Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El Cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo I La narración

Consigna LN1 Ud. es un escritor consagrado; su hija le pide consejos acerca de cómo debe ser la escritura literaria. Escriba un texto epistolar en el que explique sus convicciones e intuiciones. Recuerde que Ud. quien previamente debe tener la representación mental y saberla transmitir a su destinatario.  

Al pensar en una escritura literaria, estamos pensando en algo que va a trascender, algo que se debe estudiar y elaborar, algo que va a ser único. La escritura llevará nuestra impronta, es decir, tendrá algo así como nuestro ADN, nuestro estilo; éste se proyectará en la escritura, a través de nuestras visiones, sentimientos, emociones; sacaremos de nuestro interior aquellos recuerdos, miedos, alegrías que procesados convenientemente serán transmitidos a quien nos lea.

La escritura literaria nace del interior del hombre, para ello es imprescindible la motivación, sin ella, no se impulsa el espíritu creador. También el hombre se nutre del universo que lo rodea, lo observa, trata de descifrarlo, de entender los cambios, culturales, sociales, políticos que lo influyen de sobremanera.

El arte siempre fue influenciado por la cultura de la época, la literatura como parte del mismo también se ve influenciada.

Rainer Maria Rilke expresa que no se debe esperar recompensa de fuera, pero acaso, aparte de escribir para nuestro crecimiento, ¿no escribimos para que alguien disfrute nuestra creación?,¿ no debe ser la satisfacción del lector nuestra recompensa?

Joven escritor, debes escribir con coherencia, transmitiendo a los lectores tu propia manera de entender lo que ves en la naturaleza que te rodea, con la sensibilidad necesaria para llegar al corazón de quien te lee, con el intelecto claro para discernir en todo momento el camino elegido para llegar al punto final.

La escritura literaria dirá tanto de ti como tú de ella. Si llegas a ser un destacado escritor, tendrás el peso de mantener y mejorar cada escritura que realices, no solo por respeto a tus lectores sino también a tu estilo e inventiva. Y en caso que descubras que la escritura literaria no es tu vocación, no la abandones, se ha despertado algo en ti que debes continuar cultivando, busca dentro de ti e interpreta mejor tus sentimientos, tus experiencias de vida y vuelve a escribir, a veces hay que madurar y replantearse  una manera mejor de empezar.

 


Consigna LN5 Evoque algún recuerdo, utilice el recurso de analepsis y redacte una narración base (1/2 pág.)

Recuerdo que cuando era niño fui con mi amigo Ramón a comprar una pelota de fútbol, con la plata que nos dieron nuestros padres y algunos vueltos de los mandados. Ambos queríamos que tuviera los colores de nuestros equipos, yo de River y él de San Lorenzo. Estaban las dos a la venta así que tuvimos que tirar la moneda, perdí. Tal vez esa era la razón por la que siempre le pegué fuerte a la pelota. Ramón quería que quede en su casa y, por supuesto, yo en la mía, así que se resolvió a la manera tradicional y esta vez yo gané.

Volví a ver la pelota muchos años después  en casa de  mis padres, cuando fui a visitarlos con mis hijos; la descubrí buscando unas herramientas,Carlos, mi hijo más grande, me dijo que iba a inflarla en la bicicletería de la esquina, que aún podía estar en buenas condiciones porque se había guardado con ciertos cuidados. Cuando Carlos volvió  con la pelota inflada, se podía ver el paso de los años, el cuero un poco seco y los colores desgastados. Volví a jugar, esta vez con mis hijos, un rato, en el patio de la casa de mis padres,  Ramón ya no está con nosotros y los demás…, los demás ya son tan grandes como yo.

 


Consigna LN6 Escriba un relato en que la narración base sea breve y la analepsis extensa (1/2 pág.)

Por un evento que luego explicaré, la semana pasada recordé los autos que tuvieron mis padres y algunas desventuras que pasamos cuando decidían viajar. Recuerdo el primer auto, un Iseta, mi padre lo compró en Buenos Aires, volvimos a Bahía Blanca en ese diminuto automóvil. El viaje duró casi un día, el auto se paraba solo cada cierto tiempo. El segundo auto fue un De Carlo de la BMW, con él fuimos a pasar el día a Sierra de la Ventana, cuando emprendíamos el regreso, el automóvil no arrancó y tuvimos que quedarnos a dormir en el camping, por suerte esa noche hizo calor. En otra oportunidad, el mismo auto nos dejó en la ruta, mi madre y mi hermano menor tomaron un colectivo de línea que paró en la ruta para asistirnos, a nosotros nos remolcó un amigo de mi padre. Hubo otros autos, pero no más desventuras.

