Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo III Decir y mostrar

Consigna D 1 Recorte una historieta de algún periódico, revista o internet (de una o más viñetas) con texto o sin él. Redacte un texto narrativo breve (1/2 página) en el que se cuente una historia, evite decir todo. (La historieta será el disparador, no es necesario respetarla).


Estanislao del Campo. Agosto 1935

En su casa de ladrillos expuestos, sin luz, ni agua corriente, sombreado por algarrobales, en austeridad y modestia, Piognak (1) escribe sus estudios antropológicos y botánicos en tono de anecdotario. Los ilustra con fotografías y dibujos registrando, así, el cotidiano de la indiada y Taller literariosu admiración por la eficacia de las virtudes herborístico medicinales de las culturas qom y guaraní. Con cuarenta años, desgarrado por su reciente viudez, renunció a los cargos y honores que se le ofrecían en Paraguay como Héroe de la Guerra del Chaco, en la cual sirvió voluntariamente en su rol de médico, para bajarse de un tren en la última frontera a conquistar del territorio nacional. Con curiosidad, admiración por la existencia aún de sociedades ancestrales, entregado con todo su ser al juramento hipocrático, escribe:

El yagaiki (2), postrado, “ya no sirviendo más”, bendice al joven a su lado dando así autorización. Lo tienden sobre la tierra fuera de la toldería e inician el rito de caminar sobre él, varios hombres grandes y fuertes, por turno. Hacen presión con los pies sobre el anciano. Alguno salta sobre su pecho hasta que ¡crac! Se quiebran sus costillas o incluso las vértebras (3). Oído el crepitar de los débiles huesos y las exhalaciones de dolor, se sientan a su derredor a esperar la muerte. Si la espera se alarga, por conmiseración, sepultan los restos todavía palpitantes para que el ahogo bajo tierra lo acabe. Cumplido esto, lo cubren con ramería y hojarasca incinerándolo, para acelerar así su tránsito al otro mundo.

La eutanasia, por increíble que parezca, y aunque espasmódica, es una práctica habitual en las tribus del Chaco Austral y Boreal. En estos tiempos en que vuelve a ser objeto de análisis científico y moral, hemos de reconocer que a lo largo de los siglos y de la geografía no cristiana aparece concebida como una práctica misericordiosa.

 


Consigna D 2 Escriba un texto narrativo breve en el que se cuente una historia. El modelo, en este caso, es la historieta que verá a continuación. (Máx. ½ pág.)

La niña esquelética, vestida sólo con un calzón rosa que baila, amplio, alrededor de sus muslos sin carne, reptando, se introduce entre su

C_2almohada y la vasta funda quedando fuera de ese caparazón improvisado sólo sus pantorrillas y pies. Como una tortuga de algodón y lino, se desliza hasta apoyar su espalda mullida contra el ángulo diedro que forman las paredes en las que se recuestan la cabecera y un costado de la cama infantil. Abrazada a sí misma, con el mentón apoyado en su cuerpo, los ojos cerrados fuertemente, sintiéndose cobijada por la tela que la apresa en un amago de compensar la ausencia de afecto, se balancea para acunarse y balbucea palabras ininteligibles como en una oración suplicante. Teme dormirse. Teme a los monstruos que la espían desde debajo de la cama y desde las sombras tras la puerta semi abierta.

Los párpados sucumben.

Se desploma inexorablemente por el hoyo negro que se abre bajo su cuerpo, que la envuelve y asfixia. Grita inaudiblemente.  Sus intentos de sostenerse por las paredes del hoyo son vanos y la lastiman. Nadie la auxilia. Cae. Golpe. Alarido. Orines. Luces.

Los abuelos la encuentran, como cada madrugada, sofocada entre las sábanas que la envuelven en torbellino; incrustada dentro de la funda de la almohada a la que hay que cortar para quitarla; mojada; caída bajo la cama. Emprenden la cotidiana labor de higienizarla, lavar los flujos del piso, acondicionar el lecho, acostarla, tomar su temperatura, rezar a su lado un momento, esperando que todos logren descansar al menos hasta el amanecer. Una niña sin padres. Abandonada. Que aún no puede expresar en palabras sus preguntas. Sus ojos suplicantes de amor, el temor a dormir, la inapetencia y las fiebres, son la única expresión de su alma atormentada.

-Ángel de la Guarda, dulce compañía, / no la desampares ni de noche ni de día…

-Recuerda, cada vez que dices “amén”, algo bueno sucede.

Un día, años después, tras centenares de “amén”, cesaron las pesadillas. Y, la aún niña, dormía cada noche en los brazos del Padre.

 


Consigna D 3 Escriba un texto descriptivo en el utilice las siguientes palabras y expresiones: encinas, rojos, azules, violáceos, cruda/o, resplandor, terreno árido, desierto en las almas, atardecer. (Máximo ½ pág.)


Provenza. Cerca de Arles. Siglo VIII


Atardece sobre el encinar de Hebrón, a pocos kilómetros de Jerusalén. El celaje bajo se confunde con la polvareda suspendida que provoca resplandores espectrales al ser atravesada, nubes y arenisca teñidas en rojos, amarillos y violáceos por los haces del sol en lenta retirada. Bruñen las cúpulas doradas. Despiertan luciérnagas menguadas. Sombras azules proyectan las vastas copas de perennes hojas sobre el árido terreno refugiando abejorros, gorriones, palomas. Fray Egidio contempla el Hebrón recostado en el liso y robusto tronco de su propia encina en la campiña gala. Sonríe. El soplo del chamsin provoca el cuchicheo de la fronda dura y coriácea del encinar. Egidio observa el desierto en las almas sin Dios de tiempos de Jesús imbricado en las peregrinas almas de su propia tierra siete siglos después. Abre los brazos en cruz, recostado sobre la tan dura madera que no se pudre, admirando su resiliencia, capaz de resucitar cíclicamente de los crudos embates del fuego y los golpes del leñador. La Hermana Encina nos dice desde su estampa retorcida: “aquí estoy, partida y aún viva, cobijando, nutriendo”. Madera del Árbol de Vida, la Cruz de Cristo, símbolo de la redención del mundo. Bajo su sombra Egidio levantará una abadía, como tantos otros hombres han erigido sus altares e iglesias junto a la encina, testigo eterno de la alianza de Dios con su pueblo: “porque ella ha oído todas las palabras que Yahvé nos ha dicho; quede pues por testigo contra nosotros, para que no neguéis a vuestro Dios”. Josué 24; 26-27

 


Consigna D 4 Escriba un texto en el que describa el paisaje de la foto. (Máx. ½ pág.)

Termas de Pamukkale, al sudoeste de Turquía

 

El agua proveniente de diecisiete manantiales, rica en metales y creta, cae en leves y amplias cascadas desde una terraza a la siguiente, C_4horadando la roca volcánica, formando piscinas turquesas de agua termal en su declive. El azul intenso de las aguas estancadas en casa piso es acentuado por el níveo de sus bordes. Blanco producido por la precipitación de bicarbonatos de calcio en estalactitas, peldaño por peldaño, que provocan la visión apoteótica de inmaculadas cascadas congeladas. Una escalera al paraíso que ofrece el milagro de aguas curativas atribuidas como regalo al dios Apolo, deidad de la medicina a la que fue dedicada la urbe construida en su cima: Hierápolis, la Ciudad Sagrada.

 


Consigna D 5 Escriba un texto en el que defina un personaje, respetando la brevedad, la concisión y la economía de palabras que advirtió en el fragmento de Los hermanos Karamasov. (1/2 pág.)

La Colorada. Así la llaman por sus largos y ondulados cabellos rojos que le caen sucios sobre la cara pecosa, ruborizada de tanto correr. Huele a humo, sudor rancio, suciedad vieja pegada en la piel. Aun así, es hermosa.

