Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II  Adecuación, coherencia y cohesión

Consigna A3 Escriba un texto en el que dos personajes se comuniquen en lunfardo (argot). (1/2 página)


EL TRAJE A RAYAS

—¿Con esa pilcha pensás aparecer en el bailongo? —disimulando la sonrisa, el “petiso Carabajal” miraba de arriba abajo al “zurdo Flores” que orgulloso vestía un traje de finas rayas negras y grises.

“El zurdo” era un loco lindo, lo querían en todos los bailongos de Palermo y en los piringundines del Bajo y estaba convencido de que, con ese traje, haría punta y raje el sábado en el Chantecler.

—¿Vos que pensás?, con este jetra, mato a todas las minas el sábado —contestó rápido y sin dejar de reojear el espejo del ropero. —Este modelo es el que varios bacanes del centro ya están usando cuando vienen a la milonga.

—Si vos lo decís, te doy la derecha. Pero no te olvides que a “la rubia Mimí” no la engatusás con una pilchita de moda, tenés que saber tirar firuletes, cortes y quebradas al mejor estilo de “El Cachafáz”.

—¿Y vos creés que con mi manera de bailar solo puedo enganchar bagayos?

Ahí nomás, “el zurdo” puso la vitrola y empezó a danzar en medio del bulín, con su traje de rayas y abrazado a su propia alma, pero soñando con “la rubia Mimí” y deseando que el sábado llegue pronto.

—Encima vas a tener un competidor menos, ¿te enteraste quién cayó en gayola?, el cafiolo del quilombo de la calle Bulnes, ese que no para de querer afilarse a la “Mimí” —dijo “el petiso” mientras empezaba a preparar el mate.

—Esa es una gran noticia, además era hora que caiga ese taura, seguro que alguien lo batió ya que varios se la tenían jurada.

—Dicen que la yuta le soltó la mano y le sacó la protección —acota “el petiso” como conocedor del tema.

—Bueno, por lo menos evitamos por un tiempo verle la cara de nada a semejante malandra. Ojalá quede encanutado por un largo rato. ¿Qué pasa con el mate?

—Tomá y cuidado de mancharte el jetra que no habrá firulete que te salve si Mimí ve un manchón verde en la solapa —la risotada del “petiso” tronó por la pequeña habitación del conventillo, mientras le alcanzaba un espumoso mate a su amigo.

 

 


Consigna A6 Escriba un texto en el que estén ausentes los conectores, luego liste qué conectores cree que deberían haber estado presentes. (Máx. ½ pág.)


La ciudad de Buenos Aires durante el verano de 1822

Los veranos de Buenos Aires a principios del siglo XIX son realmente asfixiantes. El sol que cae a pleno en el centro de la ciudad y mezclado con la humedad que brota por la cercanía del río, transforma el clima en denso, obligando a las personas a lentificar sus movimientos.

Allí en el centro, al norte de la ciudadela, veo una mole de piedra en bruto que es el lugar de desembarco. (1)   pese a tener una estructura sólida y lo suficientemente larga, por las bajantes que tiene el rebelde río, muy rara vez los barcos son capaces de acercarse a él. (2), entre cinco o seis carros son utilizados (3) desembarquen los pasajeros que llegan a la ciudad.

Un poco más atrás observo el fuerte de Buenos Aires. Es un edificio cuadrado de ladrillo y piedra con un foso que rodea tres de sus caras y un puente levadizo que da al mercado.

(4), no es el único edificio importante, ya que por detrás se divisan las iglesias de San Francisco y Santo Domingo, separadas por solo doscientos metros, una en Belgrano y Reconquista y la otra en el cruce de Reconquista y Potosí, evidenciando el poder de la Iglesia en estos lares y en este tiempo. Volviendo a la forma de edificación del fuerte, como aquí domina el río y con marea alta, las paredes de la fortaleza son lavadas por las olas, aunque normalmente hay un paso entre ella y el agua.

En verano esa zona también es una de las favoritas para el baño, ya que por estar muy céntrica y vigilada, nadie quiere perderse la playa “del centro”.

En la playa, (5) los hombres y mujeres se bañan juntos, mantienen las distancias. Las mujeres se desnudan de sus vestidos dejándolos al cuidado de un criado y se quedan con un vestido suelto que les sirve de traje de baño. Generalmente esto sucede una hora antes de la puesta del sol hasta el anochecer. Son miles de ellas las que se bañan allí durante los meses de verano para luego caminar por la playa, con el pelo largo suelto para que la calurosa brisa que viene del río pueda secarlo.

Buenos Aires carece de canales artificiales y no tiene molinos de agua ni ningún otro tipo de máquinas hidráulicas o acueductos para el transporte de agua (6) el terreno es prácticamente horizontal, (7) sin la ayuda de máquinas de vapor los habitantes nunca podrían conducir el agua para fines utilitarios u ornamentales.

