre. Él no vuelve a elevar la vista.
Después del brindis, el café acompaña a los bombones. Al servirle el vasito con café, su mano tibia roza sus delicados dedos haciendo todo el trayecto hasta terminar en sus uñas rozadas. Ella no quita su mano, le entrega el vaso mientras él con voz pausada dice “gracias”.
Los amigos lo han visto, nadie hace ningún comentario, esboza sutiles sonrisas sin que se percaten ellos.
Saben. Él la ama.

2.
CONFIDENCIA

Toma el teléfono. Llama.
¡Hola!, lo viste anoche, ¿Cómo qué? Estabas sentada enfrente, Mía despertate. En la cena anual. A la hora del café. Rozó su mano por mis dedos. ¿Me escuchas? No puedo recordar nada más, aún siento su calor. Todos sus amigos presentes, cuatrocientas personas presentes. Temblé entera. ¡Hay amiga! ¿Me estaré enamorando?

3.
RECORDANDO

Los recuerdos viajan de vez en cuando, al regresar a nosotros inundan el corazón de nostalgia.
Tomé su diario, sentada en el mismo lugar de la cama donde ella volcaba en el, sueños, encuentros, desencuentros con la felicidad. Busqué entre sus hojas la noche mágica.
Querido Diario: esta noche trabajé de moza en la fiesta anual del club. Estoy cansada de ir y venir e la cocina a las mesas. Este año fue a la intemperie, fue más aliviado, la noche espléndida. La gente  que asistió, cerca de cuatrocientos, bailaron con el grupo folclórico. No pude negarme, bailé con papá casi al final.
Esta velada será inolvidable llena de encanto. Él me rozó la mano con dulzura al darle el café. No pude evitar mirarlo. Cruzamos miradas, sonrió, me sonrojé. Ninguno de sus amigos dijo nada. Me estoy enamorando.
¡Ay, hija!, dos años después te casaste con él, tuviste a tu bebé y hoy te has ido para siempre.

Copyright©Verónica Martinoli Vieyra. Abril, 2015
Todos los derechos reservados