Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TIEL Iniciación a la escritura literaria

 

(TIEL) Módulo 1 Variaciones

Consigna dos beta Escribir un texto breve a partir de una frase críptica (una fórmula mágica, oracular o mística; un hechizo; un trabalenguas, una adivinanza o acertijo; un nombre secreto; una orden encubierta; una fórmula científica arrancada de su contexto para hacerla circular en otro; una fórmula que selle un pacto; un réquiem; una frase inscripta en una cripta o tumba; un canto popular infantil que haya perdido su significación inmediata; un palíndromo (frase que puede ser leída de derecha a izquierda o de izquierda a derecha y mantiene los mismos sonidos, por ej.: “¿Sanatas a satanás?”).La frase elegida puede estar en cualquier parte del relato: intitularlo, cerrarlo, incluso puede no estar, puede ser parafraseada o tomada para estructurar el relato o sugerida de modo que el lector la adivine o bien que el relato se constituya en una pista para que el lector la construya. 

Sugerencias: a) revisar en la memoria y anotar toda clase de frases rítmicas que vengan a la mente (las que se recuerdan de la infancia suelen convocar mundos propios y experiencias ricas para ficcionalizar); b) hacer una lista con las recordadas y con las buscadas en diversos tipos de libros o en la memoria de los otros; también puede ser inventada. Elegir después una de esas frases para resolver esta consigna de escritura.

 


CONJURO


Gritos, ruido de cosas que se rompen, insultos. Él le está pegando otra vez. La sacude, le tira del pelo, ella cae sobre la cama, vuela algo que explota en la pared.

La nena, acurrucada debajo de la cama, apretada contra el piso, las manitos tapando los oídos. “Tequelo, tequelo, tequelo”. Tiene miedo, lo siente en el pecho, no sabe que se llama miedo, no sabe qué pasa, ni por qué pasa. “Tequelo, tequelo”. La nena repite las palabras que le dice su mama cuando le duele la panza.

La cama se sacude, la nena tiembla, plegada, con la muñeca protegida en su regazo.

El hombre grita fuerte, fuerte, el vecino golpea la pared, la mujer llora. “Tequelo, tequelo”. Lejos se oye una sirena, él deja de gritar, sale golpeando la puerta. La nena suspira, repite “tequelo”.

 


Copyright©Iris Campo

Abril, 2015.  Todos los derechos reservados