Nació fallada, no se coció bien en la panza, por eso tiene la tez cruda. Demasiado rara con sus ojos verdes aquí entre los indios qom y criollos aparaguayados que destacan por su tono cobrizo con duros pelambres negros azabache. Su hermano es el único que no tiene asco de esa piel clara que no soporta una picadura, ni tiene miedo de esos cabellos rojos que son el sello de la Salamanca. Los demás la ignoran. Con ocho años, cursa por tercera vez primer grado. Aún no han conseguido que dijera una sola palabra.

Ayelén Funes, la Colorada, con nombre de heroína de telenovela de la tarde, se quita los mocos fregándoselos con el dobladillo sucio de la manga y juega caracoleando los bucles del cabello preguntándose qué hace él allí. Lo comprendió enseguida, cuando su padre recibió unos billetes y desapareció del rancho en busca de la dosis de alcohol en damajuana dejándola sola con el desconocido.

 


Consigna D 6

La tristeza

[Cuento. Fragmento] Anton Chéjov

La capital está envuelta en las penumbras vespertinas. La nieve cae lentamente en gruesos copos, gira alrededor de los faroles encendidos, se extiende, en fina, blanda capa, sobre los tejados, sobre los lomos de los caballos, sobre los hombros humanos, sobre los sombreros. El cochero Yona está todo blanco, como un aparecido. Sentado en el pescante de su trineo, encorvado el cuerpo cuanto puede estarlo un cuerpo humano, permanece inmóvil. Diríase que ni un alud de nieve que le cayese encima lo sacaría de su quietud. Su caballo está también blanco e inmóvil. Por su inmovilidad, por las líneas rígidas de su cuerpo, por la tiesura de palos de sus patas, parece, aun mirado de cerca, un caballo de dulce de los que se les compran a los chiquillos por un copec. Hállase sumido en sus reflexiones: un hombre o un caballo, arrancados del trabajo campestre y lanzados al infierno de una gran ciudad, como Yona y su caballo, están siempre entregados a tristes pensamientos. Es demasiado grande la diferencia entre la apacible vida rústica y la vida agitada, toda ruido y angustia, de las ciudades relumbrantes de luces.

 


Consigna D 7  Extracte del texto La tristeza los segmentos en los que encuentra la predominancia de rasgos físicos (prosopografía) y los segmentos dónde encuentra la predominancia de rasgos morales o psicológicos (etopeya). Luego, sepárelos por párrafos, pervirtiendo el orden original. Use conectores para que la narración tenga coherencia. (Máximo: ½ pág.)

El cochero Yona está todo blanco. Permanece inmóvil. Sentado en el pescante de su trineo, encorvado el cuerpo cuanto puede estarlo un cuerpo humano.

Hállase sumido en sus reflexiones, entregado a tristes pensamientos.

 


Consigna D 8 Redacte una prosopografía de una persona que conozca. (1/2 página)

Dante es un fiel exponente de la mixtura entre italianos y alemanes. Cuando lo conocí no pude menos que observar su garbo, con el mentón levantado y el mechón de cabello fino, lacio y rubio que le cae inevitablemente sobre los ojos, que mutan de color entre un verde azulado y miel, con unas leves reminiscencias grises. Los que lo han conocido de niño, lo apodaron “gato chico”, el hijo del “gato”, por compartir con su padre la mirada felina, tan poco común en estas tierras. Este bautizo popular lo define muy apropiadamente por sus rasgos de carácter. Sus labios finos, prietos, se abren en sonrisas amplias, con dientes grandes y perfectos. En especial cuando su enjuto, duro y ágil cuerpo elabora, aún en la madurez, cabriolas imposibles para evitar los golpes que pretende propinarle alguno de los parientes que ha sido objeto de sus burlas y travesuras. Posee huesos grandes cubiertos de músculos sin un ápice de grasa. Sus hombros se encorvan levemente hacia adelante como consecuencia del asma que ahoga sus bronquios desde niño. Esa desventaja física es amortiguada con la capacidad regenerativa de sus tejidos. Su velocidad de cicatrización es asombrosa. Lo cual le ha sido de gran ayuda ante la cantidad de traumatismos de todo tipo que exhibe, consecuencias de la testarudez para lograr hacer lo que se propone, como por la afición a convertir la cocina y otros espacios en laboratorios de investigación.