Recordé todo eso porque con mi esposa compramos un automóvil cero kilómetro y esa noche salimos a cenar en el flamante auto para festejar el evento, en el camino el auto se paró, con tanta mala suerte que fue en las vías, sentimos la bocina del tren y vimos la luz de la máquina, pero el auto no arrancaba y no podíamos moverlo. Pasaron unos muchachos que nos ayudaron y salvamos el auto. Luego nos asaltaron.

 


Consigna LN7 Escriba un relato en que la narración base sea extensa y la prolepsis breve (1/2 pág.)

Esa noche había luna llena, la meteorología era muy mala, el buque estaba en la punta oeste de la isla, donde presumiblemente se encontrarían los náufragos. En esa zona siempre había temporal, era raro encontrar buen tiempo. Un vigía gritó -ahí están. Eran los náufragos, se los veía bien, agitando sus brazos para llamar nuestra atención. Algunos a bordo dormían por ser relevos de guardia o porque cubrían servicios esenciales por la mañana. Eran las dos de la madrugada y el Comandante pidió un voluntario para ir a buscar a los náufragos en el bote semirígido, se ofreció el Jefe de máquinas. Con el buque moviéndose por las olas, la gente de mar arrió el bote, el cual afectado por el asincronismo de las olas por momentos  se lo veía más alto que el buque y por momentos muy abajo del mismo. En el sincronismo bote buque, el Jefe saltó al bote. Qué  pasaría si cayera al agua, sabía nadar pero las olas eran tan altas y la corriente tan fuerte que lo alejarían del buque, además, había orcas en la zona. La luz de la luna dejaba ver como rompían las olas en las rocas próximas a la isla y en la isla misma.

El Comandante evaluó nuevamente la situación, el pronóstico decía que en seis horas aproximadamente bajaba el viento, pensó que se darían las condiciones para que los rescate un helicóptero y  ordenó que no zarpe el bote.

 


Consigna LN8 Escriba un relato combinando analepsis y prolepsis (1pág.)

Hace dos años  escalé el Aconcagua, lo hice con el mismo grupo que ahora pretendo escalar el Monte Everest. En aquella oportunidad conocí a Alicia, hoy mi esposa. Ambos compartimos el amor por el montañismo y también por la navegación a vela. Los otros integrantes del grupo habían sido mi cuñado Eduardo, Salvador mi amigo de la infancia, el guía local y Charly, que llegó tarde a su grupo y se unió a nosotros. Quedamos en encontrarnos en Katmandú en el Hotel Shanker entre el 28 y 30 de septiembre de 2019, así lo hicimos. El día 30 almorzamos en el hotel y convocamos a Idrissa Sow, guía local con mucha experiencia, fue Charly quién lo propuso, se lo había recomendado un amigo que escaló el Everest el año pasado. Quedamos en salir al día siguiente hacia el monte, Idrissa nos hospedaría en una casa particular, y el 1° de octubre partiríamos hacia el campamento base, a unos 6000m de altura. Todo estaba saliendo según lo que planeamos, a Charly lo notaba algo desganado y cansado, le pregunté si necesitaba que nos quedemos más tiempo en el campamento para que se aclimatara mejor a la altura, me contestó que no, había pagado mucho por este ascenso. Empecé a pensar en él como en el eslabón más débil de la cadena, pensé que nos causaría algún problema y que no llegaría a la cima. Al día siguiente empezamos a escalar, Charly iba último en el ascenso y en varias ocasiones tuvimos que ayudarlo, cuando se acercó un grupo de escaladores, él insistió en que lo dejáramos pasar, eso nos retrasó mucho y tuvimos que acampar antes de lo pensado, discutió con el guía hasta el punto de irse a las manos. Le dije a Alicia que esto no terminaría bien. Esa noche armamos las carpas y comimos sentados en círculo, Charly preguntó si sabíamos que había cerca de doscientos cadáveres de montañistas en el monte, nadie le contestó, el ambiente era tenso, yo dije que me parecía mucho, insistió en que eran doscientos y que próximamente serían doscientos uno, lo miré y pensé que iba a suicidarse, con razón lo veía desganado y cansado, ahora entiendo,  está cansado de vivir, quiere ascender y suicidarse en la cima. Pero estaba muy alejado de la realidad, se paró y extrajo un revólver de entre sus ropas, le apuntó a Idrissa y le dijo: tú eras el guía el año pasado cuando mi hijo vino a escalar el monte, murió en una avalancha y no hiciste nada por salvarlo; le disparó tres veces, Idrissa murió al instante. Descendimos con el cadáver, y Charly se entregó a la policía.

 


Copyright©Paulino Russo

Octubre, 2020.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.