Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento. Técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II Adecuación, coherencia y cohesión

Consigna A 1 Escriba un diálogo entre dos niños, uno centroamericano y el otro, argentino. Cada uno de ellos debe tratar de explicar cómo se compone su familia, utilizando su propio geolecto y sociolecto. (1/2 página)


-Hola, Pedro, Pedrito, jejeje. ¡Cómo estás, loco! ¡viniste, che, qué tul! Pasá, dale, te presento a la tropa. ¡Mamáaaaaa! ¡Llegó Pedro! Esta es la bobe y el nono. ¡Ah! y la hincha pelota de mi hermana, ¡no le des boliya! ¿me escuchás?

-¿Quihubole? ¿Todo chido por acá? ¡Hola! Oye, espérate ¿qué no le tengo que dar?

-¡Boliya! Que no le hagas caso, ¿entendés? ¿Tenés hermana, vos? El viejo está en la terraza, vení conmigo. Los hombres, a la parrilla.

-¡Hijole! Ya lo cacé. No te apures, güey. Amarrate las agujetas que te vas a dar un ranazo en las escalas.

-Loco, más rana será tu tía. Te pregunté si vos también tenés hermana? Lautaro responde a Pedro mirándolo de frente mientras se ata los cordones de la zapatilla, observándolos por el rabillo del ojo, al pie de las escaleras.

-Sí pues, mi carnala, my sister, quedó arrecholada en la casa con padre. Es que apareció un juaino que nos cae bieeeeen mamón.

-¿Y son ustedes no más? Vos, tu sister, tus viejos….

-No pues, qué hubo. Somos cinco carnales, güey. Los otros en Guanajuato.

 


Consigna A 2 Escriba un diálogo en el que un grupo de hombres use un argot carcelario. (1/2 página)

-¡Pedazo de gato recatate que estás bardeando!

-¡Ehhhh, loco! ¡Bajá cancha! Calmate o te aplicamos un correctivo, Bigote botón.

-¿A quíén le decís Bigote botón vos? ¡Gato!

-Te estoy avisando, Bigote, no te zarpés o te vamos a aplicar mafia. Conmigo no te metés. ¿Tá claro?

 


Consigna A 3 Escriba un texto en el que dos personajes se comuniquen en lunfardo (argot). (1/2 página)

-Che, dogor, no me dejes de dorapa, tirate un mango, no seas agarrado, che.

-No jodás, yo ya puse para la vaca. Rascá en otra parte, boludo, somos un montonazo acá. Seré gordo pero no pelotudo, man.

-Che, cópense y colaboren loco, que el asado no viaja en bondi, hay que ponerse si quieren manyar.

-¿Y si le entramos a una mortadela no más, con mucha birra?

 


Consigna A 4 Escriba un texto en el que use los siguientes conectores: para empezar; en segundo lugar; en fin.  (Máx. ½ pág.)

15 de marzo de 1942

Para empezar, seguimos varados. Ya no llueve, pero el calor y la humedad nos sofocan. Las ruedas están enterradas en el barro. Los hombres montan sus caballos y se adelantan. Onelia está mejor, pero muy débil.  En segundo lugar, mamá se sentó con el rifle cargado en el pescante. Gracias a eso estamos vivas. Anoche nos atacó un puma. Saltó desde un árbol al techo de la volanta. Volvió a saltar desde allí sobre un ternero al que mató mordiéndole el pescuezo y desparramando sus tripas. Luego se dio vuelta y gruñó. Parecía que atacaría de nuevo, pero ahora a nosotras. Estábamos todas quietas, aterradas, temblando en el interior del camarote. Yo ya veía nuestras tripas en el piso. Un olor nauseabundo nos llegaba desde su boca abierta mostrando sus dientes ensangrentados. En fin, mamá disparó. No sé cómo, le dio entre los ojos.

 


Consigna A 5

Escriba un texto en el que use algunos de los conectores que abajo se transcriben, recuerde que sirven para indicar que un texto avanza en una misma línea, es decir, explica una idea. (Máx. ½ pág.)

