Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC EL CUENTO, Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II. Coherencia, cohesión y adecuación

Consigna A 6 Escriba un texto en el que estén ausentes los conectores, luego liste qué conectores cree que deberían haber estado presentes.

 


JOSEFINA, FELICITAS Y YO


El último día de enero de hace unos cuantos años, cuando el calor era casi una pesadilla, me decidí a conocer a alguien que era parte de una historia que siempre me interesó: la historia de Felicitas Guerrero, la mujer más bella de la república, según crónicas del S. XIX, muerta en circunstancias trágicas en Barracas. Tomé el 51 desde Lanús hasta Brandsen. En Domselaar, partido de San Vicente, me bajaría para ir directamente al conocido castillo Guerrero del que poco sabía, al que nunca había ido.

(Asimismo)Tuve que vencer la vergüenza de entrar a un lugar desconocido sin saber con qué me encontraría ni con quién. Sabía que ahí vivía Josefina, sobrina tataranieta de Felicitas (pero) ¿Me dejaría hablar con ella?(El caso es que) Me armé de valor y abrí la tranquera que me permitió pasar a la estancia en la que dos leones de piedra asustaban a todo aquel que como yo se metiera sin pedir permiso.(Entonces) Apareció una sorprendida Josefina que me interrogó sobre los motivos que me llevaron a meterme en propiedad privada. Una mentira mía la convenció de contarme la historia del crimen de Felicitas. Pasé dos horas conversando con ella. Dos horas llenas de detalles policiales que desconocía. (Es más) Hasta pude ver en el interior de la casa el arma con la que Enrique Ocampo disparó a su amada Felicitas y que le causara la muerte dos días después. (A su vez) Me contó que el aparente suicidio de Ocampo no había sido tal dejando entrever que un pariente de la joven lo habría asesinado simulando una escena suicida.Volví en el mismo colectivo con la certeza de haber descubierto la verdadera historia de  “la joya de los salones porteños” como la había llamado Guido y Spano. (Para terminar) Volví sintiendo que debía dar a conocer esa historia, la de una mujer importante que no había hecho nada.

 

Copyright©Silvana Buono. Junio, 2015

Todos los derechos reservados