Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC EL CUENTO Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo III. Decir y mostrar

Consigna D8 Redacte una prosopografía de una persona que conozca. (1/2 página)

 

A  pesar de que la había olvidado o, según se convencía, la quería olvidar, seguía viendo su cara en cada mujer o en todas las mujeres. De labios pulposos como si estuvieran siempre comiendo una frutilla, una nariz puntiaguda que parecía afilar el viento o recién esculpida por un artista y su pelo enrulado muy similar a un ovillo de lana, así es como ese hombre la recordaba a esa turista que lo había enamorado en su paso efímero por las playas de la isla revolucionaria. Es más, según lo contaría el personaje unos años después, ella jugaba a no peinarlo esperando que alguno se lo amanse.

Cuando se acercaba con sus senos pequeños, él se daba cuenta de que sus ojos cristalinos y marrones hacían juego con los rulos, que se perdían en el viento huracanado, como partes de un rompecabezas. Pero el tipo prefería dejarla ir, no la llamaba, ni le hacía señas, ni le tocaba el brazo para que le preste su atención, porque lo excitante de esa hembra de piel trigueña, bronceada, de piernas flacas y musculosas era su cola. En esos desiertos caribeños, ella la lucía con una bikini que se perdía en la profundidad de la Vía Láctea, de color naranja, un naranjo fuerte como esas frutas del invierno de Malabrigo, de donde ella había nacido. Y la herejía ocurría cuando se sacaba su remera celeste de su amado Belgrano que le tapaba el inicio de esa curva diabólica lista para purificar cualquier pecado. Se daba vuelta, lo pervertía con la malicia de una fiera hambrienta y le sonreía una mueca irresistible que daba inicio a la abertura de labios sensuales y seductores y a la pared blanca de dientes alineados como una muralla impenetrable, provocando a ese cubano, dejándolo en su contemplación estupefacto y que no pudiese olvidar nunca que ella había existido.

 

 

Copyright©Diego Salzman. Septiembre, 2015

Todos los derechos reservados