Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo I La Narración

Consigna LN 1 Ud. es un escritor consagrado; un amigo/a, o un discípulo/a, o un hijo/a le pide consejos acerca de cómo debe ser la escritura literaria. Escriba un texto epistolar en el que explique sus convicciones e intuiciones. Recuerde que es Ud. quien previamente debe tener la representación  mental y saberla trasmitir a su destinatario. Tome como ejemplo la carta de R. M. Rilke. (Máximo 1 pág.)


Estimado Enrique:

Debo decir previamente que he sido gratamente sorprendido al recibir su misiva, es para mi un honor poder brindarle mis conocimientos y una obligación moral  hacer de usted mi mejor discípulo.

Verá, la escritura literaria es una práctica que debe ser alimentada casi a diario diría yo, ya que con las técnicas que a continuación le brindaré considero que será capaz de poder dar  inicio a tan grata tarea.

Para empezar, lo primero que debe hacer es darle rienda suelta a la imaginación y dejar afuera toda clase de prejuicios, la libertad y los sentimientos van estrechamente de la mano y no se contente con una primera vez, la carrera de escritor esta minada de sinsabores que no deben hacerle bajar los brazos. Las criticas sobran por todas partes, no se deje amedrentar  ni una vez.  Pues bien aquí vamos:

Imagine una historia y déjese llevar por ella, piénsela, suéñela, cámbiela tantas veces lo crea necesario, tenga siempre a mano papel y lápiz para anotar  allí todas las ideas que se le crucen por la mente, por mas ridículas que sean, todo sirve, no le quepa duda. No se olvide dejar librado al azar las posibilidades, cuando uno es dueño de la historia,  elige darle el rumbo que desee. Podrá ensalzar o destruir a los personajes primarios y secundarios.

Siéntese en un parque, sea observador y por qué no juez, una hoja cayendo de un árbol, una pareja besándose en un banco  o un niño en bicicleta le mostrarán distintas situaciones. Escuche buena música, para mí, la música clásica es ideal, pero cada uno tiene su propio gusto. A la hora de sentarse a escribir buscara el mejor lugar, el más tranquilo y cómodo, para facilitar su tarea.

Será para mí un honor poder leer y brindarle mis correcciones, le aconsejo que antes de publicar algo se asegure que la tarea  esté bien hecha, porque del ridículo no se vuelve fácilmente, se lo digo por experiencia, a veces a uno le hacen creer que se lleva el mundo por delante y resulta ser un simple crío con aires de superioridad.

Así es que ponga manos a la obra y empiece cuanto antes, envíeme sus borradores, le aconsejo, es preferible la opinión de este viejo profesor a la crítica despiadada de la academia de Artes y Letras.

Espero que  mis consejos sean provechosos, esta valiosa indicación que le doy reléala todas la veces que sea necesario, y no dude en volver a escribirme si así lo desea, como le dije al principio,  esta tarea me enorgullece, ha sido usted el mejor alumno que he tenido.

Saludo afectuosamente.

Profesor Emilio Márquez

 


Consigna LN 4 Tome los ejemplos más arriba citados (tiempo del relato y tiempo de la cosa contada), redacte dos textos (máx. cada uno de ellos: ½ pág.). Uno de los textos deberá ser el tiempo del relato y el  otro, la cosa contada.


Tiempo del relato

Un nuevo hoy

¿Acaso las manecillas del reloj vuelven alguna vez? ¿Y si todo esto que sucede es  por algo? Lo escuché anoche en la tele. Quizás sea el momento de sentarse a reflexionar en  lo que queremos y cómo lo queremos, puesto que nada volverá a ser como conocemos.

Hay que aprovechar este efímero instante para escribir una carta o llamar por teléfono al más olvidado de tus afectos, porque a pesar de que  la tecnología en las comunicaciones acorta,  la distancia física no se compensa con nada. Ojalá exista el mañana.

