Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo III Crímenes y castigos

 Consigna ocho beta Escribir un relato a partir de uno de los casos narrados por Enrique Sdrech en la entrevista inicial (el de la mujer atropellada por un tren luego de ser asaltada en un yuyal, el de los amantes baleados en Quilmes o el del hombre hallado muerto entre los hierros retorcidos de un auto).

 


ESTADÍSTICA OFICIAL


La volanta verde de techos de lona bambolea a los saltos sobre el camino de tierra, junto a los esteros, al ritmo cansino del viejo caballo. Don Luis, el lechero,  toca el acordeón en cada parada, va silbando una melodía. Es más músico que lechero, así que poco le importa que de los tambores se derrame algo de su carga blanca. Hoy la mayoría de los pobladores de los cercanos la prefiere pasteurizada. A pesar de su distracción habitual, ve algo en el zanjón que aplasta los pajonales, junto a la ruta principal. Un auto chocado con un muchacho joven entre los hierros retorcidos.

La distancia hasta el poblado más cercano son veinte kilómetros, a paso de caballo los tiempos se alargan. Es temprano aún y difícilmente pasen vehículos. Don Luis, azuzando su zaino, llega al Hospital Central de Colorado su nombre rimbombante define un cascarón viejo vacío de servicios— El médico de guardia y un camillero mueven la ambulancia que hoy, de casualidad, tiene combustible, dirigiéndola hacia el siniestro. Efectivos policiales la acompañan desgarrando el amanecer con sus sirenas, así los vecinos abren ya sus ventanas para iniciar el chismorreo del día.

Arremeten con botas de goma entre los pajonales. La prioridad es sacarlo. Está a la vista que es un accidente. Qué más puede pasar. Seguro tomó de más y no tuvo reflejos para desviar un animal o un auto en sentido contrario.

Che, no es de acá el mocoso diagnostica profesionalmente el sargento.

Avisá que vamos a Formosa con el pibe, acá no podemos hacer nada. No veo la herida externa que produjo eso, los cortes no son profundos –señala el Bocha la sangre que cubre el asiento  No hay respuesta ocular ni motora.

Apurate Negro que se nos muere en el camino.

Meta. Vamos a ver cómo andan los nuevos juntando evidencia con esto.

No llega vivo al único hospital con capacidad de atenderlo a doscientos kilómetros. Engrosa la estadística oficial de  muertes evitables por accidentes de tránsito. No es de la zona. Nadie que reclame. No hay documentos. El auto, robado. Por un tiempo su foto sale en los periódicos y en los informes policiales, recorriendo el espinel de comisarías. Su cuerpo, por ahora, abandonado en la morgue judicial. Causa del deceso: politraumatismos con hemorragia intracraneal severa.

Don Luis regresa con los tambores vacíos a su granja. Los médicos saben lo que hacen. El pobrecito tenía un tiro en la cabeza. Solo un pequeño agujero detrás de la oreja izquierda. La bala no salió. Debió haber florecido y rebotado. Los policías saben lo que hacen. Tienen que haberse dado cuenta. En la radio solo hablan de accidente. Raro.

Sentado en un tronco con la radio encendida, un peón rural limpia su rifle calibre 22 Magnum, con mira telescópica 6x. El pecarí de collar, pequeño, de unos 30 kg cuelga de un árbol de las patas traseras, degollado, desangrándose, antes de ser carneado. En el tambor plástico justo a la caseta no hay agua. Un amontonamiento ordenado de ladrillos blancos como leche espera ser recogido.

 

 

Copyright©Delia Plazaola. Abril, 2016

Todos los derechos reservados