Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC EL CUENTO Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo III. Decir y mostrar

Consigna D 7: extracte del texto La tristeza los segmentos en los que encuentra la predominancia de rasgos físicos (prosopografía) y los segmentos dónde encuentra la predominancia de rasgos morales  o psicológicos (etopeya).

Luego, sepárelos por párrafos pervirtiendo el orden original. Usen conectores para que la narración tenga coherencia.


Prosopografía 

-El cochero Yona está todo blanco, como un aparecido. 

-Sentado en el pescante de su trineo, encorvado el cuerpo cuanto puede estarlo un cuerpo humano, permanece inmóvil.

-Su caballo está también blanco e inmóvil. Por su inmovilidad, por las líneas rígidas de su cuerpo, por la tiesura de palos de sus patas, parece, aun mirado de cerca, un caballo de dulce.

 

Etopeya

-Diríase que ni un alud de nieve que le cayese encima lo sacaría de su quietud.

-Hállase sumido en sus reflexiones.

-Arrancados del trabajo campestre y lanzados al infierno de una gran ciudad, están siempre   entregados a tristes pensamientos.

 


LA TRISTEZA

 
Sentado en el pescante de su trineo, encorvado el cuerpo cuánto puede estarlo un cuerpo humano, el cochero Yona parece inmóvil. A causa de esto, diríase que ni un alud de nieve que le cayese encima lo sacaría de su quietud. Más aún, está todo blanco como un aparecido. Hállase sumido en sus reflexiones. Asimismo, su caballo está blanco e inmóvil. Por las líneas rígidas de su cuerpo y por la tiesura de palo de sus patas, parece, aun mirado de cerca, un caballo de dulce.

En resumidas cuentas, aún habiendo sido arrancados del trabajo campestre y lanzados al infierno de una gran ciudad, están siempre entregados a tristes pensamientos.


 
Consigna D 8

Redacte una prosopografía de una persona que conozca (1/2 página)


 
ALGO SOBRE ANA 


Ana Victoria tiene los ojos grandes y curiosos como si siempre buscasen ver más allá.  Le cuesta mucho peinar su cabello lleno de ondas que son recuerdos de una cabecita llena de rulos castaños.

Ana vive en la constante contradicción de ser nena pero creerse más grande y lo demuestra bailando coreografías con música en inglés y durmiendo con animales de peluche.

Tiene una altura poco común para su década de vida, hecho que sorprende a cualquiera que le pregunte su edad, y a ella la hace sentir orgullosa.

Suele reírse y cuando lo hace, ya no tiene los hoyuelos al costado pero no importa; con su risa,  ríe toda su cara.

Quizá no tenga los rasgos de una princesa irreal, de esas que de tan delicadas se rompen; pero es bella y lo sabe. 

Como toda nena llora, cuando no tolera alguna frustración, o al recibir algún reto. Acumula las lágrimas en las pestañas y cuando salen todas juntas hay que prepararse porque llora con ganas y gritos, y su cara se llena de surcos que le dejan esas lágrimas.

El desorden que lleva siempre en el pelo, lo tiene en su mochila y en su placard  pero estoy segura de que eso es parte de lo que se hereda. Ana es mucho más.

Es mi Ana, mi Victoria.

 


Consigna D 9

Redacte una etopeya de Ud. Mismo (1/2 página)

 
LA DIFICULTAD DE DECIRME


Duermo mal. Sueño en colores. De noche pienso en tragedias. Esto es lo que se me ocurre cuando tengo que hablar de mí.

Lo de dormir mal se lo adjudico a mi cervical, lo de soñar en colores no sabría decirlo y lo de pensar en tragedias es por el silencio. Odio la noche. Odio el silencio. Me predisponen a pensar en todo lo malo que puede suceder porque me atormenta la muerte. En consecuencia, mis nervios buscan refugio en mi estómago que sufre hace rato.

Quizá el tener que esperar para todo me hizo ser una persona paciente.  Es cierto que las tribulaciones producen paciencia, pero yo no quiero tanta. A veces quisiera que la ansiedad que guardo saliera toda junta y soportar las consecuencias pero no. Cierro los ojos y espero.

Me gusta inventar historias a la gente que no conozco: según sus gestos, sus ojos, su forma de caminar o tono de voz, les creo una historia. Una sala de espera es un buen lugar para inventar historias a las personas. 

Me gusta escuchar las mismas canciones una y otra vez, al mismo cantante. No suelo cambiar de gustos musicales, no soy de escuchar artistas nuevos.

Busca huir de la realidad y para eso nada mejor que un libro. Ya he visitado varios mundos gracias a ellos y tengo mucha gente de ficción en mi cabeza. Por eso siempre recomiendo a mis seres queridos que lean, porque tanta realidad hace mal. Qué buena terapia es la literatura. Yo leí Cumbres borrascosas veinte veces.

 

 

Copyright©Silvana Buono. Septiembre, 2015

Todos los derechos reservados