Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo III. Crímenes y castigos 

Consigna siete beta uno Escribir relato a partir de los casos narrados por Enrique Sdrech en la entrevista inicial:1. el de la mujer atropellada por un tren luego de ser asaltada en un yuyal (Extensión máxima: 1 ½ carilla). 


PROMESA ROTA


“Esa mañana bien temprano, “El Rulo” vino a buscarme a casa, estaba como loco, necesitaba guita para pagar la “merca” que debía más de una semana.Me insistió en hacer unos laburitos, esos los que solíamos hacer cuando andábamos apretados, yo no quería, había prometido a mi vieja que nunca más la iba hacer sufrir, que ya no caería en cana. La pobre santa le pidió a Don Roque que me enseñara el oficio de albañil, para tener siempre alguna changuita y así no me faltara la moneda.

Jamás pensé romper la promesa, pero un amigo me necesitaba, así que agarré la campera gruesa, la que tiene muchos bolsillos, metí mi navaja y la pistola de juguete, esa la que nos dio muy buenos resultados en afanos nocturnos.Salimos sin que nadie nos viera y enfilamos para el yuyal pegadito a las vías, algún boludo siempre pasa por ahí para cortar camino.Los pasamontañas estaban preparados, muchos vecinos usan ese pasaje y no podíamos correr riesgos a que alguien nos reconociera.Ya eran las 8.00 más o menos, cuando una flaquita medio rollinga a paso acelerado, cruzó el yuyal, yendo para la estación.Rulo la encaró fingiendo que tenía un “chumbo” debajo del pullover y la mina empezó a gritar. Me asusté, le tapé la boca y no dejaba de pegar patadas, pisotones y manotazos, hasta que Rulo me dijo “cortala, fileteala”… no dudé, le clavé la navaja a fondo en el estómago, le sacamos la cartera y empezamos a correr, no se nos veían las patas, cada uno rajó por su lado.Horas más tarde nos juntamos en el Café de Yayo, en la tele las noticias no paraban de hablar de la sobrina de Doña Lucrecia, decían que había sido atropellada por el tren, un fatal accidente.Aparentemente la policía pensó que la minita quiso cruzar las vías para ir a la casa de su tía, que vive gusto enfrente donde la encontraron.Todo marchaba “joya” hasta hoy, que la Bonaerense vino a buscarme.Solo eso tengo para decirle, Ud. sabrá cómo defenderme, para eso estudió y es abogado”.

 

 

Copyright©Stella DiMare. Abril, 2015

Todos los derechos reservados