Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC EL CUENTO, Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo I. La narración

Consigna LN 9 Escriba un monólogo interior en el que el control del discurso esté a cargo del personaje principal. (Máx. ½ pág.)

 

Mi última baguette, un lujo. Parezco un discípulo de Jesús, disfrutando de la última cena. Me río de mi ironía atea. ¿Jesús se habrá deleitado en esa última fiesta antes de que lo maten? ¿Habrá cogido? Por lo menos, tenía vino. Yo ni vino tengo. Pero sed no me falta. Aquí, a toda hora, parecemos camellos en el desierto. Siempre es bueno un poco de humor en la adversidad. Rodeado de revolucionarios. Ahora, ellos nos llaman enemigos y tienen la sangre de la palabra. Ellos deciden quiénes son revolucionarios y quiénes no. Se apropiaron de los ideales de libertad, igualdad y fraternidad. Menos mal que pasó el despiadado invierno. Mañana voy a ver el sol antes de que me lancen la guillotina en la Plaza de la Revolución. Estoy tranquilo. Muy tranquilo.

Gocé con la masacre de la Princesa de Lamballe y cuando, a golpes de puñales, hachas y palas, asesinamos a los curas en el Convento de Les Carmes. Ellos están equivocados con los que estamos aquí. Acá, en estas celdas subterráneas sumisas al olor hediondo y al reinado de las ratas, está la verdadera revolución. De estos claustros, saldrán las libertades futuras. Ya no me importa nada. Ya no sentiré frío, hambre, soledad. Sólo espero el pase a la inmortalidad. La muerte te hace eterno en algún sentido. Para los que quedan, es un balance de lo que hiciste y lo que no. Espero ser recordado como un patriota. Lo que fui. A lo que nunca me negué y a lo que siempre aspiré. ¿Seré inmortal? Nos traicionaron. Ellos nos prometieron ser libres de la opresión del clero y la nobleza y cometieron algunos vicios que criticaban. Ya está. Caminaré tranquilo hacia la guillotina. No tengo miedo. Estoy tranquilo. Tengo que estarlo. Me queda comer este pedazo de pan. Dormir. Escuchar el ritual de las campanas y trompetas que anuncien el único final. Caminar tranquilo, mirando fijamente a los ojos a todos los que se animen a observarme. Escuchar que me digan traidor. Justo a mí. Que me escupan. Que me tiren frutas, verduras, su odio. No voy a pestañear ni aún vencido. Y morir. Descansar en el tour de la eternidad. Mi muerte será el nacimiento de otra revolución. Estoy tranquilo ¿Seré inmortal?

 

 

Copyright©Diego Salzman. Agosto, 2015

Todos los derechos reservados