Es decir -  Tal como - En otras palabras -  Pues bien - Además - Entonces – Igualmente-  En este sentido- Asimismo-  El caso es que-  A su vez- Esto es-  Encima-  Quiero decir- Es más- O sea

Tal como cuentan los ancianos, las mejores cosas de la vida llegan inesperadamente. Igualmente, con terquedad, no resignamos planificar el futuro. Como si tuviéramos certezas de que alcanzaremos por voluntad propia las metas y utopías que nos propone la febrilidad desbocada de los sueños. Es más, dejamos poco lugar para la sorpresa. Escaso o nulo margen para la acción del Espíritu, al que invocamos en las derrotas e ignoramos a diario. En otras palabras, nuestro Ángel de la Guarda, abandonado emocionalmente, hace lo indecible para que las tripas nos informen -con alaridos de intuición que provocan temblores, calores, sofocos, palpitaciones, rubor, incluso tensión capilar en la nuca o en los brazos- que estamos errando el camino. ¡Detente! ¡Despierta! El caso es que no aprendimos a oírlo, no hacemos suficiente silencio, no prestamos atención al instante presente. Esto es simplemente vivir el hoy. Aceptar que sólo existe el hoy.  Cuando, por el milagro de la ruina total, comenzamos a experimentar el silencio y obtenemos la habilidad de prestar atención, podemos llegar a otear lo inesperado que se expresa en sincronías, coincidencias, serendipias cuya observación jaquea los sentidos y nos empuja de improviso a un encuentro fortuito con nuestra inmanencia, con el alma infinita que nos conforma. Ese breve e insospechado encuentro nos sitúa en la eternidad. Entonces comprendemos que todas nuestras elecciones, decisiones, palabras son eternas y en consecuencia nos invaden: la humildad ante lo sacro, y la misericordia ante la vulnerabilidad e inconciencias propias y ajenas. Si nos permitimos no volver a dejarnos adormecer por el frenesí de la rutina, podemos, eventualmente, sentir que vivimos en gracia, con nuestros sueños alineados a los sueños de Dios para nosotros.

 


Consigna A 6 Escriba un texto en el que estén ausentes los conectores, luego liste qué conectores cree que deberían haber estado presentes. (Máx. ½ pág.)

Dante y yo nos casamos por civil en 1984, con 18 años los dos. Fue un 24 de agosto, frío, en la pequeña y preciosa Santa Ana de los Guácaras, distante 11 km de la ciudad de Corrientes. En ese momento no se me hubiera ocurrido que la cocina pasaría a ser una muestra concreta de las diferencias que enriquecieron nuestro matrimonio. Me río al recordar lo que me ha costado acostumbrarme, recién casada. ¡No tenía idea de cómo usar los alimentos tal como me llegaban! Todo me resultaba sorprendente. Observaba mi rededor con la curiosidad de quien visita otro mundo. Una frontera cultural, temporal, en la que convivían dos siglos – XIX y XX -  pulsando entre sí por tender al futuro. Sin cloacas, ni asfalto, ni agua potable en todos los barrios. Caballos, carretas, volantas, junto a autos, camionetas, de los ´60-´70, a la par de vehículos nuevos de media y alta gama. Tractores usados como coches de paseo. Tierra. Mucha tierra en el aire. Gallinas como flores en un jardín.

Leche, huevos, verduras, quesos y otros derivados, miel, panes caseros dulces y salados, llegaban a los hogares de la mano de sus propios dueños, campesinos gringos, que recorrían las calles de Villafañe y Colorado en lo que tuvieran: tractores y camionetas viejos, volantas o sulkys. Esto ya casi ha desaparecido porque los colonos rurales, pequeños agricultores con sus granjas y quintas languidecen al ritmo de políticas que favorecen el hacinamiento citadino.

Conectores que podrían o deberían estar presentes:

- Para empezar….

- A continuación…

- En otro orden de cosas…

- En este sentido…

- Entonces…

- A saber….

- En fin…

 


Consigna A 7 Lea cuidadosamente los siguientes textos, llene los espacios con los conectores que considere convenientes para establecer una buena cohesión en el texto, use sinónimos o pronominalizaciones.