(8) ser un muy caluroso verano, lo vasto del comercio de la ciudad, no se detiene. Pero lo que hay que decir es que el modo de transporte y descarga de mercancías es todavía muy desagradable. El modo de carga y descarga desde la Aduana del puerto es miserable y peligroso, por una calle sin pavimentar, por una zanja abierta de tanto uso, con capacidad para un carro solo por vez y sumamente empinada.

Me gusta mucho también caminar por la Plaza del Mercado, (9) desde allí puedo contemplar la bella Recova, que es un edificio de ladrillo cubierto con cemento y en algunas partes de piedra. Recorriendo específicamente la plaza, disfruto el trayecto de sus ciento cincuenta metros de largo y sus veinte de ancho, rodeada por un pórtico, con tiendas a cada lado.

(1)Pero

(2) Por ello

(3) Para que

(4) Sin embargo

(5) Si bien

(6) Dado que

(7) Por ello

(8) Pese a

(9) Ya que

 


Consigna A10 Escriba un texto en el que pueda reemplazar los adjetivos, (máx.1/2 pág.). Entre paréntesis escriba los que considere más apropiados, sin alterar el sentido. Ej.: “Era invariable (constante) la hora de la cena, uno a uno cumplíamos el rito de sentarnos a la mesa sin explorar demasiado cuál era el lugar más adecuado (apropiado, acertado).


LAS CALLES

Las calles del barrio

ya forman parte de mí.

Carecen de trajín y muchedumbre,

solo tienen un escondido (oculto) desgano.

Con sus bajas casas austeras (modestas),

sus desprolijas (descuidadas) arboledas laterales

y de sepulcrales siestas veraniegas,

interrumpidas por infantes correteando

o algún vetusto automóvil de ronco (ahogado) motor.

Ese silencio es la peor mentira

como sabiamente enseñó Unamuno,

ocultando historias de miles de almas

que escapan de caminar estas calles

para no evidenciar sus miserias (desgracias) y penurias (infortunios)

culpando al tórrido (ardiente) verano,

que termina siendo su silencioso (mudo) cómplice.

 


Consigna A11 Escriba un texto en el que pueda reemplazar los verbos, (máx.1/2 pág.). Entre paréntesis escriba los que considere más apropiados, sin alterar el sentido.


ULISES Y LAS SIRENAS

Estaba recorriendo The Ferens Art Gallery, aprovechando mi visita a Kingston en Inglaterra, y entre tantas obras de arte mis ojos quedaron (permanecieron) hipnotizados frente al óleo de Herbert James Draper llamado “Ulises y las sirenas”.

Sencillamente sublime. No soy para nada un experto en arte, pero ver (observar) ese Ulises atado al mástil, esos marineros remando con la vista fija en el horizonte y esas tres sirenas como queriendo subir (trepar) a la embarcación y mirando al hombre amarrado, llamó mi atención por varios minutos.

Me estaba yendo (dirigiendo) hacia otra sala con cuadros, cuando de pronto una de las tres sirenas se logra trepar a la embarcación, se dirige (conduce) hacia Ulises y le proporciona (da) un largo beso en la boca frente a mi incrédula y sorprendida mirada.

Busco a mi alrededor con quién compartir ese instante para no creer que me había vuelto loco. No hay nadie cerca.

Miro (Observo) nuevamente para sacarme la duda y la sirena sigue besando a Ulises mientras el resto de los integrantes del óleo siguen (continúan) fijo en su posición, inmóviles, pétreos.

Siento (Escucho) pasos al extremo de la galería y noto que es un guardia de seguridad, al que llamo a los gritos:

—¡Por favor, venga a ver esto! —le exclamé (grité) señalando el cuadro.

—Tranquilo, señor, eso no es nada, en unos minutos va a darse cuenta (advertir) de lo celosas que se ponen la otras dos —respondió tranquilamente y siguió (continuó) su camino, sin siquiera acercarse unos metros.

Miré nuevamente el óleo y ahora los marineros me señalaban (apuntaban) y se reían a carcajadas.

 


Consigna A14 Redacte un breve texto en el que la técnica sea similar al fragmento de H. de Balzac. (1/2 pág.)