 


Consigna D 9  Redacte una etopeya de Ud. mismo. (1/2 página)

Soy una mujer madura caminando confiada en la dirección de mis sueños. Intentando vivir la vida que he imaginado. Agradecida por todo lo que quedó atrás y por todo lo que está en el presente. Orgullosa de mis hijos y de mis nietos. Consciente de las equivocaciones cometidas y los dolores causados. Enfocada en alimentar lo mejor de mí por el bien de mi alma y de las personas que amo. Soy una persona creativa, que honra al Creador manteniéndome alerta a su guía. Al que ruego para adquirir coraje, humildad, mansedumbre, crecer en fe y misericordia. Mi solidaridad y espíritu de sacrificio no han alcanzado, muchas veces, para mantener a raya mi belicosidad, la dureza de mis palabras y la rebeldía original que me caracterizan. Transparente hasta la desmesura, no puedo evitar que mis ojos y muecas pongan en evidencia lo que pienso, lo cual me ha traído muchos conflictos innecesarios y burdos.

Curiosa, inquieta, resiliente, espontánea, celosa, vulnerable, posesiva, sibarita, aventurera. Quizás sea más fácil decir que soy color arena, malva, manuscrito, con un toque de blanco y dorado. Compleja y brillante. Me constituyen las piedras rotas, destruidas, que de todas formas siguen manteniendo su esencia de cristal, en simetría, y brillan igual ante la luz emitiendo pequeños fulgores. Me siento serena, abundante, inmensa, agradecida, libre, infinita. Arena y mar. Selva en la sangre.

Mi departamento lo refleja. Arena en los suelos. Malva en las paredes. Dorado y blanco en los muebles. Azul en los detalles. Orquídeas. Acuarelas. Lápices. Libros. Mochilas y tickets.

 


Consigna D 10 Haga un retrato de Ud. mismo. (1/2 página)

Mira pues ese rostro sonrojado por el esfuerzo de correr, bailar, caminar, andar en bicicleta, todo junto, por el deseo de fortalecer las flácidas carnes y convertir a esa mujer sedentaria en una senderista apta para la aventura de tomar una mochila y recorrer caminos en los bosques, selvas, praderas y playas. Diríase que no aparenta los años que carga, pues sus ojos oscuros y pícaros sonríen más que sus dientes ocultos en el ladeo de los carnosos labios que se tuercen indolentes hacia la derecha haciendo un hoyo pequeño en la mejilla pulposa, pecosa, con manchas de sol en tanto eleva, provocativa, su ceja izquierda. Usa el cabello muy corto, como varón. Su vestir no es desaliñado, pero tampoco sensual. Práctico y cómodo. Los rasgos de femineidad aparecen en detalles: el perfume, los aros, un anillo, algo de acento en las pestañas o en los labios. No intenta llamar la atención masculina, aunque su desparpajo y espontaneidad puedan generar alguna mirada a la que normalmente no presta atención.

El cuerpo que observas carga con prestancia muchas cicatrices. Ha parido cuatro hijos que mantienen en sus genes la herencia vasca de desarrollar con tozudez, como perlas preciosas, manías que en otros pueblos son fallas de carácter, pero en ellos revelan la contradicción con la que encaran la superación de sí mismos. Altanera y sumisa. Orgullosa y modesta. Belicosa y misericordiosa. Idealista y práctica. Emotiva, llora en la alegría más que en los dolores, pero es dura y recia cuando corrige o está a disgusto. Tiene a su favor al tiempo y la memoria. Puede callar, pero no otorga. A fuerza de silencio y no olvidar ha perdurado, viviendo de sus fuerzas espirituales en los tiempos tormentosos; como así de la gratitud en las bonanzas.

