Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo III Decir y mostrar

Consigna D 2 Escriba un texto narrativo breve en el que se cuente una historia. El modelo, en este caso, es la historieta que verá a continuación. (Máx. ½ pág.) 

Taller La Argamasa

 

 

 

 

 

Mi poder sobre la noche sobre acontecimientos incluso fútiles.

La pared en cáscaras me recuerda aquel desangrado hogar.

Mi columna inflamada reposa en un trono de sábanas que no es mío pero que apropio con descaro, como queriendo conquistar otra vida. Impregno la habitación de reliquias: banalidades, inmundicia y una sombra quejumbrosa que inunda miserablemente la retina hasta la asfixia.

¡Ya vete! Le apunto furioso tratando de desvanecer el terror de mis días.

 

Consigna D 3 Escriba un texto descriptivo en el utilice las siguientes palabras y expresiones: encinas, rojos, azules, violáceos, cruda/o, resplandor, terreno árido, desierto en las almas, atardecer. (Máximo ½ pág.)

Tras el atardecer la sombra se desvanece, la frondosidad de aquellas encinas va dejando su rol refrigerante para marcar al unísono con el viento el planear de pájaros que palidecen violáceos en el cielo. El terreno árido de su corteza es la guía para caravanas de insectos deseosos del néctar que seduce bajo el resplandor del último rayo acalorado y los rojos, azules, amarillos y quién sabe cuántos colores más marchan viciados por el olor a madera.  Al inverso de la copa, el silencio nos invade como un desierto en las almas. Crudo, enraizado.

De pronto todo se desvanece y el crujido de la vejez retumba perimétricamente.

 


Consigna D 4 Escriba un texto en el que describa el paisaje de la foto. (Máx. ½ pág.)

Taller literario La Argamasa

 

 

 

 

 

(Termas de Pamukkale, al sudoeste de Turquía) Fuente: Google

 

El Tiempo miró a los guerreros, separó una porción de mar y la petrificó para ellos; las olas rompiendo en la orilla serpenteando espumosas, abriéndose como la carne desgarrada, brotando su torrente.

El Tiempo miró a los guerreros, separó una porción de mar y la petrificó para ellos; las olas rompiendo en la orilla: Serpentean espumosas, se abren como la carne desgarrada para brotar su torrente.

 


Consigna D 5 Escriba un texto en el que defina un personaje, respetando la brevedad, la concisión y la economía de palabras que advirtió en el fragmento de Los hermanos Karamasov. (1/2 pág.)

Agrado daba cortos paseos en su residencia, diariamente hundía sus manos en los estantes de la biblioteca, tomaba un libro por el lomo y lo arrastraba con extrema lentitud, aún así volaba el polvo y se introducía entre los pliegues de su carne, inmediatamente sumergía la nariz para deleitarse con el aroma de sus páginas hasta el punto en que los ácaros se enredaran con el pelo que asomaba como esponja de acero.

Se sentaba junto a la ventana en un sillón que vestía pana verde, a su derecha reposaba un bastón de cabeza dorada, aquel que había conseguido en el remate de la calle treinta y tres, donde Pedro, el dueño de la fábrica de suelas, le había retado a morir aquel objeto. No fue vencedor en la subasta y, sin embargo, su vileza le permitió apoderarse con descaro de aquella pieza, su espalda corva imploraba asistencia y no existía candado que le impidiera hurtarlo, después de todo Pedro estaba realmente viejo para correr. Pero no solo era un tipo torcido dueño de un objeto erecto también fue un cascarrabias que miraba por la ventana para encontrar su reflejo. Así lo describió su enfermera que cada día al llegar al domicilio lo saludada desde la vereda sin obtener, por veinte años, respuesta alguna.

 


Consigna D 7 Extracte del texto La tristeza los segmentos en los que encuentra la predominancia de rasgos físicos (prosopografía) y los segmentos dónde encuentra la predominancia de rasgos morales o psicológicos (etopeya). Luego, sepárelos por párrafos, pervirtiendo el orden original. Use conectores para que la narración tenga coherencia. (Máximo: ½ pág.)

*El cochero Yona está todo blanco, como un aparecido. (prosopografía)

*Sentado en el pescante de su trineo, encorvado el cuerpo cuanto puede estarlo un cuerpo humano, permanece inmóvil. (prosopografía)

*Diríase que ni un alud de nieve que le cayese encima lo sacaría de su quietud. (etopeya)

*Su caballo está también blanco e inmóvil. (prosopografía)

*Por su inmovilidad, por las líneas rígidas de su cuerpo, por la tiesura de palos de sus patas, parece, aun mirado de cerca, un caballo de dulce de los que se les compran a los chiquillos por un copec. (prosopografía)

*Hállase sumido en sus reflexiones: un hombre o un caballo, arrancados del

trabajo campestre y lanzados al infierno de una gran ciudad, como Yona y su caballo, están siempre entregados a tristes pensamientos. (etopeya)


Pervirtiendo el orden original

Hállase sumido en sus reflexiones: un hombre o un caballo, arrancados del

trabajo campestre y lanzados al infierno de una gran ciudad, como Yona y su caballo, están siempre entregados a tristes pensamientos. A su vez, sentado en el pescante de su trineo, encorvado el cuerpo cuanto puede estarlo un cuerpo humano, permanece inmóvil.

Puesto que el cochero Yona está todo blanco, como un aparecido, su caballo está también blanco e inmóvil.  En lo que respecta, diríase que ni un alud de nieve que le cayese encima lo sacaría de su quietud. Por su inmovilidad, por las líneas rígidas de su cuerpo, por la tiesura de palos de sus patas, parece, aun mirado de cerca, un caballo de dulce de los que se les compran a los chiquillos por un copec.

 


Consigna D 8 Redacte una prosopografía de una persona que conozca. (1/2 página)

Es capaz de pasar erguida por debajo de la mesa enganchando sus rulos sin mosquearse, una especie de estatuilla griega y osito gomoso velocista. De mirada penetrante, equiparable a una bola ocho de billar de mediados de siglo XIX, qué decir del canon de Policleto, un desperdicio en esta historia. Ah, pero su rostro, la culminación de una era… y una rebelión, nada se le asemeja como a una palabra que no existe.

Rollito por rollito se apila para formar sus piernas y acá me detengo, y es que uno no puede dejar de acariciarlas, dan ganas de morderlas y llevarse consigo un pedacito.

 


Consigna D 9 Redacte una etopeya de Ud. mismo. (1/2 página)

Una lista de inacabados cuelga de mis extremidades, no por holgazanería. Miro desde abajo de la cama cuántos pies me circundan, dejo los párpados en reposo, tironeo de las sábanas con terquedad para descubrir que más puede haber allí y en esa búsqueda noto que no he avanzado un paso.

Repto hasta el colchón intentando renovar la perspectiva, en la comodidad me tomo del respaldo solo para percibir un contexto deformado, me abrazo a un almohadón, deduzco que el deseo es quien produce mi presente, en tensión. Involuntariamente.

Tropiezo. Curiosidad, es demasiada y de tanto quizá nada.

Avanzo.

Alejando lo no cumplido. ¿Cuánto tiempo?

 


Consigna D 10 Haga un retrato de Ud. mismo. (1/2 página)

Más allá de los ojos, elemento totalitario del rostro, deslucen las búsquedas interminables de El Deseo, ya tan apropiado de este molde. De la línea por la que asoma una muesca apenas dibujada resbalan palabras indecibles, recorre un cosquilleo que electrifica hasta los cayos, que no agotan ni en los sueños, donde las piernas y los giros se mueven en un adagio que reposa.

De brazos por esfuerzo redondeados, eternos… equiparable al cuello, que se inclina levemente hacia la izquierda para jugar con la mano a decir de amor o de gritos que marcan como silencio en partitura.

 


Consigna D 11 Haga una caricatura de Ud. mismo. (1/2 página)

Ella tenía detrás de sus ojos un cuerpo adherido a una cascada color café, bien hubiera funcionado de modelo para cuento de hadas, pero su actitud de repudio la hubiese obligado a cambiar el corte y entonces la historia ya no sería la misma; quizá encaja mejor en otra: anexada como octavo enanito o como cena de perros enamorados. Ahora que lo pienso parece fideo expulsado del paquete que hierve antes que el agua. Es más, me animo a decir que se ve como lupa sin detective, sostenida por una enorme pupila sin pipa. Tantos modelos le calzan, que el zapatero no duerme tratando de componer nuevas colecciones o porqué no ninguna.

 


Consigna D 12 Combine cada uno de sus rasgos (prosopografía, etopeya) y escriba un texto en el que predomine el retrato. (1 página)

Lo vi parado inmóvil, los astros giraban en torno de él; el centro, como un sol (este o cualquiera de la galaxia) pero helando el paisaje. Me detuve varios metros antes, no podría precisar cuántos, pero sé que el frio hacia arder mis senos. Tenía esa imagen de insignificancia en un mundo atroz o de enigma, quedé petrificada. Enredé mi cabello entre los dedos y lo jalé para reanimarme, lo enrosqué en el cinturón para sentir presión en mi cabeza, quise huir. Intenté correr, lo hice fugazmente como una idea en mi mente y fracasé. Ese día afirme que las uñas y los dientes no ganan ninguna batalla.

