Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II Adecuación, coherencia y cohesión

Consigna A 17 Escriba un texto en el que utilice no menos de 8 expresiones correctas. (Máx. ½ pág.) 

Corrí la cortina de la ventanilla del tren y vi la luna llena que iluminaba sigilosa el campo y los copos de nieve. Yo estaba más que cómoda en el camarote tibio y mullido, pero hubiera dado mi vida por un poco de charla y chismes. Anna estaba sentada delante de mí. Me había saludado en forma respetuosa, pero enseguida se zambulló en su novela y se quedó leyendo durante todo el trayecto: Padres e hijos. No debía de tener mucho más de veinte años. Atractiva, según mi punto de vista, no pasaba inadvertida. La figura esbelta, sabiamente marcada por el corsé, y ese rostro angelical, encuadrado por el pequeño sombrero violeta. Tan violeta como su vestido, conforme a los dictámenes de la moda.

Ya el tren de vapor entraba en la estación: resopló el silbato. Nos apresuramos a ponernos nuestros sacones de piel. Anna acomodó su abultado polizón y tomó su bolso de viaje.

–Fue un placer viajar contigo, Anna –dije irónica.

Hacía unos tres años que no se la veía. Vendría a visitar a su hermano, se corrían muchos rumores sobre fricciones en ese matrimonio. Es que las jóvenes de hoy están olvidando el valor de la tolerancia y del perdón. Además, querrá conocer a su sobrino recién nacido.

La estación temblaba:  el rugido del monstruo de metal, el vapor que abrazaba a todos y todo en un paisaje fantástico, el hormigueo de personas, los bultos, y los faroles que iluminaban el andén con una luz macilenta. Es entonces cuando lo vi, a su apuesto marido que la ayudaba a descender los peldaños, la abrazaba y se alejaban presurosos. Mi hijo surgió de esa atmósfera fantasmal, retrasado como de costumbre. No se cruzó con Anna que será una esposa paciente y una madre devota.  Una familia feliz, como tantas otras. Estaba segura de que nadie escribiría una novela sobre tanto tedio.

 


Copyright©Adriana Corral

Agosto, 2020.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor