Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

Temores compartidos

A mi padre, que me enseñó a llorar.


Si papá me ve llorar se va a enojar mucho, porque una vez me dijo que las nenas lloran y yo no soy ninguna nena, y no dejo de llorar porque estoy perdido […] todo por buscar a Cachito, el perro de la tía Adriana, que salió corriendo como loco cuando se le cruzó una perra que era mucha más alta que él […] bueno, a la tía, me contó una vez el abuelo Ceferino, la siguió la policía, y no porque tuviera un perro sino porque se había escapado de la casa y no sabía cómo volver […] a mí me pasa lo mismo pero yo no me escapé, sino no estaría llorando y esperando que alguien me lleve con papá para que me rete porque se me caen las lágrimas que son tan saladas como las gotas de agua del mar […] aunque mamá una vez me dijo que no está mal llorar, que si uno tiene ganas de llorar debe hacerlo porque es el alma la que se expresa; mucho no le entendí pero creo que significa que si uno se pierde puede llorar tranquilo porque nadie lo va a ver, como al alma […] ¿y si ya se olvidaron de mí?, ¿quién me va a cuidar?,

 

una ballena es muy grande, aunque debe tener un corazón enorme, y a lo mejor no le molesta que llore cuando me pierdo […] ¿una gaviota blanca?, no creo porque viven volando en libertad y yo no podría alcanzarlas, aparte comen pescado y a mí no me gusta el pescado […] ahora que lo pienso no hay nadie que me pueda cuidar en la playa, y yo sigo perdido […] el sol parece estar perdido también porque se está yendo por atrás del mar a su casa. Papá ya se debe haber enterado que estoy llorando por eso no me quiere ni ver, lo raro es mamá que no venga a buscarme; a no ser que esté ocupada con la tía Olga jugando a las cartas y haciéndole trampa como siempre para ganarle […] y la tía Olga es más mala que la tía Adriana por eso mamá le debe hacer trampa, pero cuando la tía Adriana se entere que perdí a Cachito también me va a retar aunque me vea llorando como una nena […] a éste señor que se acercó parece no molestarle que llore, pero me lleva directo a mi papá y a la tía Adriana, así que mucho no me gusta […] me hace caricias en la cabeza y me lleva como un rey en sus hombros; y sí que parezco un rey porque toda la gente se abre paso y aplaude con todas sus fuerzas […] y allá vienen papá, mamá, la tía Olga, la tía Adriana, corriendo como locos para darme un buen sermón, y cada vez se acercan más y no sé que me pasa, pero yo cada vez lloro más; y ahora que están bien cerquita siento como gritan mi nombre […] y la tía Adriana está con Cachito y mamá me abraza, y papá… qué raro… papá está llorando.

 

Facundo Torres