Texto 1

“Las bacterias nitrificantes. Recientemente el hombre descubrió que los suelos en los que ha crecido el trébol producen mejores cosechas de otras plantas que aquellos donde esta planta no ha crecido, y la razón era que los sustratos con trébol tenían más cantidad de nitratos. Lo mismo se observaba en suelos donde crecían miembros representativos de familia papilonásea (alfalfa, arvejas, soya, frijol) …”

Texto 2

«Los valores religiosos. Como casi todos los pueblos prehistóricos, los muiscas tenían un complejo muy amplio de creencias mágico-religiosas referidas en su mayoría a elementos y fuerzas naturales, según ellos, el universo había sido creado por Chindinigagua, dios al que no le otorgaban ninguna representación; había creado de las tinieblas la luz, dando origen a cuanto se contiene sobre la tierra. Como dioses protectores de los hombres se consideraban el SOL (ZUE) cuyo templo principal estaba en Sogamoso, considerado por todos los grupos chibchas como el principal centro religioso; la LUNA (CHIA) en cuyo honor se celebra el rito lunar en las aguas de las lagunas al igual que el de otras divinidades. Sin embargo, estas creencias estaban alimentadas por otros dioses como Bachué, el que, según la leyenda, salió junto con su hijo de la laguna de Ibagué, con quien más tarde tuvo relaciones sexuales dando comienzo a la procreación de la raza humana. A una diosa se la asocia profundamente con el agua, siendo quien permite el crecimiento de las cosechas y la fertilidad de la tierra. Bochica era considerado maestro y consejero del pueblo; él había venido de remotas regiones para enseñar manualidades y técnicas agrícolas como así también para orientar la moral de las gentes; su apariencia física era la de un héroe con larga barba y cabellera.”

 


Consigna A 8 Complete la continuación del relato, más abajo transcripto, con los siguientes conectores: porque; al mismo tiempo; entonces; al contrario; pero; a causa de; al final.

Esa mañana, los más chicos salieron a jugar a los saltos y en tropel, como siempre, pero, de pronto, la vieron. Sandrita se detuvo aterrada porque era muy raro ver personas extrañas en ese paraje solitario.  Entonces, Joaquín avanzó audaz y un poco insolente: —¿Quién sos? —le gritó.  Al mismo tiempo que Joaquín se adelantaba, la mujer también lo hizo. Ahí estaban los dos frente a frente, mirándose con atención, …. con una cierta simpatía.  —Juana Santana —dijo ella con serenidad. El nombre les hizo gracia a los más chicos a causa de su sonoridad y largaron la carcajada. Al final se rieron todos.

 


Consigna A 9 El siguiente texto carece de pronominalizaciones, además los verbos y las construcciones verbales se repiten. Redacte uno nuevo pronominalizando y reemplazando los verbos que se repiten. Puede modificar toda la estructura si es necesario.  (Máx. ½ pág.)

La crónica y la noticia tienen varios puntos en común. Encontramos semejanzas en ambos géneros, así como podemos nombrar divergencias. De acuerdo con los diferentes hechos, algunas preguntas cobran mayor importancia que otras. La noticia debe tener objetividad. Su redacción evitar la opinión, para que el lector pueda juzgar los hechos narrados en ella sin una carga valorativa.

 


Consigna A 10 Escriba un texto en el que pueda reemplazar los adjetivos, (máx.1/2 pág.). Entre paréntesis escriba los que considere más apropiados, sin alterar el sentido. Ej.: “Era invariable (constante) la hora de la cena, uno a uno cumplíamos el rito de sentarnos a la mesa sin explorar demasiado cuál era el lugar más adecuado (apropiado, acertado).

