Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL)  Módulo VII. Tiempo y narración

Consigna de escritura diecisiete gamma: El texto leído es una adaptación de los fragmentos finales de “La marca de nacimiento”, de Nathaniel Hawthorne. A partir de esta escena final imaginar los antecedentes del suceso y escribir un racconto.

Extensión máxima: dos carillas.

 

La felicidad de Alymer al ver que la Mano Carmesí empezaba a desdibujarse pronto se transformó en una mueca de temor: estaba perdiendo a su amada Georgiana. La Mano Carmesí se desvanecía, pero se llevaba con ella el alma de su esposa.

¿Qué era lo que había hecho mal? Él, un hombre de ciencias, que se jactaba de dominar a la perfección el arte de la alquimia, ahora se sentía un torpe títere del destino. Su única ambición hasta ese momento era devolverle la alegría a Georgiana, pero la estaba perdiendo y nada podía hacer para evitarlo.

Recordó el día que se conocieron. Le impactó la apariencia angelical de esa jovencita.

Siempre la veía, al pasar por aquella casa camino a su consultorio, tímidamente asomada a una ventana del primer piso.

Esa tarde llegó a la casa sin más expectativa que conocer a su nuevo paciente. Pero lejos estaba de imaginar que ese paciente era la misma que lo había cautivado a través de una sombría ventana.

El padre de Georgiana lo estaba esperando. Ya había averiguado todo sobre el nuevo médico que había llegado a la ciudad y estaba muy confiado por la reputación que le precedía.

Al llegar, fue anunciado por el mayordomo y luego conducido a la sala. Allí lo esperaba un matrimonio de apariencia aristocrática. Se presentaron y comenzaron a relatarle el padecimiento de Georgiana. Cuando el joven médico les aseguró que podía tratar a la joven, llegó el momento de la presentación.

La vio bajar las escaleras, tímidamente, cubriendo con el cabello parte de su bello rostro, tratando de ocultar la Mano Carmesí. Fue verla y sentir que el corazón le estallaba.

A esa visita le siguieron muchas más, siempre para probar nuevos ungüentos y lociones que sólo relajaban momentáneamente la firme Mano Carmesí, que seguía aferrada al rostro de Georgiana.

Así, llegó el día en que decidió pedir su mano. Si bien comenzaban una nueva vida juntos, la Mano Carmesí comenzó a transformarse en una obsesión, más para Alymer que para Georgiana. Comenzó a realizar preparaciones, mezclas extrañas que surtían efecto efímeramente. Hasta que la suerte pareció ponerse de su lado y la marca comenzó a irse.  Pero, para su desgracia, Georgiana también se iba.

La Mano Carmesí comenzaba a desaparecer, llevándose consigo a Georgiana...

 

 

Copyright©Mar de Alas

Junio, 2016.  Todos los derechos reservados