Y dime ahora tú, que has conocido tan sólo un efímero episodio de su trato si de veras crees que puedes juzgar tan insensatamente su valía sin tener noción alguna de todo a lo que ha sobrevivido y del tesoro que puede brindarte su lealtad.

 


Consigna D 11 Haga una caricatura de Ud. mismo. (1/2 página)

Que era maestra de escuelas, pues no cabe dudas, al verle andar con los anteojos caídos sobre el respingue de su nariz, cargando siempre cuadernos y lápices. La afición por las matemáticas se adivina al observarle acomodar los objetos simétricamente, sobre todo, los ajenos, pues los propios ya deben de estarlo. Diríase que es una compulsión pues no se aguanta un momento sin corregir la postura de los cuadros o el ángulo al que apuntan las azas de las tazas. ¡!Inaguantable!!

Cuando ella ingresa, su nariz se frunce de inmediato identificando olores que ni los perros de presa. Saca de su cartera desinfectantes y allí no más se pone a fregar. Y cuida que las ridículas posesiones que para ti son importantes, como cajas vacías, origamis, o cualquier adminículo del escritorio no vayan a parar al basurero, pues mamá cuando limpia, avasalla. No se te ocurra entrar a la casa sin quitarte los zapatos, pues ahí no más irá detrás de ti con la escoba levantando el polvo que más que ver lo huele, y el frunce de su seño te hará huir o descalzarte avergonzado. Sobre cualquier tema que hablemos intentará opinar como erudita. Ten paciencia. Cuando haya llenado el freezer de comida casera y se haya colmado de abrazos, podremos volver a la rutina.

 


Consigna D 12 Combine cada uno de sus rasgos (prosopografía, etopeya) y escriba un texto en el que predomine el retrato. (1 página)

Degusto un exquisito té chai en el Almacén de Ramos Generales de Ushuaia. Un museo de almacén. Sus paredes cubiertas de estanterías de madera que cargan a rebosar: botellas antiguas, damajuanas, cedazos, pesas, lámparas de gas… todo lo que ha quedado como resabio en galpones. Bebidas de todo el mundo. El exhibidor sobre el que se apoya la caja registradora, antiguo, modificado para funcionar como vitrina de las exquisiteces que tientan a probarlas todas. Penden del techo baldes de metal convertidos en luminarias; canastos de mimbre, arneses, utensilios inmensos de cocina, ramos de hierbas y flores. Intento mantenerme enfocada en los aromas del té negro con canela, clavo de olor y jengibre; memorizar los rincones de este lugar íntimo, oscuro, cargado del rumor de los turistas para alejarme de la demasiado triste realidad. Me niego a que nombres y otros pensamientos me atrapen. Me concentro en este presente, en la puerta vaivén, en la aspereza de los troncos expuestos, en la armonía de las mesas y sillas simples, viejas, deslustradas, heridas, que sin embargo lucen con personalidad. Son bellas en sus fisuras y rugosidades. El ambiente deslumbra en su temperamento distintivo. Una metáfora de mí.

Siento las arrugas junto a los ojos que permanecen a pesar de las cremas que tan sólo lograron esfumar bastante el gris violáceo de las ojeras. Siento el vientre y muslos flácidos cubiertos de grietas, mi papada tiroidea, mi edad exudada en cada poro. Y, sin embargo, sé que aún puedo brillar. Aún logro sonreír con los ojos, los labios, con todo el cuerpo. Sonrío y la luz que ingresa por las ventanas me devuelve el regocijo como en eco. Paz. En este estado de libertad experimento la verdad, la belleza, la bondad, la armonía. Saboreo el gusto de la eternidad. Me salgo del río de la memoria y el condicionamiento observando mi derredor como si lo hiciera por primera vez, con los ojos de la niña que fui: curiosa, expectante, sorprendida de la inmensa maravilla de la creación humana y divina. Me gusta ser ella porque tiene una mirada sincera sobre el mundo; porque no juzga ni tiene rencor; porque aún con sus pesadillas acepta su suerte con naturalidad y confianza.

