Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo II Relatos del yo: ficción, realidad y cajas chinas

Consigna quince Seleccionar una de estas alternativas, alfa, beta o gama, y una vez escrita agregarle el punto delta. Extensión máxima: 2 carillas.

Consigna quince alfa. Elaborar un diario íntimo fragmentario donde se reescriba en primera persona la historia contenida en alguna crónica periodística, la que se pueda desprender de algún aviso clasificado, o de alguna anécdota personal.

Consigna quince beta. Buscar viejas fotografías familiares a través de las cuales se pueda establecer una secuencia de recuerdos, es decir, una historia. Tomar a uno de sus personajes como narrador protagonista y/o testigo y escribir el tramo de su diario íntimo correspondiente a esos acontecimientos. 

Consigna quince gama. Seleccionar una de estas palabras: patio, domingo, vereda, silla de paja, garúa, diarios. Luego, elaborar a partir de ella, por asociaciones libres, una serie de no menos de cinco palabras y no más de ocho. Finalmente, recuperar a través de la escritura algún recuerdo de la infancia utilizando esas palabras. Para hacerlo, tener en cuenta estas indicaciones:

-evitar toda explicación o sobreabundancia de información,

-evocar narrando y sugiriendo,

-trabajar la entrelínea, es decir, no contarlo todo, elegir solo lo más significativo.


Consigna quince delta. Cualquiera haya sido la opción elegida, agregar al texto una nota a pie de página firmada por El Editor, o un prólogo, o un relato, que le sirva de marco como en el inicio de “Loco” y justifique su publicación.


10 de agosto 

Hoy llegó temprano mi entrañable amiga. Haciendo ruido como siempre. Ponderando mi pelo, mi casa y todo lo que conmigo se relaciona.  No viene seguido, pero cuando lo hace es como si el cielo bajara, no por lo calmo y sereno, sino por esa facultad suya de hacerme sentir una reina.

Cambia de tema cada treinta segundos, pero con todos me engancha; poco puedo decir yo y si quiero hacerlo, ella ya lo dijo por mí, porque parece que me leyera los pensamientos.  

¿Por qué será que nadie la soporta? Cuando ella entra a algún lugar, salvo mi casa, la gente hace caras, gestos que denotan no fastidio pero si un gran esfuerzo para aceptarla. Hoy una vez más me pregunto ¿cómo no quererla? 

Hoy vino en el fitito destartalado que tiene desde hace un tiempo. Tiemblo… porque lo primero que hace  es invitar a mis niños a dar una vuelta, ellos suben felices y yo como siempre me quedo con el corazón en la boca.  

Fue una hermosa tarde. Mucho mate, confidencias y otras yerbas que me hacen muy feliz.


7 de octubre 

Teresa, mi amiga,  llamó por teléfono, palabras muchas palabras salieron a borbotones de su boca. Está preocupada, siente que la persiguen; en su trabajo, en la calle, en su familia, “vos sos la única con quien puedo hablar”,  me dice. Me preocupa, pero no lo suficiente como para desestabilizarme, como siempre tiene algún problema, seguro que el de hoy es uno más de los tantos que me viene contando desde hace veinte años. Algún día va a resultar cierto y me va a remorder la conciencia no haberlo tenido en cuenta.


10 de diciembre 

Hoy llevamos a los chicos al zoológico y también incluimos en el paseo a Teresa. Los niños recontentos porque ella es como uno más de ellos. Juega, se ríe, le da de comer a los animales; a veces sus actos son medio arriesgados y mi marido me mira como para que  la frene para que no pase ningún accidente. Creo que dentro de unos años recordaremos este día como el que Teresa exasperó a papi. ¡Qué loca! Me hace feliz llevarla pero me canso el doble porque debo cuidar a los chicos y tapar a Teresa. Pensándolo bien, y ya entrada la noche, cuando me dispongo a escribir mi diario, creo que Teresa nació para desordenar el mundo. Y por eso debe sentirse perseguida. El orden establecido no va con ella.


24 de diciembre  

Amiga, me equivoqué de micro, me dijo por teléfono una voz  lejana y entrecortada, mientras yo en la cocina preparaba la comida de nochebuena.  ¿Cómo? Grité asombrada.  Si me dice, hoy espero Navidad en la costa, voy hacia allá. El chofer no se dio cuenta y me subí mal. Ya es tarde, vuelvo mañana en otro micro. 

Me angustié, ya nada fue  igual esta Nochebuena, mi amiga no estuvo y además ella estuvo sola. Igual pienso que quizás para ella esto haya sido una nueva transgresión que no entra en mi esquema. Se anima a hacer lo que yo nunca podría… ¿Será por eso que la quiero tanto?


17 de febrero 

Jueves al  mediodía, llamó Teresa, la noto apagada, desconocida. No me siento bien, me dice; el sábado viajo y nos vemos. Lo cotidiano no permite que me preocupe. Pronto olvido el mensaje.


19 de febrero 

Pasó el sábado. Tranquilo. Familiar. El calor nos convocó en la pileta. Fue lindo disfrutar de los hijos y de los nietos.


20 de febrero 

Cena familiar en el patio. Asado, ensalada, reunión. Suena el timbre y la noticia que enmudece, paraliza, vuelve incrédula a la conciencia. Teresa se acostó a dormir la siesta a las siete de la tarde y no despertó más. Hasta para morir transgredió el horario. Y yo el sábado ni me acordé que ella prometió pasar. Ya es tarde para el llamado.


Consigna 15 delta


Este diario fue encontrado muchos años después de ser escrito, envuelto en una hoja de diario ya amarilla con una hoja pegada que decía: EL 20 DE FEBRERO ME DESPEDÍ DE MI DIARIO JUNTO A LA EXPERIENCIA DE AMISTAD MAS HERMOSAMENTE VIVIDA PERO TAMBIÉN DESCUIDADA. EL BOSQUE TAPÓ AL ÁRBOL.

 

 

Copyright©Betty Vacarezza. 

Junio, 2016 Todos los derechos reservados.