Él también se detuvo justo antes de que el aire acercara mi aroma y la industria de la carne desmembrara sus creencias. No lo culpo, no lo afirmo. He intentado borrar el efecto de un retrato en soledad y de un descuido de encuentros. Suspendida, velada por la sombra, intento cerrar los ojos, desaparecer ese momento del pantano color café, pero hay ojos que exageran su tarea y párpados que no cubren su función. Mané como caudal por mi propio cuerpo, rodando por la llanura de mi rostro para morir en el suelo. Ahora la mugre se esparce lentamente, la helada se aproxima atroz, irreverente. Un descuido me congela.

A veces me imagino avanzando, me veo destruyéndome poco a poco, viendo todas mis partes caer como trozos de hielo, juntándolas y armando una criatura imaginaria, habitando un consuelo.

 


Consigna D 13 Redacte un texto en el que describa un personaje, incorporando las siguientes palabras y expresiones: hirsuto/a, avejentado/a, olvidado/a, claridad de pensamientos, llena el alma de adioses, rasgado/a por la angustia, ciego/a de esperanzas. (Máximo ½ pág.)

Un piano avejentado que llena el alma de adioses, eso pensaba Yuri que no se resignaba a abandonarlo, se paraba junto a él solo para tocar sus teclas y limpiarlo minuciosamente con una franela naranja que guardaba debajo del banquillo. Ya no podré cuidarte, son otros los que cuidaran de mí, le decía mientras sacudía su cabeza involuntariamente y sus manos esparcían notas convulsionadas. Al tiempo que miraba hacia el pasado, un viejo espejo barroco le mostraba su entorno rasgado por la angustia.

Sabía que debía irse, que le arrebatarían aquel objeto que construyó su vida, podía sentirlo en el crujir de sus dedos, esa amalgama de carne y madera. Ciego de esperanzas se aferró a él reposando su cuerpo curvo, extendiendo sus brazos por los lados, tratando de hacerse uno. El tiempo avanzó hasta descansar sus párpados, al despertar su contexto había cambiado, yacía en una cama que lucía un verde pálido y unas sábanas gastadas, que bien podrían haber sido blancas, la claridad de pensamientos se turbó, anestesiado por el clima se observó pasivo, se tapó hasta el cuello y se durmió. Siempre había sido un hombre hirsuto, de gran temperamento y ahora solo podía dormir. Intentó recordar que le sucedía, algo lo inquietaba… lo había olvidado.

 


Consigna D 14 Redacte un texto en el que describa un objeto, incorporando las siguientes palabras y expresiones: terso/a, definido, bóveda, obsesionado/a por la búsqueda de la forma perfecta, impermeable, íntimo. (Máximo ½ pág.)

El insomnio despertó su curiosidad. Hacía varios años se había obsesionado por la búsqueda de la forma perfecta, a tal punto que solo tomaba café o cualquier sustancia que lo alejara del reposo. Solo en algunas oportunidades salía a abastecerse, y cuando esto sucedía, los habitantes del pueblo le gritaban bicho de cueva, inmediatamente aceleraba el paso para evitar aclaraciones o cualquier tipo de conversación, retiraba lo de siempre en el almacén de Augusto y volvía cabizbajo.

Ya con un pie adentro de su casa, soltaba el aire que venía reteniendo e inhalaba el aroma a ébano, corría por el pasillo hasta la bóveda, recinto que oficiaba de taller y una vez allí agarraba aquel objeto que amanecía sus noches. Recorría su curvatura, deslizaba sus manos por las costillas de la cubierta hasta su tersa voluta, ajustaba las clavijas y lentamente resbalaba su dedo por las cuerdas, finalmente tomaba el arco y lo hacía sonar. Solo en ese momento podía sentirse íntimo, definido por sí mismo, impermeable a cualquier comentario.

 


Consigna D 15 Describa el objeto que verá más abajo con la mayor economía de palabras. (Máx. ½ pág.)

Taller literario La Argamasa


 

Fuente: Google

 

Desde un bolsillo suena encadenado, en sus entrañas cruje el avance, un encastre insolente que marca el desgaste de los huesos.

 


Copyright©Natalia Belén Carballal Nogueira

Diciembre, 2020.  Todos los derechos reservados por su autora


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autora.