Gracias, Dios mío, porque mi cuerpo aún es fuerte y sano. Porque mis piernas y músculos responden. Gracias, Dios mío, porque te contemplo en la calma de estas horas en que atardece sobre la bahía de Oshova con sus rosas en el horizonte matizando los cielos sempiternamente nublados, los montes nevados y la quietud de las aguas. Gracias, porque con tus manos de alfarero me moldeas como una obra de arte que ha sido creada necesariamente por ti y para ti. Acaso haya sido llamada a devenir en artista por tu gracia. Si es así, tomaré mi suerte y la llevaré conmigo sin preguntar por la recompensa. Pues si he de emularte en el arte de la creación, debo ser un mundo para mí misma, hallándolo todo en mí y en la naturaleza a la que me has incorporado por tu bondad.

Pido otro té y unas masas con crema.

Tomo mis apuntes y empiezo a escribir. Nankurunaisa: con el tiempo se arregla todo.

 


Consigna D 13 Redacte un texto en el que describa un personaje, incorporando las siguientes palabras y expresiones: hirsuto/a, avejentado/a, olvidado/a, claridad de pensamientos, llena el alma de adioses, rasgado/a por la angustia, ciego/a de esperanzas. (Máximo ½ pág.)


La historia argentina mantiene olvidados a grandes pro hombres cuya entereza y claridad de pensamiento valdrían como ejemplo y norma para estas generaciones.

“Piognak”, el “doctor Dios”, es uno de ellos. Quien, avejentado, ostentando una canosa barba hirsuta de pocos días, llena el alma de adioses, se despidió del villorío en el chaco profundo en el que vivió cincuenta y un años. Se fue ya muy anciano, cuando su cuerpo no resistió las privaciones de la vida en el monte bajo, de campos áridos, tierra seca, endurecida y agrietada de Formosa que curtieron su piel de las mismas huellas. Quizás se sintió ciego de esperanzas de lograr que las autoridades se hicieran eco de sus denuncias ante los abusos de los ingenios azucareros sobre los pueblos aborígenes. Fue un Cristo entre nosotros. Ocupado de poner a raya la sífilis, la lepra, el chagas y otras pestes.

Muchas veces se ha dicho que vivir en austeridad, humilde y solidariamente, es renunciar a uno mismo. En realidad, ello es realizarse íntegramente como hombre en la dimensión magnífica para la cual fue creado”. Esteban Laureano Maradona (1895-1995)

 


Consigna D 14 Redacte un texto en el que describa un objeto, incorporando las siguientes palabras y expresiones: terso/a, definido, bóveda, obsesionado/a por la búsqueda de la forma perfecta, impermeable, íntimo. (Máximo ½ pág.)

Obsesionado por la búsqueda de la forma perfecta en que encajar cada centímetro de piel, se acomoda junto a mí, se despliega y me toma. Terso, abrasador, hurga en mis concavidades y bóvedas. Su compás rítmico y definido incita a seguirlo, al principio mesuradamente, para continuar en un in crescendo más allá de los límites presuntuosos de su topografía, pues desata la propagación de vibraciones en ondas infinitas de energía que en su devenir elevan la temperatura y provocan eclosión. Queda así orondo, satisfecho, aunque impermeable a los sentimientos que despierta el poseerlo.

 


Consigna D 15 Describa el objeto que verá más abajo con la mayor economía de palabras. (Máx. ½ pág.)

C_15La máquina de precisión pende de una cadena de plata que se engancha a la corona de su esfera por un anillo doble. Oculta tras la tapa, embellecida en filigrana, las agujas marchan cíclicamente entre números romanos bajo un cristal. En su caja, luce labrada una fecha e iniciales. El metódico trabajo de los engranajes animados a cuerda, intentan medir el transcurso de los eventos. Sin embargo, el tiempo ha muerto en ese día y en ese nombre.