La edad en las mujeres Qom es indescifrable (misteriosa, inasible). Cargan en su rostro decenas de años más de los que la fortaleza (robustez) de sus cuerpos revela. Aun así, Damiana es vieja (anciana). No hay un espacio de piel sin arrugas, algunas tan profundas (hondas) que parecen pliegues. Ancha (amplia) y gorda (voluminosa). Su busto casi a la cintura está prieto entre tanta tela. Una sobre otra, remeras que alguna vez tuvieron color, entonan en un gris armónico (armonioso, equilibrado) en diferentes matices y largos de manga. Su presión en la cintura mantiene en su lugar una sarga a modo de pollera larga, a media pierna, superpuesta a pantalones anchos (holgados) de dormir. Alpargatas que le quedan chicas (justas), aplastadas bajo el talón, apenas cubren sus dedos y empeine dejando entrever la piel agrietada (resquebrajada) por algunos hilarantes (cómicos) agujeros. Anda encorvada (doblada), mirando el piso, arrastrando los pies macizos (elefantiásicos). Sus pupilas se desdibujan bajo las cataratas que casi la ciegan y otorgan a su mirada opaca (velada) un toque de otro mundo, casi ocultos en la maraña cenicienta (grisácea) de sus cabellos envueltos en un pañuelo polvoriento (mugriento) atado a la nuca.  Carga casi siempre un bulto hecho de un gran (enorme) trapo atado por sus cuatro esquinas, en el que acomoda cada limosna, chuchería, ropa, pan duro, que recoge en su camino. Una vez la vi arrastrar, así sobre el hombro y su cabeza, un colchón de dos plazas que yo misma le había dado.

 


Consigna A 11

Escriba un texto en el que pueda reemplazar los verbos, (máx.1/2 pág.). Entre paréntesis escriba los que considere más apropiados, sin alterar el sentido.

Damiana camina (deambula) ofreciendo a la venta un bolso tejido de fibras secas de hoja de palma, así como yuyos, raíces y flores medicinales que extrae (saca, obtiene) de diversos escondrijos del bulto. El hábito recolector (colector) de estas mujeres ancianas las hace deambular (errar, vagabundear). Ya no buscan (recogen) frutos de mistol, algarroba, mangos o guayabas. Un puñadito de yerba, pan duro, las sobras de alguna comida. En eso consiste su relación con “el blanco”. Nosotros damos (ofrecemos) lo que nos sobra. Ellas reciben (aceptan, toman), como los perros toman (cogen) las migajas que caen (se desprenden) de la mesa. Sin siquiera preguntarnos (cuestionarnos) si hay algo que nos puedan (quieran) ofrecer.

Me llamaba (decía) “amiga”. Me gané (obtuve) su amistad, yo, que soy de veras una persona bastante repulsiva, por tratarla (considerarla) como lo que es, un ser humano y una mujer mayor. Yo, que no tengo paciencia, soy mal arreada, un poco pendenciera y mal humorada -en mis días malos-, la oía (escuchaba) con atención y le proveía (daba, ofrecía) de lo que en cada oportunidad pedía, trocándolo (cambiándolo) por hierbas medicinales que nunca tuve idea de cómo usar. Conversábamos (charlábamos) en el sillón de la sala mientras se reponía (recuperaba), con un vaso de agua fresca, del sol calcinante de Formosa.

 


Consigna A 12 Escriba un texto en el que pueda reemplazar los sustantivos, (máx.1/2 pág.). Entre paréntesis escriba los que considere más apropiados, sin alterar el sentido.

Septiembre. Tarde (atardecer) de sol (soleado) en la arboleda (floresta, monte bajo) junto al río Bermejo, recolectando moras (bayas, zarzas, zarzamoras) maduras. Dulces, crujientes de semillitas (pepitas), con sus drupas (carnosidades) rebosantes de jugo (zumo) púrpura oscuro, casi negro, brillante, intenso, que chorrea de sus labios (boca) cargados. Una vez al año Exequiel recorre en bicicleta los kilómetros (distancia) que dista de su casa (hogar) este rincón (sitio) húmedo, fresco, bajo las enormes ramas (fronda) del árbol (tronco) antiguo cuyas hojas tocan la hierba (maleza) baja. Nada sabe igual. Con algo de arena (arenisca) que la brisa (vientecillo) apoya sobre la piel rugosa de las bayas (moras). Arena (arenisca) fina que cruje en pequeñas explosiones (estallidos), en la boca (morro) al chocar contra los dientes. Exequiel, flaquito, de ojos (mirada) grandes y traviesos, con tres remolinos que mantienen parados sus cabellos (melena, pelos) en la coronilla (cúspide), flequillo largo, descalzo, atorrante como pocos, trepa por las ramas débiles hasta encontrar el vértice (ángulo) adecuado desde el cual, sentado, gozar de esa intimidad algo pecaminosa de degustar solo las moras (bayas, zarzas, zarzamoras).