Porque hoy hay que aprender a extrañar, a reencontrarse con uno mismo, a tomar en cuenta la cosa más diminuta, hay que aprender a vivir  porque este tren sigue su camino, por ahora no puede detenerse en ninguna estación, quisiera verte desde la ventana sólo una vez más, abrazarte en el aire y llevarte conmigo en la solapa de mi corazón.


Tiempo de la cosa contada

Una verdad oculta

Dicen las viejas experimentadas que la historia se repite casi en forma cíclica, aunque pasaron dos generaciones sin que sucediera nada en el pueblo, hoy volvemos a hablar de casos paranormales. La casa está clausurada, pero de noche los muebles se corren de lugar y la puerta se abre sin que nadie del otro lado esté esperando.

Como reportera de casos insólitos,  hoy me toca hablar de ello, una casa embrujada, pero no cualquier casa. Lamentablemente o afortunadamente, no lo sé aún,  me toca muy de cerca, en esta propiedad pasó su infancia  mi abuela, a quien hoy no tengo para que me cuente con lujo de detalles quien moraba por las noches, pero hace cosa de un mes unos niños, muy curiosos ellos,  entraron y dijeron que la mecedora se movía   y que no había nadie allí sentado.

Tal fue el escándalo que armaron que desde parapsicólogos hasta curas hicieron lo suyo sin obtener el resultado deseado, pero yo  sí sé qué es lo que pasa allí. No hay ningún fantasma, los cimientos son tan endebles que el tren que pasa a escasas cuadras hace que esa mecedora se mueva, que la puerta se abra y el estado de los muebles es  deplorable, por lo que se van desarmando de a poco,  pero como no está en mi romperle la ilusión a nadie,  mejor me callo la boca y escribo mi mejor crónica.

 


Consigna LN 5 Evoque algún recuerdo, utilice el recurso de analepsis, y redacte una narración base. (1/2 página)

Delia 

Cada tarde de martes, miércoles y jueves  he descolgado el teléfono para llamarla, casi como un ritual. Mi intención siempre fue saber cómo se encontraba  y acortar un poco las distancias, esto de vivir lejos y trabajar tanto me imposibilitaron las ganas de viajar a verla, y eso que se lo prometí mil veces. A veces me odio por ello.  Pero cuando fui ya era tarde, la encontré en una cama de hospital luchando contra el enemigo invisible que se la llevaba. Me acerqué y le hable al oído, un coma no iba a frenarme las ganas de volver a hablarle una vez más. Contra todos los pronósticos médicos,  sé que me escuchó y que esa lágrima que soltó como regalo de despedida bastó para sentirme aún más cerca de ella.

Todavía la sueño y la siento cerca de mí  ¿Es que está escrito en algún lugar que nunca más volveremos a estar en contacto? Yo no lo creo. Hace dos noches en mis sueños sonó el teléfono, cuando lo descolgué una voz conocida del otro lado me decía: “Quedate tranquila que yo estoy bien” y en mi desesperación por querer decirle todo lo que sentía no me salió un hilo de voz. “Abuela,  estoy acá”. Típico.

 


Consigna LN 6 Escriba un relato en que la narración base sea breve y la analepsis extensa. (1/2 página)


La triste verdad

Lo mejor era desaparecer  y dejar todo atrás, recoger un par de cosas y emprender la huida cuanto antes. El coche estaba afuera listo para partir, tenía el picaporte en la mano cuando cerró los ojos y los sucesos de la noche anterior pasaron como una mala película de cine barato.

Robar. Era la única opción, ya no podía soportar  el chantaje al que fue sometida durante largo tiempo. El blanco fue fácil, doña Eduviges era muy descuidada, había que actuar como una hormiga, todos los días llevando algo, al principio fue sutil, pero tiempo después el descontrol se apoderó de ella y  mientras le limpiaba la habitación iban a parar a sus bolsillos cuanta alhaja, moneda u objeto de valor que  encontraba a su paso, no podía dejar que su padre supiera todo, debía callarlo como sea y con dinero era una opción, momentánea claro, hasta que la pobre vieja murió. Y las posibilidades de seguir  pagando se redujeron notablemente.