 

 


Consigna D 16

Un médico de un gran hospital londinense ha provocado una fuerte polémica al afirmar que está preparado

para utilizar un programa de ordenador diseñado para decidir qué pacientes deben ser atendidos

prioritariamente en función de sus posibilidades de supervivencia. 

En el texto anterior, encontramos frases irrelevantes, reescríbalo suprimiendo lo innecesario. (Máx. 3 líneas)


Londres. Un médico podría utilizar un programa de ordenador para decidir la atención prioritaria de pacientes en función a sus posibilidades de sobrevivencia.

 


Consigna D 17 Escriba un texto con frases irrelevantes, luego produzca otro en el que suprimió esas mismas frases irrelevantes, respetando siempre la coherencia. Transcriba ambos, luego justifique la claridad en uno y en otro. (Máx. ½ pág.)

En estos tiempos en que la eutanasia vuelve a ser objeto de análisis científico y moral, hemos de reconocer que a lo largo de los siglos y de la geografía no cristiana aparece concebida como una práctica misericordiosa en la razón de quienes la ejercen.

La eutanasia aparece concebida, a lo largo de los siglos y la geografía, como una práctica misericordiosa.

 


Consigna D 19 Escriba un texto en el que su sintaxis entorpezca la lectura. (3 líneas)

 Con su camisa celeste estampada en flores de transpiración, haciendo un bollo de las alas de su sombrero de pajas, sin saber cómo contar tan tremenda situación, ya poco novedosa, don Pedro se acerca al perro guardián yugoslavo que se halla reclinado en el discreto y acogedor cuarto de oración construido en el fondo de su casa.

 


Consigna D 20

A las primeras horas de la mañana de ayer, jueves, apareció ahorcado en un corral junto a su domicilio, en Pedroso, un hombre de 62 años, casado y con cuatro hijos.

En el texto superior, encontramos incisos que dificultan la comprensión de lectura, reescríbalos con una sintaxis más “amigable” (sujeto-verbo-complementos).


Un hombre de 62 años, casado y con cuatro hijos, apareció ahorcado en un corral junto a su domicilio, en las primeras horas de la mañana de ayer, jueves.

 

 

Consigna D 22

Nunca Madame Bovary estuvo tan bella como en época: tenía esa indefinible belleza que resulta de la alegría, entusiasmo, del éxito, y que no es más que la armonía del temperamento con las circunstancias. Sus ansias, sus penas, la experiencia del placer y sus ilusiones todavía jóvenes, igual que ocurre a las flores, con el abono, la lluvia, los vientos y el sol, habían ido desarrollando gradualmente y ella se mostraba, por fin, en la plenitud de su naturaleza. Sus párpados parecían recortados expresamente para sus largas miradas amorosas en las que se perdía la pupila, mientras que un aliento fuerte separaba las finas aletas de su nariz y elevaba la carnosa comisura de sus labios, sombreados a la luz por un leve bozo negro. Dijérase que un artista hábil en corrupciones había dispuesto sobre su nuca la trenzada mata de sus cabellos: se enroscaban en una masa espesa, descuidadamente, y según los azares del adulterio, que los soltaba todos los días. Su voz ahora tomaba unas inflexiones más suaves, su talle también; algo sutil y penetrante se desprendía incluso de sus vestidos y del arco de su pie. (Fragmento)


En Madame Bovary, el narrador hace una descripción del tempo emocional de Emma, en el punto exacto de su madurez. Reemplace por otros todos los adjetivos en el texto citado más abajo, puede modificar algunas oraciones si es necesario. (Máx. ½ pág.)