 


Consigna A 13 Redacte un breve texto en el que la técnica sea similar al fragmento de M. Puig. (1/2 pág.)

“Iluminada por la luz mortecina de la madrugada, después de levantar el edredón y sentarse en cuclillas con la espalda contra la pared, enciende el celular, suena una cadencia de alabanza. Cierra los ojos, se deja envolver por ella, y entona siguiendo el ritmo. Pasados unos minutos de adoración, toma la Biblia, la abre, lee una y otra vez el salmo. Repite en voz alta la frase que resuena en su espíritu: “toda mi bondad pasará delante de ti”. Cierra los ojos. Sonríe. Toma el cuaderno diario y responde al Señor redactando su carta matutina. Con una media sonrisa en los se viste pulcramente, prepara el mate y abre la puerta.”

 


Consigna A 14. Redacte un breve texto en el que la técnica sea similar al fragmento de H. de Balzac. (1/2 pág.)

“Iluminada por la luz mortecina de la madrugada, se entregó al remoloneo de jugar a dormitar un poco más cobijada en el calor de su nido. Se despereza. Después de levantar el edredón y sentarse en cuclillas con la espalda contra la pared, enciende el celular, suena una cadencia de alabanza. Cierra los ojos, se deja envolver por ella, y entona siguiendo el ritmo. Pasados unos minutos de equilibración y adoración que inundan el espacio de su celda, toma la Biblia, la abre, lee una y otra vez el salmo. Repite en voz alta la frase que resuena en su espíritu: “toda mi bondad pasará delante de ti”. Cierra los ojos. Sonríe. Degusta la frase con todo su cuerpo y su alma. Toma el cuaderno diario y responde al Señor redactando su carta matutina. Pide misericordia para las almas que le han encomendado oración. Ruega por su propia fidelidad para ser cada día un poco más transparencia Suya. Pide auxilio para reconocer las huellas sobre las que deberá caminar ese día. Con una media sonrisa en los labios y la eternidad en sus ojos, se viste pulcramente, prepara el mate y abre la puerta.”

 


Consigna A 17 Escriba un texto en el que utilice no menos de 8 expresiones correctas. (Máx. ½ pág.)

El lunes ocho de marzo de dos mil trece, a las ocho, lo hallaron. El padrecito amaneció muerto. El cura del pueblo vivió su Pascua durante la noche. Su lucha no pasó inadvertida.

El Padre Enrique caminaba todas las tardes por la periferia del pueblo, con la botellita de agua y un pañuelo con el que se secaba el sudor que caía por su ancha frente. En ese ínterin, entre sus caminatas y la misa diaria, rumiaba sus preocupaciones por el rebaño y definía las tareas que le quedaban por realizar. El obeso cuerpo mostraba los vestigios de su disputa diaria con la diabetes y el corazón daba signos de cansancio que se expresaban a gritos pidiendo un poco de reposo a tanta actividad. Con respecto a esto, los médicos le recomendaban una y otra vez calma, reposo, bajar el ritmo diario. Pero, desde mi punto de vista, Enrique había iniciado una cruzada personal, firme, persistente, contra todas las formas de oscurantismo, adivinación, sectas, que se adueñaban de las almas puestas a su cuidado. Tanto es así que por las noches emprendía en su camioneta una rutina de bendición de las calles y casas. Recorría el pueblo de arriba abajo a la Hora Santa: 3.00 a.m., acompañado por un par de ministros de la Eucaristía que, junto a él, rezaban el rosario y rociaban, desde las ventanillas, agua bendita con una ramita de sauce. Estaba seguro de que el obrar de Dios no se haría esperar. Cuando la vuelta al pueblo concluía, regresaba a su casa a descansar. Era un pastor alemán controlando las ovejas del rebaño. Aunque él, riéndose de sí mismo, se decía “pastor yugoslavo”, de acuerdo con su ascendencia.

 


Copyright©Delia Plazaola

Septiembre, 2019.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor