Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo III Crímenes y castigos

Consigna siete Elija dos de las siguientes imágenes, escriba dos textos independientes que instalen una mirada sospechosa (extensión máxima: media carilla).

Crímenes

 

 

 

 

 

UNA ESPECIE NUEVA 


El cielo se tiende sobre la arboleda del monte bajo, pesado de nubes grises de agua. La humedad es tal que los vahos que se desprenden de los riachuelos, que en su derrotero forma el Paraná, se confunden con las nubes bajas. Aún así el sol provoca un bochorno abrazador atravesándolo todo. Verde sobre verdes la profusión de enredaderas, lianas, pirís, pajas bravas, camalotes. Los yacarés reposan sobre la arena Las garzas blancas aletean, sobrevuelan y se acomodan sobre las ramas de un árbol seco. Son los últimos tramos de tierra chaqueña que se hunden inexorablemente en el Padre de las Aguas junto y bajo el puente General Belgrano. La paz que me infunde esta imagen lleva una sonrisa satisfecha a mis labios. Mis ojos se entornan siguiendo el humor de la bruma. El vidrio, empañado de la ventanilla abierta a medias, trasluce en el límite lateral de mi visión, una sombra difusa. El movimiento del colectivo pone esa sombra en mi campo visual directo. Aún así debo forzar los ojos. El canoero, sobre un cauce profundo cercano a la orilla, no hizo el movimiento de brazos, típico para tirar una red vacía.

Tampoco la levantó hacia él. Tiró con esfuerzo un objeto enorme envuelto en la red de pesca. Una sensación extraña, una mariposa oscura aletea en mi conciencia. ¿Vi bien? ¿Qué estoy pensando? No. La penetrante belleza de esta exuberante naturaleza copta mis sentidos y mis pensamientos. No. Elimino los malos presagios. Respiro los aromas del río, cierro los ojos y sonrío. ¿Cómo hacemos todos ante lo que no queremos ver? Omito, indiferente, que bajo la aparente paz de estas riberas la muerte se abre paso de formas desgarradoras. Pirañas, palometas, yacarés, despedazan sus presas sin pasión, sistemática y persistentemente. En contraste con la crueldad que pone el hombre en la misma tarea, poblando el fondo del Paraná con una especie nueva: esqueletos con pies de cemento [1].

 

[1] Tirar al río desde el puente o barcas personas con los pies cubiertos de cemento ha sido una leyenda urbana en tiempos de la última dictadura, con relación a la desaparición de personas.

 

 

SOSPECHA


La joven de cabello suelto se desplaza, autómata, por el boulevard cercano a la facultad, con expresión ceñuda sobre el visor del celular. La mochila a su espalda s se bambolea liviana. Todos sus sentidos están en la pantalla. No percibe el entorno.

El hombre mayor que espera el colectivo unos metros detrás, la observa casi piadosamente en el frío de la madrugada. Los pasos rápidos de la joven de cabello suelto la alejan de él. El bamboleo rítmico de esas hebras rubias y la mochila verde, lo mantienen absorto a medida que se empequeñecen con la distancia. Los siente aproximarse y gira el rostro. Moto de baja cilindrada, desvencijada. Echando una humareda negra y pestilente desde el ruidoso caño de escape. Sin casco, dos muchachotes de camperas baratas, deportivas, oscuras, con anteojos y una botella de cerveza, pasan raudamente a su lado. No le gustó lo que vio en ellos. Se descubrió rezando una plegaria, implorando que la joven haya llegado a clases.


 

Copyright©Delia Plazaola. Abril, 2016

Todos los derechos reservados

 

La ArgamasaPoliciales