Nunca Madame Bovary estuvo tan encantadora como en época: tenía esa imprecisa belleza que resulta de la alegría, entusiasmo, del éxito, y que no es más que la armonía del temperamento con las circunstancias. Sus ansias, sus penas, la experiencia del placer y sus ilusiones todavía lozanas, igual que ocurre a las flores, con el abono, la lluvia, los vientos y el sol, habían ido desarrollando imperceptiblemente y ella se mostraba, por fin, en la plenitud de su naturaleza. Sus párpados parecían recortados expresamente para sus profundas miradas anhelantes en las que se perdía la pupila, mientras que un aliento profuso separaba las blancas aletas de su nariz y elevaba la rebosante comisura de sus labios, sombreados a la luz por un leve bozo oscuro. Dijérase que un artista experto en corrupciones había dispuesto sobre su nuca la ondulada mata de sus cabellos: se enroscaban en una masa trigueña, informalmente, y según los azares del adulterio, que los soltaba todos los días. Su voz ahora tomaba unas inflexiones más dulces, su talle también; algo etéreo e intenso se desprendía incluso de sus vestidos y del arco de su pie.

 


Consigna D 23 Escriba una nueva versión del fragmento, utilice la menor cantidad de adjetivos. (1/2 página).

Nunca Madame Bovary estuvo tan bella como en época: tenía esa belleza que resulta de la alegría, entusiasmo, del éxito, y que no es más que la armonía del temperamento con las circunstancias. Sus ansias, sus penas, la experiencia del placer y sus ilusiones todavía frescas, igual que ocurre a las flores, con el abono, la lluvia, los vientos y el sol, habían ido desarrollándose y ella se mostraba, por fin, en la plenitud de su naturaleza. Sus párpados parecían recortados expresamente para sus miradas en las que se perdía la pupila, mientras que su aliento separaba las finas aletas de su nariz y elevaba la comisura de sus labios, sombreados a la luz por un leve bozo. Dijérase que un artista hábil en corrupciones había dispuesto sobre su nuca la mata de sus cabellos: se enroscaban en una masa descuidada, y según los azares del adulterio, que los soltaba todos los días. Su voz ahora tomaba unas inflexiones más suaves, su talle también; algo sutil se desprendía incluso de sus vestidos y del arco de su pie. (Fragmento)

 


Consigna D 24 Escriba una nueva versión, utilice la mayor cantidad de adjetivos. (1/2 pág.)

Nunca Madame Bovary estuvo tan bella como en época: tenía esa indefinible belleza que resulta de la alegría, entusiasmo, del éxito, y que no es más que la armonía del temperamento con las circunstancias. Sus ansias, sus penas, la experiencia del placer y sus ilusiones todavía jóvenes, igual que ocurre a las flores, con el abono, la lluvia, los vientos y el sol, habían ido desarrollando gradualmente y ella se mostraba, por fin, en la plenitud de su naturaleza femenina. Sus párpados parecían recortados expresamente para sus largas y profundas miradas amorosas en las que se perdía la pupila, mientras que un aliento perfumado, fuerte separaba las finas aletas de su pequeña nariz y elevaba la carnosa comisura de sus labios, sombreados a la luz por un leve bozo negro. Dijérase que un artista hábil en corrupciones había dispuesto sobre su nuca la trenzada mata de sus castaños cabellos: se enroscaban en una masa espesa, descuidada y según los azares del adulterio, que los soltaba todos los días. Su voz ahora tomaba unas inflexiones más suaves, su talle también; algo sutil y penetrante se desprendía incluso de sus tenues vestidos y del arco de su pie. (Fragmento).

 

(1) Piognak: Doctor Dios en lengua toba. Sobrenombre dado al Dr Laureano Maradona en Estanislao del Campo, Formosa, en las tolderías de varias etnias entre las que vivió entre 1935 y 1986.

(2) Yagaiki ó yaGaik: anciano, en lengua toba.

(3) Anécdota re elaborada, extraída del libro “A través de la selva”, 1937, impreso en la Penitenciaría Nacional de Buenos Aires, escrito por Laureano Maradona.

 

 


Copyright©Delia Plazaola

Septiembre, 2019.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor