Trabajos de taller

Glosario de términos

Buscar

Seguinos en

  • Taller literario online La Argamasa en facebook

“Ama el arte,
que de todas las mentiras
es la menos falaz”

Gustave Flaubert

TEC El cuento, técnicas de escritura

 

(TEC) Módulo II Adecuación, coherencia y cohesión

Consigna A 13 Redacte un breve texto en el que la técnica sea similar al fragmento de M. Puig. (1/2 pág.)

Como casi  todos los días,  a las seis de la mañana, Miguel se  sienta en el borde de la cama con las primeras notas de café recién hecho. Se uniforma de manera cansada, mecánica, cotidiana. Termina el café, sin decir palabra alguna. Luego, con expresión  solemne,  ajusta   el correaje sobre la cintura, calza  la tonfa, enfunda el  arma reglamentaria y desengancha la gorra del perchero. A las seis con  cuarenta y cinco, se despide de su amada, quizás con ese último beso de todas las mañanas. Luego, con resignación, se dirige a la puerta. Miguel viste  un uniforme y un total de tres kilos extras en la cintura que le recuerdan a diario la delgadez del hilo que lo une  a todo aquello que ama.

 

 

 

Consigna A 14  Redacte un breve texto en el que la técnica sea similar al fragmento de H. de Balzac. (1/2 pág.)

Como todas las noches, cerró los ojos un instante antes de comenzar pero, esta vez, demoró un poco más de lo habitual  en abrirlos nuevamente.

Sus dedos, largos y ágiles, comenzaron a deslizarse con naturalidad, volaban y saltaban con elegancia, sobre las amarillentas y grasosas  teclas. El  ritmo y el contrapunto comenzaron  a tejer  un manto de  notas puras y  diáfanas que, de a poco,  iban colmando hasta el último rincón de ese lugar. Él era uno de los tres  pianistas capaces de ejecutar a la perfección la “Chacona, de Bach-Busoni”. Sin embargo, esta noche, tenía que tocarla   nuevamente   para un puñado de marineros  borrachos,  incapaces de distinguir  una exquisita interpretación  de  cualquier otra melodía  chabacana de taberna.

Aquel  manto musical, que él tejía noche tras noche, lo  cobijó una vez más. Entonces, volvió  a perderse  en su interior y con un sin fin de perfecciones armónicas, de bellezas matemáticas y de estructuras lógicas se emborrachó.  Sólo así lograba  soportar  aquel triste lugar, las distancias que lo separaban de un público agradecido y sobre todo, la razón  de su huída.

Quería olvidar.

 


Copyright©Marcelo Gabriel Federico

Junio, 2018.  Todos los derechos reservados por su autor


Nota: las correcciones finales de los textos estuvieron a cargo de su autor.