Cuando le comunicó que ya no podría hacerlo,  la furia invadió sus ojos  y con una sonrisa letal partió a su casa. Lamentablemente llegó tarde, por la ventana pudo ver la cara de su padre desencajada de dolor, no lo pudo soportar y corrió hasta que le ardieron los pulmones, juntó lo poco que pudo y huyó. Lo que nunca llegó a saber es que ella nunca fue responsable de nada, se trató de un simple accidente doméstico, ella no mató a su madre, la pobre cayó sola por las escaleras. Pero James que estaba oculto la intimidó en el velatorio, amenazándola con contarles a todos su verdad. Una triste verdad.

 


Consigna LN 7 Escriba un relato en que la narración base sea extensa y la prolepsis breve. (1/2 página)

Felicidad efímera

El tiempo, tirano si los hay,  la aleja cada vez más de mí, las distancias se hacen eternas y sueño cada noche con su tibio aliento acariciando mi rostro. Al principio no me daba cuenta o no quería hacerlo, toda la felicidad se me escapaba de las manos, intenté seguirle la corriente, pero llegó un punto en el que tuve que tomar distancia y hacerla ver con un profesional. Una cosa era verla saltar en el parque y divertirse como una niña, pero una muy diferente era  arrancarse la ropa hasta quedar desnuda y gritar a viva voz que se sentía en el paraíso.

El doctor  Bolengo la vino a ver después de la fiesta, y mi vida se volvió un desastre, todos la miraron confundidos cuando en un arrebato de locura  se tiró en la mesa incitándome a hacer el amor. Traté de frenarla, de calmarla, pero fue imposible, todos se fueron y ahí me quedé solo, abrazado a mis piernas en un rincón de la habitación,  mientras el equipo médico se la llevó.

Hoy no me reconoce,  me mira con ojos perdidos preguntándose seguramente quién demonios soy, y yo aquí quedé hecho un manojo de tristeza,  tratando de encontrarle  una simple explicación.

 


Consigna LN  8 Escriba un relato combinando analepsis y prolepsis. (1 página)

Doble vida

Y pensar que todos cayeron en su trampa, con esa carita de ángel la arrastró hacia la ruina, no le quedó ni un centavo para volver a surgir. Fue un plan urdido en detalle, una perfecta partida de ajedrez, cada pieza puesta en su lugar.

Simón era agradable, su compañía la deslumbró, y Ana con su inocencia cayó en sus redes. Se casaron muy rápido, sólo dos meses de noviazgo fugaz,   él decía que soñaba con hacerla feliz y ella parecía una princesa encantada. Hasta la noche de bodas.

La dejó tirada en la cama luego de satisfacer sus necesidades, la poseyó con tanta frialdad para  consumar ese matrimonio que se sintió poderoso, la empujó a un  costado y se fue de parranda con amigos. Ya tenía todo lo que quería. Ana y su herencia.

Los días transcurrían como una pesadilla, por supuesto no hubo luna de miel, Simón se empeñaba en no registrar su presencia,  y a medida que el tiempo pasaba,  el odio de Ana le iba carcomiendo las fibras de su ser, debía ponerle un punto final a esta pesadilla, después de todo la habían engañado vilmente. Y se propuso recuperar lo que era suyo.

Todo fue planificado a la perfección, una noche en la que volvió ebrio, como tantas otras,  casi inconsciente lo ejecutó de dos disparos y con la ayuda de su hermano se deshicieron del cuerpo,  arrojándolo cerca de las tabernas de la ciudad, cualquiera diría que se trató de  un asalto. Lo encontraron al dia siguiente. Y la conclusión de los investigadores fue contundente: se trató de un hecho de inseguridad, puesto que al caballero le faltaban algunas pertenencias.

El velo negro le ocultaba la sonrisa de satisfacción cuando el cajón bajaba por la fosa, una amarga lágrima descendió por su mejilla, era hora volver a poner las cosas en su lugar,  y ese miserable estaba donde tenía que estar, pues a fin de cuentas la reina se comió al rey.

 

 


Copyright©Bárbara Britos

Julio, 2020.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor