Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC EL CUENTO, Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo I. La narración

Consigna LN 10 Escriba un nuevo texto en el que el narrador reproduce enunciados ajenos. (Máx. ½ pág.)

 

Transcurría la década infame y entre chantajes, desocupación, torturas y persecuciones políticas se entretenía la clase dirigente en la Argentina. Cada argentino que tenía algún vínculo con el poder gobernante pretendía llevar agua para su molino, desviando el cauce normal administrativo. Los políticos de aquéllos años trabajaban a contramano de los intereses del pueblo y las estafas eran su razón de vida, siempre evitando el rumbo honorable, honesto, decente de la hacienda pública.

Los niños cantores de la Lotería Nacional no fueron la excepción a dicho carnaval impuro, lleno de bailarines turbios que festejaban la voracidad de quedarse con lo ajeno.

Cuando Federico, de mirada inocente y lleno de granos producto de su incipiente adolescencia, concibió la idea, no dudó en comentarles a sus amigos:

?Saben, tengo un currito. Vamos a hacernos de unos buenos manguitos?, les dijo en tono conspirativo, mientras miraba hacia los cuatro puntos cardinales del café donde desayunaban, para asegurarse que nadie los escuchara. Cuando se cercioró de ello, prosiguió.

?Saben, un carpinterito podría hacernos una réplica de las bolillas, idéntica a las que utilizamos en los sorteítos. ¡No puede fallar! ¿Saben, es pan comido, no?

?Vos estás diciendo que cambiemos las bolas y….?. Pedro se emocionaba con lo que estaba oyendo y fue interrumpido por el ideólogo.

? ¡Sh! Silencio gallito cantor. Que no salga de acá. Pensá, una vez.

?Federico intentó paralizar la excitación que brillaba en la ambiciosa vista de Pedro. Sabía de la turbación y el temblequeo de sus manos, signo inequívoco de éxtasis cuando le hablaban de dinero fácil. Pedro empezaba a soñar con alcohol, orgías y prostitutas.

? ¡Sí! ¡Cállate, Pedro! Siempre lo mismo con vos. Otra vez nos vas a hacer perder un negocio? le dijo Juan, nervioso por la imprudencia y que los observaba atentos mientras anotaba diferentes números de cinco cifras en una servilleta de papel.

 

 

Copyright©Diego Salzman. Agosto, 2015

Todos los derechos reservados