Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo IV La literatura y los géneros discursivos de uso cotidiano

Consigna nueve: Escriba una receta un reglamento y unas instrucciones para…



INSTRUCCIONES PARA ABRIR CAJONES ATASCADOS


Los cajones son parte del mobiliario que sirven para guardar cosas, comunes o raras, útiles y muchas veces inútiles. Tienen, puedo asegurarlo, vida propia. Son hábiles para esconder aquello que nos es urgente encontrar. Son capaces de negarse a abrir, facilitando un ataque de ira al buscador o  de abrirse violentamente descargando en el piso su contenido, para caer agresivamente sobre nuestro inadvertido dedo gordo. Pueden hacer además muchas otras maldades por el estilo.

En el caso de un cajón que  posee llave y que no abre, deberemos distinguir en si es propio o ajeno. En el primer caso, o busca la llave o llama a un cerrajero. Vale también la destrucción, pero sólo en caso de extrema urgencia. Si el mueble es ajeno, verá usted en que lío se está metiendo.

Si el cajón de marras no quiere cerrarse y presenta el desagradable espectáculo de sus contenidos a la vista o el peligro de ser llevado por delante, debe procederse con tranquilidad.  En primer lugar, hay que  retirar algún elemento que lo trabe. Colóquese en posición cómoda, es decir, agachado, en bipedestación o haciendo el perrito, extienda su brazo, introdúzcalo en el cajón medio abierto y palpe hasta quitar el escollo. Con la misma finalidad, otra opción sería quitar el cajón superior o el inferior, si los hubiera.

De no encontrar ningún objeto, puede que algo le ocurra a la espiga por la que se desliza su cajón. En ese caso frótela con una vela a fin de facilitar el desplazamiento de la misma.

Se dice, sin pruebas que lo acredite, que algunos muebles señalan su desagrado por los objetos  guardados en su interior manteniendo siempre abierto algún cajón, sin que medie razón alguna para ello. De ocurrir algo así, se aconseja vaciar completamente el contenido y analizarlo. Puede que usted coincida en su apreciación con el mueble.

Existe otra categoría de cajones, los intangibles (recuérdese a Pandora), esos  se abren sólo si la cabeza encuentra la combinación, ahí no puedo ayudarlo.

 


Copyright©Iris Campo

Julio, 2016.  Todos los derechos reservados