A la mañana siguiente, Rastignac se despertó tarde; quedose en la cama, entregándose, sin duda, a alguno de esos sueños matinales en los cuales un joven desliza como un silfo bajo una cortina de seda, de casimir o de algodón. […] Por fin, Rastignac se levantó sin bostezar mucho, como hacen muchas personas mal educadas, llamó a su ayudante de cámara, se hizo preparar té y bebió inmoderadamente, lo cual no parece extraordinario a las personas amantes del té […]” (La Comedia humana, Eugenia Grandet, H. de Balzac)


Texto del tallerista:

COMO CADA NOCHE

Llegó apenas la oscuridad dominó la escena y como cada noche se dirigió a la misma mesa, la del fondo, que lo deja de frente a la entrada del boliche, para no perder detalle y estar atento a todo lo bueno y todo lo malo que pueda suceder.

Como cada noche, esperó paciente que el mozo le arrime una ginebra, prendió un enésimo Particulares y comenzó a beber muy despacio, dejando que la bebida haga lo suyo y pareciendo disfrutar un poco de ese instante, pero sin dejar de mirar todo aquél que ingresaba al lugar.

Esperaba a alguien, fumando y bebiendo lentamente, como cada noche.

De pronto le brillaron los ojos que estaban clavados en la entrada. Era ella que entraba radiante y con paso firme pero pausado, como cada noche.

Ella también se sentó en la mesa de siempre, pegada a la ventana y frente al mostrador y como cada noche, no notó ni su presencia, ni esa mirada penetrante que la fotografiaba desde el fondo del salón.

Un auto azul se estaciona en la puerta, toca dos bocinazos cortos y ella sale de la misma manera que entró, con paso firme pero pausado, como cada noche.

Solo un par de horas después, él terminó borracho en la puerta del bar ya cerrado, como cada noche.

 


Consigna A17 Escriba un texto en el que utilice no menos de 8 expresiones correctas. (Máx. ½ pág.)


 

CIEN AÑOS DE RADIO

El regalo que más recuerdo de mi niñez fue una pequeña radio Repman negra y a pilas que la vieja me regaló al cumplir seis años, ante los insistentes pedidos por tener una.

A partir de allí, pasaron cincuenta años de tener todas las noches una portátil debajo de la almohada, transformándose en una de mis obsesiones más notoria.

Tanto es así, que recuerdo haber crecido de la mano de “El club de barbas” de Rubén Aldao, con “El tenis de Mesa” del gran Juan Carlos Mesa, “Rapidísimo” con Héctor Larrea, “La vida y el canto” del “borgiano” Antonio Carrizo, “La peña del camionero” de Jorge Aliaga, el “Fontana show” del monstruo de Cacho Fontana, el “Cordialmente” de Juan Carlos Mareco.

Ni que hablar las transmisiones deportivas, desde la inoxidable “Oral deportiva” de José María Muñoz, las campañas de Boca con Bernardino Veiga, los sábados del ascenso y los relatos de Jorge Bullrich, las noches de sábado desde el Luna Park con los relatos de Osvaldo Caffarelli y los comentarios del inmenso Horacio García Blanco.

Con respecto a ello, desde mi punto de vista, fue “Sport ´80” en Radio Mitre el revolucionario programa que supo cambiar definitivamente el periodismo deportivo y su manera de informar. Ese programa que supo reunir a: Víctor Hugo Morales, Néstor Ibarra, Fernando Niembro, Marcelo Araujo, Adrián Paenza, Alejandro Apo, Diego Bonadeo y Tití Fernández. Toda una selección.

Tampoco quiero olvidarme de Radio Colonia, con la voz inconfundible de Ariel Delgado (sobre todo en época de la guerra de Malvinas), ni del “Show del minuto” de Hugo Guerrero Marthineitz.

Un párrafo especial le dedico a Alejandro Dolina y su “Demasiado tarde para lágrimas” con el recordado Adolfo Castello primero y Guillermo Stronatti después. Fue el antecedente del actual programa “La venganza será terrible”. No tengo dudas de que es uno de los más importantes referentes radiales de nuestro país.

Entrando a la adolescencia empezó a tomar fuerza las transmisiones de FM, con Rivadavia y Del Plata y los nombres de Juan Alberto Badía, Nora Perlé y Graciela Mancuso no pasaron inadvertidos.

Recuerdo muchos programas y periodistas políticos, sobre todo en mis años de secundario y la ebullición del fin de la dictadura, como Magdalena Ruiz Guiñazú, Néstor Ibarra, Santo Biasatti, Nelson Castro, Eduardo Aliverti, entre otros.

Todos los demás nombres que pudiera mencionar son más vigentes y actuales. Sobre la base de un gran crecimiento de las FM (de la que no soy un gran amante ni oyente), hay muchos que se destacan en ellas.

Quería homenajear a la radio con este recuerdo de aquellas voces que me acompañaron desde mis seis pequeños años. Pensar que ellos, sin saberlo, hicieron que le tenga un amor incondicional que se mantiene y mantendrá eternamente.

Por 100 años más.

 


Copyright©Néstor Aro

Febrero, 2021.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.